Así terminó “Luis Miguel: la serie”: una bomba que deja todo listo para otra temporada

Como en un rompecabezas que se termina de armar (por más que ya sabíamos cómo iba a ser la figura final) Luis Miguel: la serie bajó el telón de su segunda temporada encajando las piezas entre las dos líneas de tiempo, cerrando gran parte de las historias pero dejando activada la bomba para que detone recién en una tercera entrega.

El octavo capítulo se dispuso en Netflix en la noche de este domingo, y tal como sucede una hora después, las redes y la conversación social se revolucionan.

Es llamativo y hasta ridículo ver cómo funcionaba la industria del entretenimiento en los ’90: Luis Miguel mantenía en secreto todo cuando podía de su vida privada. Que tenía una hija, que tenía novias, que tenía un hermano menor y (algo más comprensible) que existían las peores sospechas sobre el destino de su madre.

Pero en ese talón de Aquiles que era su intimidad es donde le golpeó su abuela Matilde, ventilando todo ante la prensa.

Eso la abrió nuevos frentes de conflicto al cantante. Por un lado, con Serginho, que pasa a ser “bullineado” en la escuela y acosado por los medios con preguntas sobre su madre.

Por el otro, con la madre de su hija, que sencillamente le pide que no la oculte ante el mundo. Pero lo dicho: el entorno de Micky (o sea, Patricio Robles, su nuevo mánager) le hace creer que enfrentar todo eso ante la prensa tendrá repercusiones negativas en su carrera.

Así es que Luis Miguel, una vez más, la volvió a pifiar, aun cuando tenía la chance clara de pensar por una vez en los suyos y no en su carrera. En la entrevista en la que supuestamente iba a aclarar por su cuenta todo, terminó dándose vuelta y defraudando a Michelle y a su mamá. El Rey Sol seguiría apostando por el misterio.

El Doc, un salvador

Finalmente en el último episodio se puso el traje de héroe el personaje secundario menos pensado. El Doc, el muchas veces ninguneado y siempre cabizbajo asistente personal de Luismi, que se ofreció para hacerse cargo de Serginho en el extranjero, luego de que el niño fuera sometido a un martirio.

Matilde y Luis Miguel, enfrascados en su feroz disputa por la tenencia del niño, llegan al extremo de decirle que él elija con quién quería quedarse. A los 10 años, y asustado por las mentiras que descubre de ambos, Sergio no quiere quedarse con ninguno, mientras la prensa lo acosa para conseguir su declaración.

Ante esa situación, el Doc les ofrece la solución a Micky y Alex pero les aclara: “No es para hacerles un favor a ustedes, es por él, nada más”. Así, se corta la relación con el hermanito menor.

El final con Érica

Cuando parecía que por fin se encaminaba la convivencia y la relación con su novia, salió a la luz la cuanto menos “cariñosa” entrevista con Daisy Fuentes (que de hecho, luego sería su novia formal), en la que Luismi también dijo estar soltero.

Cansada del destrato, Érica se da cuenta que no quiere eso para su vida y, con un beso apasionado y doloroso, pone punto final y deja la casa del cantante.

En simultáneo, el montaje va mostrando a Luis Miguel cantando Historia de un amor ante un estadio.

Las fotos del engaño

En 2007, ya recuperado de la lesión de su oído, Micky vuelve a los escenarios y está de buenas con Mauricio Ambrosi. En la oficina acababan de despedir a Joe Pérez, a quien le exigen que devuelva lo robado mientras estaba trabajaba con ellos.

Pero es este personaje que, dolido por este destrato tras haber trabajado por 12 años con el Rey, se pone a investigar y descubre la bomba.

Ambrosi y Michelle Salas están en Madrid, a escondidas, dándole rienda suelta a su amor furtivo. No sólo eso: Pérez se lo advierte a un paparazzi que viaja a la capital española y los encuentras a los besos por las calles madrileñas.

El final de la serie estaba servido: Pérez se atreve a regresar a la oficina de Luis Miguel sólo para dejarle el sobre con las fotos al cantante y decirle que con eso está saldada su deuda.

La expresión de Luis Miguel cuando ve las fotos no sólo lo dice todo: también deja claro que empieza la cuenta regresiva para esperar por una tercera temporada.

Lo que quedó abierto

Queda por resolverse cómo fue el desmanejo que realizó Patricio Robles (llevando a la ruina financiera al cantante), cómo continuó la relación entre Micky, Alex y Sergio (y entre ellos respecto a su abuela) y por supuesto, los demás romances (incluyendo a famosas como Mariah Carey) del cantante.

No hay fecha ni anuncio de ningún tipo respecto a una nueva temporada, pero por cómo contaron la historia, parece obvio que sí habrá.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario