Bullrich: Duele ir a muchos barrios de Córdoba donde el peronismo creó “conurbanos”

En un encuentro por Zoom con militantes y dirigentes del Frente Cívico, Patricia Bullrich, dijo que el partido que preside, el PRO, “dejó los globitos para representar a la gente”, criticó al peronismo de Córdoba, pidió listas de unidad de Juntos por el Cambio e intentó minimizar el dedo de Mauricio Macri: “Se terminó el modelo de que todo se decide en Buenos Aires, al menos en el PRO”. En un “auditorio” virtual copado de juecistas, hubo casi 500 conectados, evitó mencionar a Gustavo Santos, el bendecido por el expresidente para encabezar alguno de los tramos de la boleta de la coalición.

La exministra de Seguridad comenzó con una aguda y detallada crítica respecto del gobierno que integró: “Tuvimos una política económica errática, sin equipo, y no encaramos la mayor reforma para el país que es bajar la inflación. Al mismo tiempo, mantuvimos y acrecentamos la sociedad asistencial”.

Sobre este punto, profundizó: “La transferencia de dinero no cambia una sociedad, lo que la cambia la estructura es el incentivo de una sociedad salarial; pero acrecentamos la sociedad asistencial. Debimos convertirla en una clase media incipiente y no dejarla en este estancamiento: le subimos impuestos a nuestros votantes para mantener la asistencia y a los sectores humildes, en vez de darle un empujón, lo mantuvimos sin esperanza de progresar”.

En ese marco, criticó el gradualismo: “En nuestro gobierno, muchos fueron ‘sigamos’ y había que ser ‘cambiemos’, cuando nos dimos cuenta ya era tarde”.

De los globitos a las marchas

En clave de autobombo, dijo que “el PRO dejó de ser un partido de globitos amarillos para transformarse en un partido que representa las causas de los ciudadanos y los colectivos”, cambio de estrategia que coincide con su presidencia.

Enumeró las marchas organizadas desde la oposición, desde el rechazo la expropiación de Vicentin al reclamo por las clases presenciales. “Representamos a las víctimas de la violencia cuando cuando quisieron liberar a los presos; a la Argentina productiva cuando avanzaron contra lo que representa Vicentin; representamos a la república cuando quisieron avanzar contra la Justicia. Y no pudieron contra la Justicia: por primera vez en la historia, la Corte Suprema condenó a un vicepresidente por corrupción”, dijo.

Luego, arremetió enarbolando otra bandera con la que Juntos por el Cambio se diferenció del Frente de Todos: “No sé que les pasa a los estudiantes universitarios que no salen a pelear por la presencialidad, antes eran revolucionarios”, dijo Bullrich antes de criticar al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof y “la locura de tener un año y cuatro meses las escuelas cerradas”.

Contra Hacemos por Córdoba

Aprovechó la figura de Kicillof para criticar a Schiaretti, diferenciándose de Mauricio Macri: “Hay que tener en claro que el PJ de Córdoba quizá sea un poquito más soft, pero es como un Pac-Man: todos los días come un poquito de la república… un poquito a la prensa, un poquito a la Justicia. No podemos conformarnos con que sea un poquito menos malo que el peronismo de Kicillof; no podemos dejarle Córdoba a Schiaretti, aunque no sea como Kicillof, nosotros somos mejores”.

“Duele el corazón ir a muchos barrios de Córdoba porque se reproduce una pobreza que nada tiene que ver con la capacidad de Córdoba, porque se están generando muchos conurbanos”, disparó Bullrich ante la tropa juecista.

Evitó mencionar a Gustavo Santos (o a algún otro dirigente del PRO). Sólo dijo: “En Córdoba tenemos muchos dirigentes para dar una batalla (de las legislativas), pero tenemos que tener una oferta electoral que ponga a Juntos por el Cambio a la puerta de la gobernación: una lista que represente a todos, con los mejores dirigentes a la cabeza”.

En consonancia con la estrategia de su partido, reclamó a los socios de la coalición que haya una lista de unidad: “Si con menos diputados y senadores logramos que el kirchnerismo no avance, podemos lograr mucho más desde diciembre, cuando recuperemos el equilibrio de poder”.

“Todo sabemos que la interna es muy linda para la vida partidaria, pero una buena herramienta usada en un determinado momento histórico puede darnos un mal resultado. Hoy la gente nos pide que no la dejemos sin representación y que defendamos un proyecto político para recuperar el Gobierno”, dijo en lo que pareció otro mensaje hacia María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, aunque también haya una lectura cordobesa a 41 días del cierre de listas.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario