Archivos mensuales: abril 2019

Con hambre no se puede estudiar

estudiar con hambreLejos de apaciguar el impacto de la crisis en las aulas, el Gobierno de la Ciudad se ha propuesto ahora reducir las raciones de comida en las escuelas porteñas. Autoridades, docentes, comuneros y familias reclaman una solución inmediata para que nadie se quede sin un plato de comida.

Las políticas (anti)educativas llevadas a cabo por la administración de Horacio Rodríguez Larreta parecen no tener límites. No alcanza ya con reducir y subejecutar el presupuesto todos los años, ahora van por el plato de comida de los chicos: el Gobierno de la Ciudad modificó el trámite de solicitud de beca alimentaria y los problemas desatados amenazan con dejar a miles de niños y niñas sin comer en las escuelas. El viernes se cumplió el límite de inscripción y a partir de mañana las raciones se reducirán drásticamente, lo que desencadenará un sinfín de problemas dentro y fuera de los colegios. “Mamá, no quiero comer pan con agua”, la frase fue pronunciada por un nene de 8 años que, preocupado por recibir un plato de comida todos los días, le insiste a la madre para que realice la solicitud de la beca.

El nuevo método de inscripción es “engorroso” y “la mayoría de las familias no puede realizarlo” por distintos motivos. Por un lado, no todas tienen acceso a internet -sobre todo en los barrios más humildes-, y tampoco cuentan con una impresora ni scanner, necesarios para entregar la documentación requerida. Además, el trámite no se realiza más en las escuelas sino que ahora las familias deben sacar un turno por internet y acercarse a la sede comunal más cercana. Pero no todes corren con la misma suerte, las familias de Villa 20 – Lugano desde hace más de una semana no consiguen un turno por internet, salvo que decidan irse hasta el barrio de Saavedra (Comuna 12).

comedores-escolares

La fuerte crisis que atravesamos ha hecho que el momento más importante de la jornada escolar no esté en el aula, sino en el comedor de la escuela.

El Gobierno porteño designó una de las “oficinas” de la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión (SECHI) para tramitar la beca alimentaria en el barrio. Aunque llamar oficina a un container puesto sobre la calle para atender a las familias es más que un halago. A diario se cae el sistema o falla la conectividad a internet, contrataron a una sola persona para atender todos los casos y sólo reparten 30 números por día, por lo que padres y madres empiezan a hacer la fila en el lugar desde las 4 de la mañana. El martes pasado llegamos a Fonrouge al 4300, donde está instalado el container del gobierno, para observar la situación: madres pasadas de frío desde las 5:00, algunas un poco más tarde, otras algo más temprano, algunas llegan con sus hijes, otras esperan dejarlos primero en la escuela. Las manecillas del reloj marcan las 9:00 y ya son 60 las personas haciendo la fila para conseguir un número que la mitad de ellas no tendrá.

Leer nota completa en El Grito del Sur

Anuncios