Tomadores de UVA piden pasar a un crédito con la modalidad del Procrear

Luego de que el Gobierno nacional extendiera hasta el 31 de enero el decreto que congela las cuotas de los créditos UVA, otorgados a casi 95.000 familias, Crónica dialogó con diferentes beneficiarios, quienes consideraron fundamental la ayuda del Estado, pero piden una solución definitiva y urgente. «Es un alivio, pero seguimos insistiendo en buscar una salida del sistema, necesitamos una hipoteca justa», dijo una de las damnificadas.

Entre otras cuestiones, el decreto prolonga el congelamiento del valor de las cuotas de créditos hipotecarios hasta el 31 de enero próximo, con lo que seguirá vigente el monto de marzo de este año, cuando se dictó la emergencia sanitaria en todo el país. También dispone suspender las ejecuciones hasta la misma fecha, sean «hipotecarias, judiciales o extrajudiciales». La norma, además, alcanza a los «lanzamientos ya ordenados» y que no se hubiesen llevado a cabo. De igual medida y por el mismo plazo (hasta el 31 de enero) se aplicará a las ejecuciones correspondientes a créditos prendarios actualizados por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA).

«El decreto y las resoluciones les trajeron alivio a una gran cantidad de familias que por la pandemia del coronavirus han perdido poder adquisitivo ante la falta de trabajo. Esto hace que se pueda afrontar las cuotas, pasarlas al final del crédito y no caer en mora. Sin embargo, seguimos insistiendo en buscar una salida definitiva del sistema», expresó en diálogo con este medio la referente del colectivo Hipotecados UVA Autoconvocados, Paola Gutiérrez, quien tomó el préstamo en noviembre de 2017. «En ese entonces lo que sufrimos fue una publicidad engañosa por parte del gobierno de Mauricio Macri y los bancos. No nos olvidemos que ex presidente lanzó estos créditos como una política pública de acceso a la vivienda al nivel de precio de un alquiler», agregó.

Con respecto a la situación actual de los hipotecados, explicó: «Es de incertidumbre, de sobreendeudamiento, de angustia de no poder pagar, de ver realmente cómo nos va a impactar el decreto en nuestras vidas y en nuestra economía familiar. Nosotros entendemos que en medio de la pandemia estos parches son los que ayudaron a que se pueda llegar hasta ahora sin que nadie caiga en morosidad y eso es súper importante, así como que se frenen las ejecuciones, pero necesitamos una salida de fondo del sistema UVA, que fue un fracaso como política pública de acceso a la vivienda. Recalcamos el nivel de sobreendeudamiento que tenemos. Si bien las cuotas se congelaron, el capital se sigue indexando sin parar».


Créditos UVA: cuotas impagables

Para Claudia Pilo, otra de las hipotecadas, «las prórrogas del decreto son un paliativo que no soluciona para nada el problema de fondo que tenemos los hipotecados, que es el sobreendeudamiento. Hay personas dentro del colectivo que están pagando cuotas de hasta $60.000 o $70.000 que son inabordables».

«Creo que tenemos una gran oportunidad con este gobierno que está abierto al diálogo, no como el gobierno anterior que nunca nos quiso recibir, y realmente esperamos poder llegar a seguir sosteniendo esa mesa de diálogo con algunas reuniones que hemos tenido con la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, para poder llegar a un buen término que sea algo que las familias puedan seguir sosteniendo su casa», indicó.

En ese sentido, completó: «El UVA crece todos los días. Si no se hace algo con el sobreendeudamiento que tenemos y nos pasan a los créditos como es ahora el Procrear, que es por coeficiente de variación salarial, sigue siendo un crédito indexado cuando estamos totalmente sobreendeudados. Nosotros estamos pidiendo una hipoteca justa con cuotas que sean previsibles y sostenibles a través del tiempo».

En tanto, la beneficiaria Gabriela Spatari precisó: «Tomé el crédito en julio de 2017. En marzo de ese año me otorgaron los pesos que pedí. Nuestra situación es muy delicada desde hace ya bastante tiempo. La mayor parte de la gente está adherida a una medida paliativa de estas que se dictaron durante la pandemia porque en muchísimos casos las cuotas han superado los salarios. Tenemos ejemplos de personas que les afecta el 70% del sueldo».

«Se hace muy difícil, por eso le pedimos al gobierno una solución de fondo. Todas las medidas que se dictaron en la pandemia impactan como un alivio porque tenemos la posibilidad de diferir, esto quiere decir que en vez de pagar mensualmente la podemos trasladar al final del crédito. O también es posible para los que no difirieron entrar en el congelamiento y pagar en cuotas, y ahora se suma la convergencia de este último decreto. El problema es que es pan para hoy y hambre para mañana. Si no se busca una solución de fondo que recalcule las deudas que tenemos, lo que no estalla hoy va a estallar pasado mañana», detalló. Asimismo, concluyó: «Yo pedí casi dos millones de pesos para comprar el 50% de mi casa. Hoy debo más de 5 millones, empecé pagando una cuota de $14.000 y hoy sin congelar la cuota es de $40.000».

Fue en 2016, bajo la gestión de Federico Sturzenegger al frente del Banco Central, que aparecieron los créditos UVA, definidos por Mauricio Macri como la salvación para la «inexistencia» del crédito tradicional para acceder a la vivienda y emulaba como ejemplo el proceso chileno. Cuatro años más tarde de su nacimiento, un proceso inflacionario imparable y 100.000 deudores bajo este modelo, los tenedores de estos créditos siguen pidiendo una solución.

Desde la crisis financiera y cambiaria de 2018 se formó la agrupación de hipotecados UVA.

Read MoreCrónica

Deja un comentario