Ahorros: una opción que busca “democratizar” la inversión en inmuebles

“En Latinoamérica, la inversión en inmuebles está muy arraigada en la gente, pero el acceso es muy exclusivo. Se necesitan entre 70 y 80 mil dólares para ingresar. Por eso buscamos una herramienta para los ahorristas que pudiera ser masiva”. Así explica Gonzalo Abalsamo el punto de partida para desarrollar SimplEstate, una plataforma de inversión financiera para el sector inmobiliario que lanzó a fin de 2019 con su socio Joaquín Sepúlveda Lemos.

Si bien se trata de un formato de crowdfunding (financiamiento colectivo) inmobiliario, en este caso los emprendedores buscaron darle un perfil masivo que los diferencia de otras ofertas de este tipo que ya existen en Argentina.

“En el concepto tradicional de crowdfunding para este sector, uno invierte y a los 24 o 36 meses se obtiene un beneficio. Nosotros pensamos en un modelo diferente, destinado a un ahorrista chico que no está acostumbrado a esperar tanto tiempo “, agrega Abalsamo.

Así, crearon un modelo con distintas alternativas de inversión y productos diferentes: se puede ingresar con montos desde 10 mil pesos, con proyectos a cinco meses; o bien elegir otros más largos y que se asemejan a los más tradicionales.

Según los fundadores, es más una solución financiera basada en inmuebles que una alternativa de inversión inmobiliaria.

En el primer año y medio de actividad, SimplEstate pasó de 10 a 60 empleados y lleva recaudados 4,5 millones de dólares con unos 600 inversores; hasta el momento, gran parte de la venta se realiza a través de oficinas comerciales. Ahora están lanzando la nueva web para que poder captar inversiones en su totalidad desde la plataforma digital.

De esa manera, espera llevar el producto a un público masivo y bajar el ticket promedio actual de 2.500 dólares. “Con la nueva web, que incluye un centro de educación financiera, queremos llegar a un promedio de 100 o 200 dólares por operación”, dice el emprendedor.

Oferta diversa

El diferencial de esta herramienta son las distintas opciones para invertir. La plataforma cuenta con una oferta de entre 12 y 15 proyectos. Comenzaron con inmuebles en Buenos Aires –acaban de sumar uno de Córdoba– y está listo para lanzarse otros en Paraguay y en Miami. En todas las alternativas se puede invertir desde Argentina.

El modelo de negocios de la empresa implica un trabajo grande con las constructoras. “Cuando incorporamos un proyecto a la plataforma, compramos el inmueble a la desarrollista, establecemos un plan de financiación con ellas, luego lo abrimos para los pequeños inversores y al final lo vendemos. Así nos aseguramos de que la obra se realice sin esperar que se termine de fondear. No buscamos más de tres, cuatro o cinco unidades, de empresas grandes, en lugares de rentabilidad probada”, puntualiza.

Pata en Córdoba

En Córdoba, la empresa desembarcó hace tres meses con una oficina comercial, ya realizó un acuerdo con Grupo Proaco y está negociando con otras desarrollistas. La primera opción para los inversores es una unidad del proyecto Opera Park, de Proaco, que tiene un plazo estimado de entre 20 y 22 meses, y un retorno proyectado de entre 13 y 16 por ciento en dólares.

Esta es una de las modalidades de inversión que ofrece la plataforma: invertir en pozo, obtener la ganancia al finalizar la obra y vender el inmueble.

Otra forma de inversión es la llamada “renta alquiler”, “la más elegida por los inversores” porque permite obtener réditos mensuales todos los meses. Se buscan propiedades ya terminadas, se administran los alquileres por dos o tres años, y luego se vende. Aquí incluyen departamentos que se alquilan en dólares con buena renta, como Nordelta u otros países.

Además, hay otro producto disruptivo, denominado “liquidez garantizada”, que permite colocar dinero en un proyecto, con una rentabilidad menor, pero que posibilita salir cuando uno quiera. Opera como puerta de entrada hasta que el ahorrista conoce a la empresa.

También ofrece un producto similar al plazo fijo. Se trata del acuerdo fijo de inversión al que se ingresa en pesos y se sale en la misma moneda, con una tasa fija (hoy ronda el 45 por ciento anual en pesos) y plazos de pocos meses.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario