Los “desiertos informativos” afectan a tres cuartas partes de Argentina

Entre diciembre de 2020 y finales de enero de 2021, un equipo de investigación relevó en las 24 jurisdicciones del país la distribución de medios y periodistas con el objetivo de determinar cuál era la proporción de “desiertos informativos” en Argentina, aquellos ámbitos “donde no hay medios de comunicación o donde los que existen exhiben una dependencia extrema del poder -en sus diferentes manifestaciones-, o gran precariedad, y, por lo tanto, no hay condiciones para el ejercicio del periodismo local o este es sumamente débil”.

La investigación la llevó a cabo el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) y fue coordinado por Inés Benito, quien junto a Julio Perotti, por parte de la Comisión Directiva, estuvo a cargo de un equipo de 29 colaboradores de todo el país, conocedores de cada zona. Los datos pueden consultarse en el sitio desiertosinformativos.fopea.org.

El reporte fue presentado el 7 de junio, en consonancia con el Día del Periodista. “Este año nos concentramos en presentar un diagnóstico de la situación del periodismo local en cada departamento del país. Este mapa será una herramienta fundamental para entender la situación real de los periodistas locales, y pudo hacerse gracias al apoyo de Google News Initiative”, dijo el presidente de Fopea, Fernando Ruiz.

Cuántos medios y cuántos periodistas

El trabajo consideró que un medio de comunicación es aquel que difunde al menos dos veces información de interés público local y emplea y remunera al menos a un periodista aunque no disponga de un certificado académico que lo valide. Con esas condiciones, se detectaron 2.464 medios en el país y al menos 13.597 periodistas ejerciendo en ellos.

“Los desiertos y semidesiertos son lugares donde la crítica corre peligro de extinción, si es que no ha sido completamente aplastada. En estos sitios puede haber medios y periodistas que desnuden abusos y cuestionen al poder, pero que enfrentan presiones altísimas, muchas veces ignoradas por la sociedad”, se aclara.

“Que exista un bosque informativo -agrega el informe- quiere decir que el lugar en cuestión presenta condiciones adecuadas para el ejercicio del oficio. Ello implica, esencialmente, diversidad y volumen de medios y de periodistas, y posibilidades materiales de subsistencia que garanticen un nivel razonable de independencia del Estado y de los restantes poderes. Pero la detección de un bosque informativo no supone que ese periodismo vigoroso ocurra en los hechos. El estudio revela un nivel preocupante de temor entre propietarios de los medios y periodistas, y dificultades crecientes para el ejercicio de las libertades de prensa y de expresión”.

Mapa interactivo. En el sitio se puede navegar un mapa interactivo de los desiertos y bosques informativos.

Principales resultados

Según la investigación, “los desiertos y los semidesiertos cubren tres cuartas partes del país”.

Estas son algunas conclusiones que pueden leerse en el informe:

El 47,9% de los 560 departamentos que componen el territorio argentino están situados en la zona roja del periodismo local: son desiertos informativos”.El 25,2% son semidesiertos informativos.El 17,1% son semibosques informativos.El 9,8% son bosques informativos.La Rioja, Santiago del Estero y Formosa son las provincias que exhiben mayor densidad de desiertos informativos.Hay 13 provincias donde más de la mitad de los departamentos son desiertos informativos.Mendoza, Córdoba y Santa Fe son las provincias que exhiben menor cantidad de desiertos informativos.La mitad de los departamentos de Neuquén son semidesiertos informativos.El 39% de los departamentos de Córdoba son semibosques informativos.Cinco provincias carecen por completo de bosques informativos: Formosa, Jujuy, San Juan, Santiago del Estero y Tierra del Fuego.La provincia de Buenos Aires alberga la mayor cantidad de medios: 641. Esta única jurisdicción concentra el 26% de la cantidad total de medios detectados.La provincia de Tierra del Fuego alberga la menor cantidad de medios: 16. Esta cantidad representa el 0.6% de la cantidad total de medios detectados.

Relevancia

Según el estudio, “la población que reside en los desiertos y semidesiertos informativos accede a información acerca de lo que sucede en los bosques informativos, en particular de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y, en cambio, viven en una sequía permanente de noticias relativas a su realidad próxima”.

“La ausencia de información periodística respecto de cuestiones que inciden en la calidad de vida y en la ciudadanía condiciona la capacidad para tomar decisiones inteligentes en materia de salud, gobierno, educación, trabajo, seguridad, justicia, etcétera. Los pobladores de los desiertos informativos están expuestos a padecer exclusiones y privaciones de derechos que disminuyen sus oportunidades de desarrollo”, se consigna.

“Las barreras para exponer y acceder a información local producen la pérdida de la capacidad para instar debates democráticos en el seno de las comunidades, e incrementan la dependencia de medios y periodistas situados en otras jurisdicciones en línea con la idea de que una noticia sólo surtirá efectos si recibe ‘exposición mediática nacional’”, se lee.

Propuestas

Ruiz dijo que, “frente a este mapa que nos muestra una realidad muy dura”, Fopea presenta dos propuestas para reducir esos desiertos.

“La primera son tres guías de capacitación para la creación y desarrollo de medios (realizadas por Ana Tronfi, Vanina Berghella y Tristán Rodríguez Loredo). Y la segunda propuesta es económica y la llamamos Compromiso Federal de Transparencia, que se elaboró con el asesoramiento de un gran equipo de abogados de América Latina. Esta propuesta consiste en que, para algunos contratos públicos relevantes, el contratista tenga la obligación de comprar espacio en la prensa local para informar sobre las características y la marcha del contrato”, dijo.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario