Archivos en la Categoría: Científicos

¿Quién es Diego Golombek?

proyecto gLos que amamos la educación lo hemos visto muchas veces por Canal Encuentro enseñándonos a enseñar ciencias. Diego Golombek es un biólogo y divulgador científico argentino, que nació en Buenos Aires el 22 de noviembre de 1964 y se desempeña como profesor titular regular de la Universidad Nacional de Quilmes y como investigador principal del CONICET.

Diego Golombek heredó en gran medida la pasión científica de su padre, que era físico. Diego es conocido principalmente por su tarea de divulgación científica en Argentina, motivo por el que ganó el premio Konex 2007 y nuevamente en 2017. Entre sus actividades como divulgador se destaca su participación en el programa “Científicos Industria Argentina” y la edición de la colección de libros “Ciencia que ladra…” que cuenta como uno de los libros más vendidos de nuestro país. También fue asesor científico del programa de Discovery Channel, “La Fábrica”. Luego condujo el programa Proyecto G en el canal Encuentro de Argentina.

Luego de egresar de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, se graduó como licenciado en Ciencias Biológicas en la Universidad de Buenos Aires en 1988 donde logró el diploma de honor. En 1992 obtuvo el doctorado en Ciencias Biológicas en la misma universidad con la tesis doctoral “La actividad cronobiológica de la melatonina: relación con el sistema gabaérgico central”, con una calificación de sobresaliente.

cronobiologiaSu línea de investigación principal especialmente está asociada a la cronobiología, tema del que es autor de numerosas publicaciones y dos patentes. Golombek es uno de los científicos de referencia en la Argentina a la hora de ejercer la divulgación de la ciencia en los medios. Ejerce la docencia en las cátedras de Fisiología General y Farmacología de la Universidad Nacional de Quilmes.

Desde el 2003 es director general junto a Melina Furman, Gabriel Gellón y Alberto Maier de la llamada Expedición Ciencia, un programa de enseñanza de las ciencias que incluye campamentos a diversos lugares del país para jóvenes, así como otras actividades para docentes, que tienen por objetivo promover la educación científica a través de propuestas que fomenten el pensamiento crítico, la creatividad, el conocimiento y la igualdad de oportunidades.

La Unión Astronómica Internacional bautizó a seis asteroides con nombres de investigadores del CONICET.

conicetEn el Sistema Solar hay más de un millón de asteroides cuyas órbitas pudieron ser determinadas. Cada tres años, el Centro de Planetas Menores (MPC, por sus siglas en inglés) dependiente de la Unión Astronómica Internacional (IAU) designa la nomenclatura de algunos de esos cuerpos, remanentes del proceso de formación de los planetas, en homenaje a los expertos del mundo que realizaron importantes aportes en el campo de las ciencias planetarias.

El denominado de Elía pertenece al cinturón principal de asteroides que está entre Marte y Júpiter, tiene un diámetro estimado de 3 a 6 kilómetros y fue descubierto en 1977, precisamente el año en que nació el investigador. “Ese reservorio es el más grande del Sistema Solar y en mi tesis doctoral estudié las colisiones y comportamientos que tienen lugar allí”.

Romina Di Sisto, también investigadora del IALP, comenta que el suyo “es del grupo de los Hilda, el grupo de asteroides que estudié en mi tesis. Es un conjunto muy particular que está en la parte externa del cinturón, una zona estable”, agrega. Ambos profesionales destacan que “ninguno de los dos tiene riesgo de chocar contra la Tierra” y bromean: “Podemos quedarnos tranquilos ya que ninguno someterá a la Humanidad”.

Mario Melita es investigador del IAFE y docente en la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas (FCAG) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). “El que me asignaron tiene la particularidad de que, si bien tampoco cuenta con chances de acercarse a la Tierra, será visible desde el hemisferio sur en el segundo semestre de 2019”, explica el experto, cuyo reconocimiento se basó en sus estudios sobre propiedades físicas y dinámicas de cuerpos menores del Sistema Solar.

El asteroide Giuppone, que homenajea al investigador del IATE Cristian Giuppone, fue descubierto en 1978 y tiene más de 1100 observaciones. Pese a ello, aún no se conoce su composición química y sólo puede estimarse su tamaño en alrededor de 6 kilómetros de diámetro. “No existen imágenes directas, aunque por las fotografías de diversas misiones se supone una forma bastante irregular”, detalla. “Esto significa una importante valoración por parte de la comunidad internacional sobre la relevancia de mis trabajos relacionados con el movimiento de los cuerpos celestes, y de alguna manera representa también un paso a la inmortalidad”, apunta.

La asignación de los nombres de Marcela Cañada Assandri y Jorge Correa Otto, ambos científicos del CONICET en el CASLEO, fue por sus aportes a las ciencias planetarias: “Ella se dedica a la tarea observacional pero nunca trabajó con el asteroide que le asignaron; y yo soy teórico, así que jamás he observado mediante telescopios”, explica Correa Otto. Los cuerpos pertenecen al cinturón principal de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter y demoran más de cuatro años terrestres en dar una vuelta al Sol.

Fuente: CONICET

Científicos argentinos premiados internacionalmente

Durante el mes de Noviembre, en la “casina”, antigua casa de verano de los papas y hoy sede de la Pontifica Academia de Ciencias, se entregó el prestigioso premio Pio XI.

2101422

Neurocientífico Mariano Sigman

La distinción, que se otorga sólo una vez cada dos años a la trayectoria de un investigador internacionalmente reconocido, fue en esta ocasión para el neurocientífico argentino Mariano Sigman, que actualmente dirige el Laboratorio de Neurociencia Integrativa de la Universidad Torcuato Di Tella. Lo precedieron figuras de la talla del físico Stephen Hawking, el también neurocientífico Stanislas Dehaene, el matemático Cédric Villani, y los argentinos Juan Martín Maldacena (físico) y Luis Caffarelli (matemático).

“Fue una experiencia renacentista”, dice Sigman desde Roma, todavía conmovido por una semana de charlas del más alto nivel que se sucedieron en la reunión plenaria de esta academia plural en la elección de sus miembros, que componen 80 grandes figuras de la ciencia internacional.

“La entrega del premio fue durante una reunión a puertas cerradas, y me lo entregó Werner Arber, premio Nobel de Fisiologia por haber descubierto las proteínas que dividen las cadenas del ADN -precisó-. Nunca había estado en un evento científico como éste. Fueron cuatro días de charlas sobre los temas más fundamentales, desde las fuentes de energía y el origen del universo, hasta la posibilidad de vida en otros planetas. Entre los expositores estuvieron Stephen Chu, que no sólo fue pionero en el atrapado de átomos usando luz láser, sino que fue consejero de Obama en cuestiones de energía; Saul Perlmutter, que probó la expansión del universo, Mario Molina, uno de los descubridores del agujero de ozono…”

Sigman cuenta que fueron reuniones celebradas en un marco de gran respecto intelectual, y en las que coexistieron distintas posiciones, porque había científicos ateos, agnósticos y creyentes. Como es costumbre, tras la sesión plenaria, los académicos se reunieron con el Papa Francisco.

El científico obtuvo su licenciatura en física en la UBA, se doctoró en neurociencias en la Universidad Rockefeller, de Nueva York, y se posdoctoró en ciencias cognitivas en el College de France, en París. En 2006 fundó el Laboratorio de Neurociencia Integrativa de la Universidad de Buenos Aires. Recibió numerosos premios por sus investigaciones y actualmente es director del programa de “Toma de decisiones” del Human Brain Project. Más allá de sus investigaciones, incursionó en la divulgación de la ciencia y trabajó con magos, cocineros, ajedrecistas, músicos y artistas plásticos.

En los últimos años, intenta desarrollar un puente entre la neurociencia y la educación, coordinó numerosos proyectos en escuelas primarias y es miembro del consejo científico del programa “One Laptop per Child”.

img_1249-1070x660

El físico Daniel De Florian (UNSAM)

Pero Mariano Sigman no fue el único premiado en los últimos días. También el físico Daniel De Florian, director del Centro Internacional de Estudios Avanzados (ICAS, por sus siglas en inglés) de la Universidad Nacional de San Martín, y Guillermo (Willy) Cortiñas, del Departamento de Matemática de la Universidad de Buenos Aires recibieron una importante distinción.

Es el premio que otorga la Fundación Alexander von Humboldt, de Alemania, que cada año distingue a cien investigadores de todo el mundo. El Von Humboldt Research se otorga en reconocimiento a investigaciones cuyos descubrimientos fundamentales, nuevas teorías o conocimientos han tenido un impacto significativo en su propia disciplina.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Guillermo Cortiñas de la UNSAM

De Florian es doctor en Física e investigador principal del Conicet. “Es un reconocimiento muy valioso a mi trabajo que me da más impulso para seguir adelante. Además, es muy alentador para nuestra institución que el director y la directora adjunta del ICAS hayan recibido premios de la Fundación von Humboldt en el mismo año: Liliana Arrachea, investigadora del Conicet, recibió el premio Georg Forster hace unos meses, algo poco habitual en nuestro país”, destacó de Florian en un comunicado de la universidad. Junto con Liliana Arrachea, también obtuvo el premio Georg Forster la lingüista Lucia Golluscio, del Conicet, que investiga en lenguas indígenas. Además de descubrimientos sobre la lengua mapuche, la científica halló a los últimos hablantes de una lengua en peligro, el vilela.Cortiñas, graduado y doctorado en la UBA, es un referente internacional en álgebra homológica y geometría no conmutativa, y publica en las mejores revistas del mundo.

La Fundación Alexander von Humboldt se creó en 1953 y tiene su sede en Bonn. Mantiene una red de 26.000 científicos en más de 140 países, incluidos 51 ganadores del Premio Nobel.

0018988896

Guillermo Kaufmann (Inst. de Física Rosario)

Por último, Guillermo Kaufmann, investigador superior en el Instituto de Física Rosario, obtuvo el premio Galileo Galilei 2016, otorgado por la International Commission for Optics (ICO). Este reconocimiento internacional se otorga anualmente a científicos del área de óptica y fotónica que hicieron contribuciones excepcionales en esos campos, en condiciones comparativamente desfavorables. En este caso, Kaufmann se hizo merecedor de la distinción por el desarrollo de nuevas técnicas de interferometría y sus aplicaciones en mecánica experimental, tecnología de materiales y ensayos no destructivos.

Lo recibirá en agosto de 2017, en Tokio, Japón.

Fuente: Diario La Nación

Los investigadores del Conicet piden extender las becas hasta 2017

conicetEsta mañana, los investigadores rechazaron la propuesta de las autoridades del Ministerio de Ciencia y Tecnología y presentaron una nueva: la extensión de las becas hasta diciembre de 2017 y una mesa de negociación para buscar una solución de fondo.

Es el cuarto día de toma y los investigadores continúan en la explanada del Ministerio, en el Polo Científico, en Godoy Cruz al 2300, esperando una nueva reunión con los directivos del Conicet.

Los funcionarios habían propuesto dividir al grupo de ingresantes a la carrera en tres: de los 489 científicos que quedaron afuera un grupo de 350 sería reubicado en otros organismos descentralizados y universidades, otros 170 seguirían un año más con beca posdoctoral y el resto quedaría afuera dado que se postulaban por primera vez al organismo.

“En asamblea se consensuó rechazar de plano esa opción porque nos parece incoherente. Les preguntamos de dónde iba a salir ese dinero porque las universidades están sin presupuesto y dijeron que lo iban a poner desde Jefatura de Gabinete. No se entiende por qué no la ponen acá. Nos dijeron que ésa era decisión política. Además no conocemos las condiciones ni para hacer qué”, lo dijo Hernán Palermo, antropólogo del Conicet e integrante de Científicos y Universitarios Autoconvocados.

La propuesta consensuada entre todas las organizaciones que representan a los investigadores -Jóvenes Científicos Precarizados, Ate-Conicet, Conadu y Conadu Histórica, La 12 de Mayo y Ciencia y Técnica Argentina, además de los Autoconvocados- fue otra: extender las becas hasta diciembre de 2017, como “parche” frente al ajuste, y convocar a una mesa de negociación para febrero del año que viene y trabajar en una solución definitiva.

Fuente: Página 12

Fuerte protesta de los científicos contra recortes del Gobierno

Fuerte protesta de la comunidad científica contra los recortes del Gobierno en Ciencia y Tecnología

protesta-cientifica

Investigadores, científicos, gremios universitarios y centros de estudiantes encabezaron hoy una protesta contra el recorte presupuestario del Gobierno en Ciencia y Tecnología y la supresión de líneas de financiamiento para investigar.

Este año habrá un 60% menos de ingresos a la carrera que en el año 2015 por el fuerte ajuste dispuesto por el presidente Mauricio Macri en el Presupuesto 2017 para el ministerio de Ciencia y Tecnología.

Fuente: Diario Pulse                                    Ampliar en La Tinta

conicet