Ciencia: La vida en la Tierra pudo haber surgido de otra manera

Read MoreCienciaFayerWayer

Las biomoléculas: proteínas, lípidos, carbohidratos y los ácidos nucleicos, ADN y ARN, se llaman así porque son la base de la vida, al menos como la conocemos.

Pero ninguna molécula por sí sola está viva, sino que al combinarse e interactuar de cierta forma surgen las propiedades a la vida.

Eres tu ADN

Uno de los ácidos nucleicos, el ADN es común en todos los seres vivos de la Tierra, por eso es que conocer cómo llegó a existir, respondería también nuestras dudas sobre los inicios de la vida en el planeta.

El ADN, ácido desoxirribonucleico, contiene la información genética, las instrucciones que conforman a un ser vivo funcional con ciertas características: lo que hace que un panda sea un panda está en su ADN.

El ARN, ácido ribonucleico, también está presente en todos los seres vivos y participa en aspectos de la expresión genética. Además, tal vez hemos aprendido que es la forma en que muchos virus, como el SARS-CoV-2, tienen codificado su material genético.

Ahora queda muy claro que el ADN y el ARN regulan los procesos de producción de proteínas en los seres vivos, también conocemos que se autorreplican o copian.

Vida Silvestre

ARN pegajoso

Pero sabemos poco sobre cómo iniciaron estos los procesos de copiado de los ácidos nucleicos, los que hacen que los genes se pasen de generación en generación.

Existen diferentes hipótesis que explican esto, como la del mundo del ARN, que sugiere que la vida en la Tierra empezó de una sola molécula de ARN que comenzó a copiarse a sí misma.

Una complicación de esta explicación es que las moléculas de ARN pueden copiarse entre sí, pero cuando lo hacen quedan muy bien pegadas.

Entonces para separarse y replicarse, necesitan de otras moléculas: las enzimas que son también biomoléculas, pero deben haber aparecido mucho después en la historia de la vida.

Coronavirus: estos son los avances para la cura parte 4

Mundos paralelos

Un estudio reciente muestra que es posible que los inicios de la vida vengan de un mundo combinado del ARN y del ADN.

Los experimentos realizados por un grupo de químicos del Instituto Scripps, en California, muestran que cuando el ARN y el ADN se combinan para copiarse, estos pueden separarse por moléculas más simples.

Probaron que el diamidofosfato, DAP, una molécula orgánica pequeña, podría cumplir con esta función.

Aunque los resultados son preliminares sin duda muestran un camino interesante de explorar que además puede tener implicaciones prácticas.

Por ejemplo, las pruebas de PCR para diagnosticar COVID-19 necesitan de enzimas que son también son compuestos muy delicados de tratar. Así que tal vez saber más del origen de la vida en la Tierra, nos pueda ayudar a preservarla.

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario