El Senado ratificó los tres decretos presidenciales sobre medidas sanitarias

El Senado avaló este jueves, sin el apoyo de la oposición, tres decretos de necesidad y urgencia emitidos por el Poder Ejecutivo con medidas generales de prevención para mitigar la propagación del coronavirus, entre ellas la suspensión de clases presenciales en el área de metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Se trata de los decretos de Necesidad y Urgencia 235/21, 241/21 y 287/21 que dictara el presidente Alberto Fernández en plena segunda ola de contagios de coronavirus. La aprobación se logró con 39 votos, mientras que hubo 27 senadores en contra. 

El primero de los decretos, dictados todos el pasado 8 de abril, había dispuesto medidas generales de prevención, tales como la circulación solamente para trabajadores esenciales y la restricción para circular de noche, entre otras disposiciones. El segundo decreto modificó el 235 y planteó la suspensión de clases presenciales, a partir de la segunda mitad de abril. El tercer decreto estableció los parámetros para definir el riesgo epidemiológico y sanitario. 

“Se dedican a hacer una política carancho en la gente, con el lema de cuanto peor, mejor”, apuntó Anabel Fernández Sagasti, del Frente de Todos, en alusión al macrismo al que acusó de lucrar con la pandemia. “No solo promueven el odio, sino que promueven que la ciudadanía no respete las medidas”, destacó.

Fernández Sagasti se refirió al cambio en el apoyo que tuvo la Ciudad durante el año pasado. “Cambió que decidieron judicializar la política, una vez más. Ahora de repente entienden que es inconstitucional con un fallo político de la Corte”, dijo en el recinto. 

Por su parte, el titular del bloque del Frente de Todos, José Mayans, acusó a la Corte Suprema de «sacar un fallo por Zoom” y no ahorró críticas a Juntos por el Cambio:  “Discuten cuestiones de reglamento cuando hay gente que se está muriendo”.

En ese momento, el senador radical Luis Naidenoff (que al igual que su par oficialista, participó de la sesión vía virtual) lo interrumpió: «Es cuestión de ustedes y un sistema de salud deficitario. Es un desastre lo que hicieron y no se hacen cargo». Mientras subía el tono de voz, Mayans dijo que «ahora están esperando que llegue a los 100 mil muertos y le van a echar la culpa al Presidente» y, finalmente, exclamó: «¡Presidenta, yo estoy hablando! Con todas las pavadas que dicen yo soy respetuoso y me callo. ¡Usted está a cargo de la conducción, presidenta, haga valer el respeto!».

La destinataria del enojo fue Laura Rodríguez Machado, referente del PRO y vicepresidenta segunda del Senado, que se encontraba a cargo de la sesión en reemplazo de la presidenta provisional, Claudia Ledesma, del Frente de Todos, que no estaba en ese momento. Cristina Fernández de Kirchner no presidió la sesión por estar a cargo del Poder Ejecutivo. 

Finalmente, Rodríguez Machado llamó al orden, le recordó a Naidenoff que no podía hablar si Mayans no le concedía una interrupción, lo cual el jefe de la bancada oficialista negó terminantemente, enojado con la situación.

La discusión tuvo lugar en el marco de una extensa sesión en la que también se debatió sobre la propuesta de crear una Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Licitación y Funcionamiento de la Hidrovía Paraguay-Paraná y una declaración impulsada por el bloque oficialista ante la próxima llegada de fondos por parte del FMI los cuales, para los senadores del Frente de Todos, no deben destinarse al pago de deuda externa.

Read MoreEl país | Página12

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario