Archivos en la Categoría: Derechos Humanos

Gendarmería salió a reprimir y arrestar manifestantes

periodista baleado

Pablo Piovano, un galardonado reportero gráfico que trabajó para Página 12 y ahora es freelance, estaba cubriendo los disturbios. “Un policía me tiró a medio metro. Tengo diez impactos de bala de goma” relató Piovano. El hecho se produjo en la intersección de las calles Rivadavia y Montevideo.

Luego de la sesión fallida para pasar la reforma previsional en el Congreso, Gendarmería salió a reprimir y arrestar manifestantes. Volvieron a agredir a diputados nacionales, que intentaron mediar.

Los agentes, que responden a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, detuvieron a personas en situación de calle y le tiraron gas pimienta al legislador nacional Horacio Pietragalla, del FPV-PJ, quien trató de calmar la violencia de los funcionarios.

Las fuerzas de seguridad desplegaron en forma íntegra un operativo conformado por fuerzas de choque desde el inicio, sin ninguna brigada de prevención en los alrededores del Congreso para dialogar con los manifestantes.

Al igual que en la Cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC), hubo un Comando Unificado conducido por Nación, en este caso con la ministra Bullrich y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que coordinaron el operativo para sumar -si lo consideraban necesario- a las distintas fuerzas de seguridad federal y de la Capital.

gendarmeria1

Dura represión de la Gendarmería sobre los manifestantes 

Fuentes policiales informaron a NA que en este caso estuvieron Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), mientras que Policía de la Ciudad brindó apoyo en una zona más alejada al Congreso por una cuestión de jurisdicción.

Para reprimir a los manifestantes se usaron postas de goma lanzadas con escopetas y gases lacrimógenos. También arrojaron agua desde los camiones hidrantes: primero era de color azul -se usa una tinta especial-, pero después cambió al color amarillo, porque “estaba mezclada con gas pimienta”, que en contacto con las personas provoca ardor e inflamación no letal en ojos, nariz, boca y pulmones.

Fuente: El Destape

 

 

Hebe: “No tengamos miedo, pónganle el cuerpo a la política”

hebeLa Plaza de Mayo está bulliciosa, en los parlantes suena “La Renga”. La noche es larga y recién empieza. Se escuchan gritos a favor de Cristina, hay olor a chori y hamburguesas, un grupo de varios centenares de personas da vueltas a la plaza al son de cantitos “como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar…”. Gente que se va de la Plaza y gente que llega todo el tiempo, grupos de compañeros, parejas, algún que otro solitario, muchos se sacan fotos y selfies para compartir en las redes sociales y difundir algo que los medios masivos ocultarán. Hay banderas por todas partes que identifican agrupaciones, movimientos políticos, lugares de la Pcia. de Buenos. Aires, La Matanza, Lanús, San Martín. Ya son las 23:50 del 7 de Diciembre de 2017 y una nueva Noche de la Resistencia convocada por las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y el Encuentro Memoria Verdad y Justicia se desarrolla.

En el medio de la Plaza hay montada una carpa blanca, como una gran sala vacía con algunas sillas… en ellas unas ancianas con pañuelos blancos en la cabeza, sentadas mirando a la gente pasar por fuera y siendo observadas por los miles que caminaban fuera. Entre las ancianas había una que, como siempre, llamaba la atención, ahora por un saco color rojo, es Hebe de Bonafini. Estas mujeres parecían antiguas esfinges, observadas en silencio y con veneración por la multitud. La gente las conoce, sabe que debajo de esa piel arrugada y esos ojos cristalinos hay tremendas guerreras, y la más formidable de ellas, Hebe, luchadora incansable, una mujer que no sabe de agachadas ni bajezas… y las personas que pasan y miran y que las reconocen y que saben que esas heroínas son un ejemplo infinito para todos los que pasan ante sus ojos.

“Son días muy tristes, muy amargos, pero tenemos que estar felices porque somos capaces todos los días de llenar una plaza”, celebró la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ante una multitud en la Plaza de Mayo, donde confluyó en la Marcha de la Resistencia, convocada también por las Madres Línea Fundadora y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, la convocatoria de los movimientos sociales de base contra la “persecución a opositores”, tras la orden del juez federal Claudio Bonadio, contra varios dirigentes políticos y sociales, y la expresidenta Cristina Kirchner. “Si la tocan a Cristina va a haber diez plazas como ésta”, confió Hebe, quien centró su mensaje en la crisis laboral —”es lo más grave que está pasando”, aseguró— y advirtió al Congreso que si avanza con la reforma laboral y previsional “no los va a juzgar la historia sino el pueblo en esta plaza”.

hebe

“Ellos jamás lo van a poder hacer, ellos no pueden disfrutar de nada, porque cuando se tiene tanto odio de clase, no se puede disfrutar”, describió la titular de la Asociación Madres al gabinete de Cambiemos, luego de celebrar que la capacidad de convocatoria de los movimientos sociales, sindicales y políticos, que ayer ya habían colmado la Plaza de Mayo en contra de la reforma laboral y previsional. “Desde la fuerza que me da ver esta plaza les digo: ¡Viva la vida! Ellos son la muerte”, arengó Hebe.

Fuente: El Ortiba

El territorio y su significado para los pueblos indígenas

mapuches3En la República Argentina pareciera que los conflictos con el pueblo mapuche han reaparecido. El gobierno neoliberal de Mauricio Macri, en su rol de defensor de terratenientes extranjeros, ha iniciado una escalada de violencia y persecusión contra este pueblo originario. Por otra parte los grandes medios de comunicación, lejos de generar un debate sincero y profundo en la sociedad toda, se dedican a desinformar y confundir a los argentinos, arrojando diariamente todo tipo de especulaciones donde siempre los victimarios son los mapuches. De esta manera logran inocular a una parte importante de la sociedad, un miedo irracional hacia el pueblo mapuche, miedo que justifica cualquier forma de represión y persecusión sobre estos habitantes de nuestra Patagonia.

El siguiente texto hace un análisis amplio sobre el significado de “tierra” y “territorio” para los pueblos originarios en general y en particular sobre las etnias que habitan en la hermana República de Colombia. El caso vale también para la Argentina debido a que los pueblos originarios tienen una mirada y una cosmovisión muy similares. Este trabajo científico extraído de Redalyc.org invita a la reflexión y a pensar esta problemática desde un punto de vista diferente y más abarcativo, que quizás nos ayude a colocarnos en el lugar de ese “otro”.

La visión actual sobre ordenamiento del territorio puede considerarse como una manifestación metodológica cuya finalidad persigue el conocimiento de este y su buen manejo. Desafortunadamente, la aplicación del modelo europeo trae sus dificultades, al no entrar a interpretar el sentir de las comunidades que habitan el territorio, especialmente las etnias indígenas, quienes ocupan de manera afortunada gran parte del mismo, que son consideradas reservas ecosistémicas.
Para los indígenas, particularmente, la ocupación del territorio no persigue fines de carácter mercantilista ni económico, sino una forma de vida de integralidad ser humano-cosmos. Sin embargo, este derecho de carácter ancestral, se ve afectado por situaciones de orden público, político administrativo, estrategias de gobierno, intervención extranjera, apertura económica, globalización, entre muchos más factores desequilibrantes.
Valdría la pena hacer una reflexión sobre el concepto de tierra y territorio y la interpretación que dan los pueblos indígenas a ello, y cómo podría ser un ejemplo de aplicación en las formulaciones de los planes de ordenamiento territorial.

mapuches2

Revista Luna Azul                                                           No. 23, Julio – Diciembre 2006

Este esbozo trata de analizar cual ha sido el proceso de pérdida y hasta de degradación del territorio como resultado de la imposición cultural externa, paso que se ha desarrollado tanto desde la conquista como hasta en las medidas de orden político y sus implicaciones ideológicas en la actualidad.  Los grupos étnicos que aún sobreviven después de más de 500 años de persecución y eliminación, son los más dignos representantes de la relación vital del ser humano con la tierra, el manejo racional de los recursos, el desinterés por los bienes materiales, su indiferencia al consumismo y el respeto por sus tradiciones y costumbres. Podemos considerar que desde el punto de vista de su filosofía, sería una forma de vida a estudiar,
porque, como veremos, ella enseña a preservar el planeta tierra como una heredad de todos.

El proceso histórico de Colombia desde el descubrimiento, su conquista, colonia y República son evidencias del trasegar y de la lucha por sobrevivir de los pueblos indigenas, fenómeno que nos es exclusivo de nuestro país sino que comprende a América y, en especial, centro y sur del continente. Las imposiciones dogmáticas, las
circunstancias económicas y la imposición cultural occidental, entre ellos el mestizaje, nos han alejado de nuestras propias raíces e inclusive a renegar de nuestro verdadero origen.

Las siguientes definiciones nos facilitaran una apreciación sobre el tema a tratar. Así, tenemos en voz del Senador indígena JESUS ENRIQUE PIÑACUE ACHICUE, un aparte del proyecto de ley sobre jurisdicción especial indígena.

PUEBLOS INDIGENAS.- Se entiende por pueblos indígenas los grupos, comunidades,
parcialidades e individuos descendientes de los pobladores originarios de América que tengan conciencia de su identidad étnica y cultural, manteniendo usos y valores de su cultura tradicional, así como instituciones de gobierno, de control social y sistemas normativos propios.

TERRITORIOS INDIGENAS.- Se entiende por territorios indígenas las áreas poseídas en forma regular y permanente por un pueblo indígena y aquellas que, aunque no están poseídas en dicha forma, constituyen su hábitat o el ámbito tradicional de sus actividades sagradas o espirituales, sociales, económicas y culturales, así otros grupos étnicos o poblacionales habiten en dicho territorio.

Los pueblos indígenas tienen un arraigo con el territorio que va más allá de la concepción material de las cosas, sus principios están basados en el pensamiento de la cosmovisión, la relación del hombre con la tierra, el bien y el mal, el cielo y el infierno, la luz y la oscuridad, dos componentes unidos, inherentes al ser, lo espiritual y lo material. “En los seres animados, en particular árboles y animales, encarnan según la cosmovisión indígena multitud de fuerzas benéficas o maléficas; todas ellas imponen pautas de comportamiento que deben ser rígidamente respetadas. Para muchos pueblos, especies determinadas de árboles eran veneradas y protegidas, y veíanse en el pasado grandes bosques intocados de ellas; se conoce por las crónicas de la conquista que, por ejemplo, en la sabana de Bogotá los muiscas mantenían unos bosques de altísimas palmas de ramos y palmas de cera a las cuales veneraban, hasta el obispo Cristóbal de Torres mando talar y destruir el bosque entero para << extirpar la idolatría >> ”

Su relación con el mundo está regida a la aplicación de sus valores, base piramidal jerárquica que establece su organización social. Partiendo de lo espiritual y el respeto los pueblos indígenas consideran a sus mayores con admirable veneración, de igual manera lo son sus sitios ceremoniales, lugares sagrados como la misma tierra a quien llaman MADRE.

Para el indígena no existía en su mentalidad la noción del espacio regulado, del espacio trazado; la racionalidad de territorio es una imposición de carácter occidental, concepción que fragmenta al individuo, lo limita y lo obliga a hablar de propiedad o posesión, esto es más evidente desde el mismo momento de la conquista, cuando el
indígena otrora se desplazaba libremente sin ataduras, hasta sus caminos y poblados eran delineados orgánicamente, acomodados a la topografía natural, pero la imposición del trazado en damero, simbología de la dominación, se refleja hasta en las propiedades de los señores tiránicos, quienes establecían granjas con corrales o cercados para sus ganados, a diferencia de los animales domésticos que poseían los indígenas y propios del hábitat que pastoreaban en amplias franjas de libertad.

Una de las maneras de desconocer el territorio es no admitir la pertenencia del mismo a quien le corresponde, particularmente en el caso de los pueblos indígenas los verdaderos dueños desde tiempos inmemoriales. De igual manera, son muchos los actores que intervienen con intereses variados, desde posesión de territorio con fines estratégicos militares, hasta razones de índole comercial con la producción ilícita de cultivos de coca,
amapola o más comúnmente conocidos como narco-cultivos. La intervención del territorio se efectúa por parte de los organismos del Estado con planes que aparentemente brindan soluciones a situaciones sociales. De tal manera se determinan técnicas y procedimientos como es visto en uno de ellos: el Plan Colombia, política auspiciada por Norteamérica que basa su argumentación en el exterminio deplantaciones de producción ilegal.

mapuchesRevista Luna Azul

La incidencia directa e indirecta de factores que alteran el derecho sobre el territorio son, entre muchos otros, los siguientes: negación del derecho a la autonomía, desconocimiento de los derechos de propiedad, megaproyectos, la exploración petrolera, la producción ilícita de cultivos, la fumigación intensiva, el desalojo del territorio, la presencia guerrillera y paramilitar, las actuaciones indebidas del Estado colombiano, la política extranjera, la explotación de recursos no renovables (fauna y flora), la legislación por parte del Estado en contra de la autonomía indígena.

Desafortunadamente el indígena se ve obligado a determinar su territorio en el mismo afán de no perder su medio ambiente, acogiéndose a la figura instituida durante la conquista y la colonia: el resguardo, sistema creado para consolidar un medio productivo y la posibilidad de generación de impuestos por aquellas épocas. De igual manera, el proceso de colonización actual ha invadido los predios bajo la complacencia -en muchos casos- de autoridades locales, como les ha ocurrido a los indígenas motilones quienes se vieron en la necesidad de adquirir ganado y construir casas con materiales no autóctonos debido a que las características naturales de los materiales empleados en sus viviendas eran fácil presa para la destrucción por parte de terceros quienes creían
éstas carentes de valor y quienes no suponían la existencia de derechos en el territorio. En la actualidad, concientes de la necesidad de proteger su sociedad, puesto que las reservas indígenas se han vuelto resguardos, se ven en la obligación de reclamar por lo negado el mínimo reconocimiento a su autonomía, la propiedad comunitaria e indivisible, la pertenencia indiscutible de su territorio.

Los actores armados influyen en los pueblos indígenas, ejerciendo presiones de orden violento o bajo premisas de lecciones de conducta o adoctrinamiento sobre territorialidad, apoyados en los propios conceptos filosóficos de los nativos, manifestando que la madre tierra debe conservarse, por lo tanto la riqueza del subsuelo no debe extraerse, puesto que el petróleo es la sangre de la tierra, razón que los obliga a impugnar la expropiación y reclamar el derecho a la heredad.

En el contexto general, los pueblos indígenas manifiestan con diferentes nombres su identidad con la tierra y con lo que en ella existe, llamándola por nombres como derecho mayor, pachamama, territorio ancestral. Pero mas allá de nombres, existe un elemento que los cohesiona, el honor y la palabra empeñada, que es la convivencia entre diferentes etnias; todo conflicto se soluciona entre sus autoridades propias, sin intervención del Estado, consolidando un proceso de autorregulación, a diferencia de los considerados hermanos menores, los formados en la cultura occidental, donde los conflictos se solucionan después de mucho tiempo con intervención del estado y cuando en ocasiones hasta se ha procedido por vías de hecho.

Para los pueblos indígenas el significado de territorio se basa en su principio de autonomía, no como una situación de dominio sobre un lugar, sino que implica y requiere la posibilidad de la toma de decisiones sobre lo que les pertenece por naturaleza propia. Para ellos sencillamente no puede existir la demarcación, comarca,
zona, faja o franja, debido a que ellos se consideran uno con el universo; por esto el territorio en su planificación no debería limitarse a la visión occidental. Ahora bien, si para quienes estamos formados en la concepción occidental y la racionalidad nos lleva a dificultades poder dimensionar el universo ¿cómo entonces discutimos sobre la concepción de los indígenas de su territorialidad indivisible y cosmogónica? Su forma de dimensionar el territorio lo efectúa no con elementos o mojones físicos de referencia sino desde el punto de vista de la imaginación de sus sentidos, hasta donde la vista alcanza el paisaje, el horizonte, donde su capacidad física le permite la explotación del medio y su sustento.

La pérdida del lenguaje, la evangelización, la adoración a los iconos del cristianismo, el desalojo de sus hábitats de origen, fueron los primeros pasos en el desconocimiento de los derechos de las comunidades indígenas; si en las circunstancias anteriores se ha negado la propiedad legitima de sus valores autóctonos, valdría la pena preguntarnos ¿cómo va a ser de ahora en adelante que se avecinan propuestas de globalización? o, más aún ¿qué participación tienen o tendrían los indígenas en las mesas de negociación? Si en la actualidad no existe un reconocimiento claro del Estado a pesar de las legislaciones vigentes, más fácil queda a las compañías extranjeras explotar, por ejemplo, los recursos hídricos y pesqueros de territorios que son parte de etnias
indígenas, amparados bajo la tesis de ser un bien común para la nación. Las otras desventajas se presentan cuando los territorios son entregados en concesión a operadores internacionales, efectuando reforestaciones con especies no propias del lugar, en detrimento de especies nativas. Se suma ello la falta de zonas de trabajo o
de parcelas para los indígenas, forzándolos a entregarse como mano de obra barata bajo la modalidad de salarios o jornales para poder sobrevivir, redundando en un nuevo proceso de culturización por la perdida de sus propios valores.

La posibilidad de equilibrio entre hombre y naturaleza se logra en la medida que exista la correlación tierra – territorio para los indígenas, para dar aplicabilidad a los principios que establecen ellos de orden mediante lo mítico, lo sagrado, lo espiritual y lo cosmogónico, que es la fuente de la vida. Pero tierra y territorio no pueden
confundirse. Tierra no es una parcela de donde se extraiga el sustento, por el contrario, debe ser el elemento de la sostenibilidad en el tiempo. Territorio sí debe ser el espacio vital para desarrollar sus actividades culturales y, ligadas a esta, la economía, la política, lo social y lo sagrado; por ende, no es el bien inmaterial individual sino el
bien de propiedad colectiva que, lleno de significados, reivindique sus tradiciones y el legado de sus ancestros, para dar un auténtico valor a su cultura.

mapuches4

CONCLUSIONES

Si se formulara tanto en los municipios como en los departamentos una reestructuración política que comprometa ámbitos administrativos partiendo desde lo espacial, con la inclusión no sólo de las comunidades indígenas sino también de las etnias que hacen parte de las negritudes y campesinos, se manifestaría una posibilidad alterna en la redistribución equitativa del territorio. Efectuándose una intervención político
administrativa con verdadera participación social donde se asuman deberes, responsabilidades y con justicia, probablemente garantizaría una eficiencia en el ordenamiento territorial.

Aunque en la actualidad se han empleado modelos importados para el manejo o la formulación de la administración del territorio las cuales ha tenido premisas de orden económico y social, se debe hacer mayor énfasis en el manejo de los planes de ordenamiento territorial con variables de la situación real del país, ello incluye una verdadera actitud en la conservación de las reservas forestales y/o naturales, puesto que las intervenciones de orden capitalista han invadido predios que conservan la biodiversidad especialmente la de los asentamiento indígenas y que gracias a la reacción de estas comunidades, al parecer son las únicas que han tratado de impedir el desastre ecológico de nuestro país.

En los planteamientos y análisis de los planes de ordenamiento territorial se estudian los usos del suelo pero estos no obedecen más que al análisis de lo existente producto de las actividades actuales; cabría la posibilidad de hacer un estudio más profundo que logre inclusive analizar una modificación a los límites territoriales que formulen la actividad reguladora del suelo desde la producción artesanal, el monocultivo, la agricultura y
ganadería intensiva rotativa, entre muchos otros, y probablemente la aplicación de principios mítico-religiosos que proveen la regulación, estableciendo lugares sagrados de igual manera como lo consideran las comunidades indígenas facilitando la recuperación de áreas y poblaciones que han sufrido impactos por el uso intensivo.   Más allá de la aplicación de límites de territorio, de resguardos indígenas, de la protección étnica, es eliminar el concepto de desalojo y despojo al que se les ha sometido a los pueblos indígenas ancestrales, es el reconocimiento de la Nación Colombiana a su propia autonomía, reflejada en el respeto a las decisiones propias o inherentes a cada etnia, inclusive desde la parte legislativa y desde la formación educativa como parte de nuestro patrimonio multicultural.

Si lográramos una concertación más amplia sobre la participación de las comunidades indígenas, en correlación con las corporaciones regionales autónomas, no veríamos a los planes de ordenamiento territorial como una herramienta exclusiva de forma de poblamiento del territorio, sino como un instrumento de equidad territorial y planificación del uso sostenible del suelo. Por ello no encontraríamos como sucede en la actualidad, la inmersión de indígenas en las cabeceras municipales como relegados de su propio medio ambiente natural, en detrimento de su orgullo e identidad, y como factor desequilibrante de las mismas ciudades, al hacer parte de la población
emergente marginada, desarraigo producto de la modernidad. La concertación partiría del reconocimiento a las etnias de sus jurisdicciones indígenas.

Gustavo Adolfo Agredo Cardona, Arquitecto, Profesor Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ingenieria y Arquitectura, Manizales 2006-11-10 (Rev. 2006-11-23)

Fuente: Redalic.org  – Sistema de Información Científica – Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

 

 

Supervisores de CABA expresan su preocupación ante el avance autoritario del Estado

El valor de la palabra

 

docentes santiago

Decaración de los Supervisores de CABA

Declaración conjunta en relación a los sucesos de público conocimiento acerca del tratamiento de la desaparición del joven Santiago Maldonado en las escuelas, y la puesta en marcha de un mecanismo de denuncias contra aquellos docentes que aborden el tema en las aulas, los abajo firmantes, Supervisores del Ministerio de Educación del GCABA de diferentes Niveles y Modalidades, manifestamos nuestra preocupación por algo que nos parece un avance sobre la libertad de cátedra, derecho constitucional relacionado con la libertad de expresión explicitado en nuestra Carta Magna.

 

Queremos señalar que las problemáticas sociales de alto impacto, penetran en las aulas de manera espontánea, y los docentes debemos considerar, asentados en la ética profesional, y la solvencia conceptual, su tratamiento con seriedad y apertura, de manera tal que su abordaje permita desmontar falacias, y construir reflexiones fundadas. Asimismo, destacamos que la problematización de este tipo de emergentes sociales, están debidamente encuadrados en los lineamientos curriculares vigentes, que contemplan temas referidos a los DDHH, convivencia responsable, normas de la democracia, y educación ciudadana.

bullrich politica

El ex ministro Bullrich haciendo campaña en una escuela

En tal sentido, es necesario subrayar que la desaparición del joven Santiago Maldonado, está caratulada por la Justicia como Desaparición Forzada de Persona. Esa figura jurídica, alude a aquella desaparición ocurrida en el marco de una represión estatal. No es cualquier desaparición. Es una desaparición perpetrada por el propio Estado, lo cual la convierte en un hecho de gravísimas consecuencias, ya que deja al cuerpo social a merced de la arbitrariedad de quienes están para cuidarnos. De ninguna manera esto implica desconocer la gravedad de otras desapariciones. Pero sí es imprescindible subrayar, desde la escuela, la especificidad de este tipo de desapariciones, porque constituyen una forma de terrorismo de Estado. Los alumnos y alumnas, tienen que manejar estos conceptos, para encuadrar el suceso con pertinencia e interpretar el devenir de los hechos que ratificarán o refutarán la hipótesis planteada en la carátula. Nos guste o no, en la escuela ingresa el planteo. Los propios alumnos motivados por los medios de comunicación que instalan el tema, hacen preguntas. ¿Por qué habría que hacer silencio? No lo entendemos.

 

La escuela ayuda a encuadrar, a ponerle un borde al desborde mediático, a reflexionar con más calma. ¿De qué manera el silencio contribuiría mejor a ello? ¿Cómo no hablar de todo lo que resuena socialmente? ¿Cómo prohibir un tema de semejante sensibilidad? ¿Cómo permitir que se ensucie a las personas que buscan pensar y reflexionar, acusándolas de desestabilizadoras? ¿Cómo permitir calificar de partidario un reclamo emanado de miles de ciudadanos de los más diversos partidos e ideologías? ¿Cómo no usar la Escuela Pública para que los niños desde muy temprana edad, comprendan que las fuerzas de Seguridad están para cuidarnos y no para disponer de la vida y la muerte de los ciudadanos? ¿Cómo ignorar semejante hecho, con la historia que ha marcado a este país en el pasado reciente? ¿Por qué no podemos hablar de eso? ¿Por qué no podemos abrir el debate, para que entre todos arribemos a una conclusión basada en la reflexión crítica y en la legislación vigente? ¿Bajo qué criterios el Ministerio decide qué temas son pasibles de ser tratados en las aulas, y cuáles no? ¿Cómo puede ser que el propio Ministerio genere estrategias persecutorias y permita que los medios de comunicación estigmaticen a los trabajadores de la educación, con la consiguiente peligrosidad que implica azuzar los ánimos de la comunidad contra ellos?

donde esta santiago

¿Dónde está Santiago Maldonado?

