Coronavirus en Córdoba: más casos graves en menores de 15 años, en relación con 2020

Antes de la pandemia, las infecciones respiratorias agudas bajas (Irab) provocaban –durante el invierno– brotes y un aumento en la demanda de internación, tanto en bebés como en niños y niñas. El virus sincicial respiratorio (VSR), principal causante de bronquiolitis en menores de 5 años, solía tensionar el sistema de salud, con más chicos ocupando una cama de terapia intensiva.

Pero en el atípico 2020, se registraron pocos casos por esta patología invernal. Las terapias neonatológicas y pediátricas tuvieron por primera vez un respiro. Hubo menos circulación de personas, disminuyeron los encuentros en espacios cerrados y el Sars-Cov-2 desplazó el resto de los virus que provocaban infecciones respiratorias (el Covid-19 afecta más a los adultos).

Este año, los centros de salud que atienden bebés y niños se encuentran en un escenario intermedio. No viven la tensión de 2019, cuando se produjo un gran brote de infecciones respiratorias, pero tampoco el alivio del año pasado. Se ven más pacientes con síntomas febriles y respiratorios.

“En esta época siempre estábamos arrasados por las infecciones respiratorias. La guardia atendía, en promedio, 350 pacientes por día. Pero hoy asistimos 125 consultas diarias”, explicó Juan Ledesma, director del hospital de Niños de la Santísima Trinidad, centro de referencia en la atención de casos graves de Covid-19 en menores de 15 años de Córdoba.

Por su parte, Analía Garnero, jefa de Infectología, explicó que el Sars-Cov-2 desplazó al resto de los virus respiratorios, una realidad que también se vivió en España y otros países.

El 80 por ciento de las consultas por guardia corresponden a personas que tienen síntomas respiratorios y febriles. En la mayoría se confirma Covid-19. En dos pacientes se detectó ese virus junto con otros (como adenovirus), algo que se conoce como “coinfección”.

Aumenta demanda de internación

La particularidad de este año es que se ven más casos graves en pacientes con Covid-19. “Algunos cuadros, como neumonía bilateral, eran comunes en los adultos. Pero ahora también lo vemos en adolescentes. Ya empezamos a aplicar tratamientos de uso compasivo que se utilizan en mayores de edad”, informó Garnero.

La demanda de internación creció en mayo un 40 por ciento, con respecto al mes anterior. En abril se registraron 15 pacientes con Covid-19 en el hospital de Niños (12 en camas especiales y tres en terapia intensiva). Mientras que el mes pasado fueron 21 (seis de los cuales ocupan una unidad de terapia).

“En el primer trimestre de este año, teníamos entre cuatro a seis internados en las salas Covid. A partir de mayo, comenzamos a registrar un aumento. Empezamos con 10 pacientes y ahora en junio tenemos 22″, informó la infectóloga.

Garnero informó que actualmente no hay niños internados por “síndrome inflamatorio multisistémico”, una complicación poscovid que se da en pacientes pediátricos. En octubre del año pasado sí hubo un aumento, pero los últimos se receptaron a principios de marzo de 2021.

En toda la provincia, los casos en menores de 15 años también vienen en aumento. El año pasado, representaban el 6 por ciento del total de diagnósticos positivos detectados en la provincia. Ahora, la proporción es del 7,4 por ciento. El 16,5 por ciento de las muestras se termina confirmando. Mientras que, en adultos, el porcentaje de positividad ronda el 20 por ciento.

De los 5.500 diagnósticos positivos que se registraron en Córdoba hasta octubre en esta franja etárea, la cifra trepó a 26.704 el martes pasado. De ellos, 8.270 (un 31 por ciento) son casos activos.

A diferencia del año pasado, en 2021, la mayoría de los casos se dio en preadolescentes de 10 a 14 años (el 53 por ciento de los diagnósticos confirmados en menores de 15), seguido por el grupo de 5 a 9 años (con el 31 por ciento). A partir de las restricciones, se comenzaron a dar más casos en menores de cuatro años.

Mayoría de contagios, fuera de la escuela

Según los registros del hospital, la mayoría de las infecciones en menores de 15 años se produce fuera del ámbito escolar. “Con las clases, aumenta la circulación de personas. Pero cuando analizamos las burbujas, vemos que la patología no se origina en el colegio, sino que los chicos la traen del domicilio o de una actividad paraescolar”, explicó Ledesma.

El directivo informó que la mayoría de los niños atendidos en el hospital se consideraron contacto estrecho de un adulto. Y que en una muestra de 200 internados, apenas dos se habían contagiado dentro de la escuela, en eventos realizados por las instituciones.

Aunque existen burbujas, éstas se “mezclan” fuera de la escuela, en actividades extra como idiomas, deportes o expresiones artísticas. “Nosotros seríamos los primeros en alertar que corten las clases. Pero no estamos viendo que los contagios se den ahí, por el momento”, explicó.

Un documento de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) advirtió que la mayoría de los contagios en menores de 15 años se da fuera del ámbito escolar. La asociación recomienda cortar las clases –por un tiempo acotado– si los indicadores de una región se encuentran en rojo, en las localidades donde la circulación viral sea alta.

Preparados para el regreso

El hospital montó un centro de testeo propio. Además de la demanda espontánea, también se realizan diagnósticos a los acompañantes de los niños que tienen que ser operados por otras patologías, para disminuir el riesgo de infección en las llamadas “zonas blancas”.

Ledesma destacó que el hospital ganó experiencia y fortaleció dos circuitos diferenciados: por un lado asiste la demanda de Covid-19, por otro, el resto de las patologías. Destacó que este año se puso énfasis en captar aquellos pacientes con enfermedades crónicas que habían interrumpido el tratamiento, el año pasado.

“Los contactamos por teléfono, caso por caso, para que regresen a consulta. El año pasado, muchos chicos con patologías crónicas dejaron de venir y eso impacta en su salud. A eso no lo podemos permitir, por eso trabajamos mucho este año para que vuelvan”, agregó Verónica Petri, vicedirectora del hospital.

Los directivos destacan el “trabajo artesanal” de los equipos que integran los distintos programas de enfermedades crónicas. “Tenemos el registro de todos los pacientes y llamamos a todos los que estaban anotados. Les decimos que no dejen de venir a los controles. Por suerte, ya comenzaron a regresar”.

Ledesma destacó que hay 15 obras en marcha, para potenciar servicios del hospital. En breve inaugurarán los nuevos consultorios de pediatría ambulatoria y los de cardiología. También un servicio de salud mental para niños, niñas y adolescentes y un programa de medicina del deporte, orientado a pacientes en rehabilitación y discapacitados. Destacó la inversión en nuevos equipos de diagnóstico por imágenes, y la reapertura de la sala de cámara gamma, entre otros.

Las cirugías programadas en pacientes pediátricos no se pospusieron, a diferencia de lo que sucede con los adultos.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario