Discurso para el Acto por el Día de la Soberanía

Discurso Día de la Soberanía 2019

En el Día de la Soberanía recordamos “La Batalla de Vuelta de obligado”, un combate ocurrido en el año 1845, cuando Gran Bretaña y Francia, las dos potencias más grandes de la época, se unieron para atacar a nuestro país, que se encontraba bajo el mando del gobernador de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas.

¿Por qué los ingleses y franceses nos atacaban? Principalmente por dos motivos: uno económico, que nos querían vender sus productos a la fuerza, y otro político, los europeos deseaban que algunas de las provincias argentinas se independizaran formando un nuevo país que se llamaría “República de la Mesopotamia”, o sea dividiendo a la Argentina para que esta fuera más pequeña y débil.

Los invasores creyeron que con mostrarnos sus imponentes barcos alcanzaría para asustar a los argentinos, pero no fue así: Rosas decidió organizar la defensa junto al general Lucio Mansilla y un puñado de valientes.

Y así sucedió que ese 20 de noviembre en las costas del Río Paraná, se enfrentaron las tropas argentinas con las flotas de Francia e Inglaterra.
Los enemigos venían en 22 buques de guerra con más de 400 cañones y 92 barcos repletos de mercadería.
Los patriotas, en cambio, tenían muy poco: solo 30 cañones y 2000 gauchos armados con escopetas, lanzas y boleadoras pero llenos de coraje y valor.

Rosas y Mansilla pensaron ¿Cómo hacemos para resistir esta invasión? y se les ocurrió buscar el lugar donde el Río Paraná se hace más angosto y colocaron allí, de lado a lado, tres gruesas cadenas que les impedirían el paso a la flota invasora.
Después de ocho horas de enfrentamiento feroz, las tropas enemigas ganan la batalla y desembarcan. La lucha continúa en tierra, donde los nuestros resisten a punta de bayoneta, las balas de cañón.

Pero algo extraño pasó. La derrota militar de Vuelta de Obligado se convirtió en una victoria moral, debido a la actitud heroica de nuestros patriotas, que en inferioridad de condiciones, defendían la soberanía nacional.
Y además fué tan fuerte la defensa que los invasores se sentaron a negociar con los argentinos y luego de un tiempo se tuvieron que marchar.

Más tarde San martín felicitará a Rosas diciendo: “La batalla de Obligado es una segunda guerra de la Independencia”.

Pero tengamos en claro que la defensa de nuestra Soberanía aún no ha terminado:

  • Defendemos la Soberanía cuando cuidamos nuestro territorio y nuestros recursos naturales, reclamando por nuestras Islas Malvinas y por nuestro Sector Antártico.
  • Defendemos nuestra Soberanía Argentina cuando cuidamos el interés de nuestro país y de nuestro pueblo, cuando protegemos a los pueblos originarios que habitan aquí, cuando fomentamos nuestra cultura, nuestro
    idioma y nuestra industria.

Hoy día y viendo lo que ocurre en Chile y Bolivia, nos damos cuenta que hay una nueva soberanía en juego y es la de la Patria Grande Latinoamericana, una comunidad de países dispuestos a ayudarse mutuamente defendiendo la libertad y la democracia de cada uno.

Pero también nosotros docentes y alumnos de la escuela Pública, defendemos la Soberanía cuando respetamos los símbolos patrios, estudiando día a día, siendo solidarios con nuestros compañeros y compañeras y fortaleciendo la convivencia a través del diálogo y el respeto. De esta manera construiremos juntos una Argentina más libre, más justa para todos y soberana.

Deja un comentario