Es importante destacar que el PRO es el partido GOBERNANTE, por voluntad popular en elecciones libres y como tal, no se lo interpela ya como partido, sino como quien gestiona el Estado, lo público, lo común a todos. Cuando se lo critica, o se le piden explicaciones, no se está atacando a un partido, sino que se está ejerciendo el derecho constitucional de peticionar ante las autoridades.

Nos parece peligroso, y absolutamente antipedagógico y autoritario, establecer temas inabordables, cuyo silencio no hace más que agigantar las versiones injuriantes sobre la víctima, las sospechas, y finalmente la ruptura del tejido social. La palabra, el diálogo, la contraposición respetuosa de posturas, permite, por el contrario, acceder al conocimiento como construcción colectiva, estimulando el ejercicio democrático. La prohibición de la palabra, sólo permite habilitar la persecución y el miedo.

Por todo lo expuesto, dejamos expresado en este comunicado, que nosotros queremos en las escuelas a nuestro cargo, la vigencia de plena libertad emanada de las leyes, para abordar, si así lo quisieran, con criterio pedagógico y republicano, cualquier temática de relevancia social. La desaparición de Santiago Maldonado, no puede ser la excepción.

PATRICIA BIELE – MARÍA NIEVES BRITO – OSCAR MOYANO – CLAUDIA VALLES

LAURA INVERNIZZI – LAURA ABATE – PABLO BENITO – BEATRIZ MORANDI

MARÍA EUGENIA RUBIO – MARÍA LAURA TRILLO – FABIANA RECALT

PAULA GABISON – ALBERTO FIGUEIRA – MÓNICA SAUCEDO – LINO OSORIO

LILIANA MARCEL MENDOZA – GRACIELA SCHMIDT – MAZZUGLIA ADRIÁN

SABELLA ADRIANA – CEPELLUTO ELÍAS – CASAL VANESA – ERSCHEN MARÍA LAURA

GRABIRELA ELENA CABEZÓN (JUB) – RITA DOMINGUEZ (JUB)

MARÍA INÉS VEGA (JUB) – SUSANA SALERNO (JUB) – SILVIA PALERMO (JUB)

ENRIQUE RUIZ (JUB) – MÓNICA PREVITERA (JUB) – MERCEDES CANOSA (JUB)

VERÓNICA MORAL (JUB) – MARÍA CRISTINA DI MARIO (JUB) – JJOSÉ FORNI (JUB)

Historia del “Polaquito” o Cómo exponer en la TV a un niño de 12 años en caída libre y sin protección alguna

lanata2

Lanata retroalimenta a un público que estigmatiza por ser pobre, “negro” y marginal.

Hace unos días el periodista Jorge Lanata difundió en su programa PPT una entrevista a un chico de 12 años al que apodan “el Polaquito”. La entrevista ocurre en la calle y si bien lo que va diciendo el niño es aterrador, no te deja de sorprender el abordaje televisivo de la charla.

¿Cuál es la idea de mostrar a un menor de esta manera, en un programa de televisión? lo primero que uno siente es que el pequeño está absolutamente expuesto, porque si bien no se le reconoce la cara, sí se percibe claramente su voz, el diálogo se produce en su barrio a un par de cuadras de donde vive  y se utiliza todo el tiempo el “apodo” verdadadero de él, todos sabemos que en determinados ambientes el “apodo” cuenta más que el nombre a la hora de identificar a una persona. O sea que en su lugar, en su barrio o en su villa todos ya pudieron reconocerlo, gracias a la Tele.

Una exposición de tal magnitud sobre un chico de 12 años que practicamente no tiene quien lo defienda, quien lo proteja o simplemente quien lo abrace no augura algo positivo. Además deberíamos pensar qué provoca este tipo de notas en el espectador ¿un sentimiento de justicia y de solidaridad hacia un menor criado en la calle? o ¿una sensación de miedo frente a un delincuente que habría que tratar de eliminar de alguna manera? Además esto coincide con un momento en que sectores oficialistas tratan de bajar la edad de imputabilidad, para lograr meter presos a chicos. Quizás se trate de una casualidad nada más.

0000359875

Juan Grabois – Jorge Lanata. Dos miradas diferentes que nos obliga a pensar: la marginalidad por un lado y el negocio televisivo por otro

La búsqueda del raiting tiene que tener algún tipo de límite, sin embargo sabemos que Lanata es afecto a los shows televisivos y de gran impacto, a veces sin muchos escrúpulos. Todo sea por mantener la audiencia y estar en boca de todos durante al menos unos días.

Si esta misma entrevista se le hubiera realizado a un chico de clase media o alta seguramente el canal hubiera tomado otros recaudos, ante el tomor de una posible y justificada reacción por vía judicial de la familia. Pero en este caso ¿quién se va a poner del lado del “Polaquito”?. Y sin embargo lo hubo, en una comunicación telefónica el dirigente social Juan Grabois, le plantea a Lanata estas cuestiones, lo que derivó en una agresiva discusión en la que el periodista demostró una falta de profesionalismo increíble.

A continuación el video del programa radial de Lanata en radio Mitre, en el que se puede oir la discusión de Grabois con el periodista ocurrida días después de de la emsión de PPT en donde aparece el niño del que estamos hablando. Tomate unos minutos y escuchala, no tiene desperdicio.

El video de PPT donde aparece el reportaje al niño aún se encuentra en internet, donde lo podes buscar y ver, y sacar tus propias conclusiones.

En CABA casi 6000 personas duermen en la calle todos los días

gente1

Vivir en la calle: frío + miedo + hambre

El Ministerio Público de Defensa asegura que son casi 6000 personas quienes duermen diariamente en la calle. El gobierno de CABA lo niega, dice que son solo 1.066. Pero es un hecho de la realidad que cualquier porteño que transita la calle lo puede ver: cada vez hay más gente viviendo en las calles de la ciudad, lo observas en entradas de lugares públicos, o de comercios cerrados, a veces en galerías, debajo de las autopistas, algunos hacen pequeñas barricadas con cartones para protegerse del frío.

Podés ver ancianos y jóvenes, madres con sus chicos y hasta familias enteras. Solo el Sr Horacio Rodríguez Larreta no se da cuenta del aumento de la cantidad de personas que sobreviven a esta situación. Solo de pensar en los días de frío que estamos pasando para sentir dolor, rabia, verguenza de que en el distrito más rico del país no se puedan solucionar estas cuestiones

Este censo fue realizado por el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, la Auditoría General Porteña, la Defensoría del Pueblo y más de 50 organizaciones sociales, políticas y barriales, las que advierten que la cifra de personas en situación de calle en la ciudad es en realidad 4,5 veces mayor de lo que dice el Gobierno porteño.

Algunos números: el censo arrojó que en total 5.872 personas se encuentran en situación de calle en la Ciudad de entre los cuales 4.394 duermen efectivamente cada noche en la calle y otros 1.478 que utilizan la red de alojamientos transitorios nocturnos como paradores del gobierno porteño o de otras instituciones.

Los menores: el 86,5% de las personas en situación de calle es mayor de 18 años, de las cuales el 20% no tiene documento de identidad ni se encuentra en trámite para conseguirlo. El 49% de los adultos se encuentra solo y un 12% se definió como grupo familiar en la calle.

A la escuela a pesar de todo: El 73,6% de los menores que se encuentran en situación de calle concurre a la escuela (25% en el nivel inicial, 52% en primaria y 18% en el secundario) “Es de destacar la alta concurrencia a pesar de las enormes dificultades para los chicos la situación de calle sostener la escolaridad.

¿Y cuántos más?: el informe advierte además que en la actualidad hay otras 20 mil personas en serio riesgo de caer en situación de calle. Se trata de personas con sentencia de desalojo, personas que viven en hoteles bajo un subsidio habitacional o amparos judiciales, quienes duermen en estructurales temporales o asentamientos, personas institucionalizadas en cárceles, hospitales generales y hospitales monovalentes (salud mental) con posibilidad de egreso y que no tienen donde ir una vez que vuelvan a la calle.

Fuente: Minuto1

 

 

« Entradas Anteriores