Una niña de 11 años le contó a su maestra años de abusos y violencia familiar

Tras media década de golpizas y abusos, una nena de apenas once años le logró revelar a una docente la situación que vivía en su propia casa.

La niña contó a su maestra que desde los cinco años sufre maltratos de parte de su madre y su padrastro, incluidos abusos sexuales y violencia. En una de las últimas ocasiones, su mamá le habría estrellado la cabeza contra la pared mientras su padrastro la azotaba con una manguera.

Se trata de una alumna de una escuela del departamento Rivadavia, en Santiago del Estero. Los datos precisos de la menor se omiten en esta nota para preservar su identidad. La niña presentaba al momento de la denuncia signos visibles de haber padecido agresión física.

El pasado ocho de abril, la niña pidió hablar en privado con su maestra, quien tras escucharla presentó al día siguiente la denuncia.

Según lo que expuso la docente, la menor habló sin parar durante una hora, describiendo como desde los cinco años su madre y su padrastro le hicieron vivir años de privaciones, maltratos y abusos sexuales. La nena también relató que el hombre la entregó a un hijo de él y a un hijo de un amigo para que la violaran en reiteradas oportunidades. El hermanastro la sometió a ultrajes sexuales que la niña debió acallar a la fuerza, amenazada de ser desterrada de su casa.

Por lo que contó su alumna, durante varios años la habrían manoseado, humillado y accedido sexualmente, mientras la obligaban a guardar silencio.

En el relato, los últimos meses el drama de la menor se recrudeció, sus tutores la habrían golpeado en múltiples ocasiones, incluso llegando a azotarla con una manguera. A su vez, la encerraban en su habitación, negándole agua y comida.

En una de estas ocasiones, la madre de la menor le habría estrellado la cabeza contra la pared. La niña salió corriendo de su casa y su madre gritó en la calle: “Tráiganla a la casa”. En ese momento, la niña contó que su abuela habría respondido: “¡Déjenla en paz o voy a avisar todo en la policía!”.

Luego de escucharla, la maestra denunció ante la comisaría los graves hechos de violencia.

Desde la Justicia, la fiscal Andrea Darwich puso en marcha el fuerte andamiaje legal. Se ordenó una minuciosa investigación, a la que fue afectado un grupo de policías, instructores, psicólogos y médicos.

Acorde a El Litoral, la abuela quedaría legalmente a cargo de la niña.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario