«No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos»

Además de las manifestaciones virtuales, en las calles de muchas ciudades del país hubo movilizaciones de repudio al golpe cívico militar que dio paso a la sangrienta dictadura hace 45 años, el 24 de marzo de 1976. «Son 30.000. Fue genocidio. Cárcel común y efectiva a los genocidas y sus cómplices civiles, incluidos los responsables de la Triple A», fue la consigna que unificó a organismos de derechos humanos y organizaciones de izquierda, bajo la cual se realizó la tradicional marcha de Congreso a Plaza de Mayo convocada por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ). 

El EMVJ llevó a la Plaza de Mayo un discurso consensuado entre los organismos y las agrupaciones que lo integran: «Volvemos a esta plaza con las banderas de nuestrxs desaparecidxs, asesinados por la represión. No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos. Nuevas generaciones se suman en la senda de quienes en las calles y en unidad derrotamos las leyes de impunidad, abriendo paso al juicio y castigo a cientos de genocidas. Enfrentamos múltiples intentos de perpetuar la impunidad: teoría de los dos demonios, leyes de obediencia debida y punto final de Alfonsín, indultos de Menem, designación de Milani, 2×1 de la Corte macrista, negacionismo y el llamado a ‘dar vuelta la página’ de Alberto Fernández». Entre otros, firmaron la declarción la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, APEL, Cadep, Cadhu, Ceprodh, Correpi, Encuentro Militante Cachito Fukman, Herman@s de Desaparecidos por la Verdad y la Justicia, H.I.J.O.S Zona Oeste y Serpaj.

«Los juicios por los que tanto peleamos se retrasan adrede para asegurar la
impunidad biológica de los genocidas», dijeron sobre la represión del pasado. «Desde el inicio del gobierno hasta noviembre hubo 411 muertes por gatillo fácil, desapariciones seguidas de muerte y muertes en cárceles, comisarías o bajo custodia: una muerte cada 20 horas. Además, casi uno de cada cinco femicidios o travesticidios es cometido por un agente o ex agente. Estas cifras confirman que el accionar represivo recrudece en todo el país. Por eso no olvidamos a Julio López ni a ningún desaparecido ni desaparecida en democracia», denunciaron sobre la represión de hoy. «En plena crisis económica y social, la respuesta habitual de los gobiernos a los reclamos obreros y populares es palos, gases y balas. Lo vimos en Guernica, contra familias pobres que pedían tierra para vivir. En ArreBeef, contra los obreros que resisten los despidos. En Chubut, contra las marchas ambientales. También en Formosa con Insfrán, en Jujuy con Morales y en CABA con Larreta contra las enfermeras. A la hora de apalear la protesta social no hay grieta». 

En este sentido, rechazaron «la pretensión de mantener el despliegue represivo, ayer la ministra Bullrich encubrió a Gendarmería y Prefectura en la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel. Hoy Berni encubre a la Bonaerense en la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Castro y en los asesinatos por gatillo fácil». Reclamaron la libertad de Sebastián
Romero, Milagro Sala y demás presas y presos políticos, así como el cierre de
las causas contra César Arakaki, Daniel Ruiz, Viviana Toros, los 27 estudiantes
de la Universidad de Córdoba y todas las y los activistas procesados por luchar. «Como decía
el Che, ‘seamos siempre capaces de sentir
en lo más hondo cualquier injusticia, cometida contra cualquiera, en cualquier
parte del mundo’. Por eso reclamamos la aparición con vida de Lichita
Villalba. Justicia por María Carmen y Liliana, las niñas asesinadas».

Con los cuidados sanitarios que impone la pandemia pero privilegiando no cederle la calle a la derecha, como expresó Sergio Maldonado, hubo movilizaciones en Córdoba, Neuquén, Cutral-Có, Zapala, Jujuy, Tucumán, Santa Fe, Santa Cruz, Mendoza, Rosario, Bahía Blanca, Mar del Plata, Trelew, General Roca, Cipolletti, Bariloche, Viedma, Ushuaia, San Juan y San Luis.

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, Elia Espen y Mirta Baravalle, Adolfo Pérez Esquivel, Elsa Pavón (Abuela), hermanos y hermanas de desaparecidos participaron de una transmisión virtual de Canal Abierto, La Retaguardia, La Tribu y La Colectiva. «Qué hubieran hecho ustedes si les hubieran desaparecido un hijo, lo mismo que nosotras, luchar y luchar, fueron 45 años de sufrimiento, los jueces también ocultaron, tanto hablan de derechos humanos, que se pongan las pilas y abran los archivos, porque los archivos están. Son muchos gobiernos, años de encubrimiento, muchas madres ya se han ido sin saber nada, ni eso los conmueve, nunca vamos a dar vuelta la página, cuando no estemos seguirán los chicos», expresó vía Zoom Elia Espen. Luego tomó la palabra Nora Cortiñas, que agradeció que la transmisión estaba en una pantalla en la Plaza de Mayo. «Extrañamos cada día a nuestros hijos e hijas, a los niños apropiados, y decimos que el Presidente de la República tiene toda la autoridad para pedirle a las fuerzas que abran sus archivos para saber dónde están, no hay excusa», dijo. En el mismo sentido se pronunciaron Mirta Baravalle y luego Adolfo Pérez Esquivel, quien recordó vivencias de hace 45 años. «Éramos como leprosos, nos cerraban las puertas, fuimos derribando los muros de las complicidades y las intolerancias, pero todavía se están ocultando, por eso les decimos basta».

Read MoreEl país | Página12

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario