La segunda ola también podría obligar a imponer restricciones en las escuelas

En la provincia de Buenos Aires, la preocupación por el aumento de casos de coronavirus es tan alta que ya están dando a conocer posibles medidas en caso de que la curva de contagios siga aumentando. El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, aseguró  que el crecimiento de los contagios viene siendo «muy rápido» y remarcó que las medidas restrictivas a la circulación pueden no ser «suficientes» y dijo que ya piensan en reducir la presencialidad en las escuelas, la ministra de Gobierno bonaerense, María Teresa García, afirmó que el sistema de salud «se está desbordando» y criticó a Horacio Rodríguez Larreta y la directora de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud bonaerense, Teresa Varela, advirtió en declaraciones a AM 750 que, «con esta velocidad de casos, en un mes colapsa el sistema de salud de la provincia».

«Venimos en una velocidad de crecimiento muy rápida. Encontramos las variantes de Manaos y Gran Bretaña en la Provincia«, indicó el viceministro bonaerense en declaraciones radiales. Respecto al impacto de las medidas tomadas por Nación, sostuvo: «Hemos visto un buen nivel de acatamiento, pero no sabemos si con esto es suficiente». 

«Lo que más priorizamos es la vida. Nadie tiene derecho en poner en riesgo la salud de los demás«, consideró el funcionario.

Asimismo, adelantó que «está contemplado reducir la presencialidad en las escuelas si hay mucha circulación viral». En tanto, remarcó que «por ahora» no se vieron «brotes en las escuelas», ya que «los docentes y estudiantes se contagian de la misma forma que su comunidad». En declaraciones al programa Fuego amigo que se emite por Canal 9, Kreplak señaló que «todas las actividades que no sean indispensables podrían ser suprimidas, aunque esperamos no tener que hacerlo. Trabajamos 24 horas por día en este tema y esperamos que no haya grieta política».

«Estamos haciendo estudios con las vacunas de eficacia clínica y producción de anticuerpos», afirmó. En el mismo sentido, aclaró respecto a la baja eficacia de algunas vacunas chinas, que «la vacuna de Sinopharm está funcionando bien». «A los equipos estratégicos de salud queremos garantizarle la segunda dosis lo antes posible. El resto tiene que esperar a que le llegue el turno» , concluyó. En las últimas 24 horas fueron notificados unos 15.262 en todo el país, de los cuales la mayoría de ellos corresponden a la provincia de Buenos Aires. Desde el Gobierno bonaerense aseguran que la curva de contagios es «casi vertical» por lo que es necesario que se respeten todas las medidas de cuidado.

Por su parte, la ministra de Gobierno bonaerense, María Teresa García, afirmó  que el sistema de salud «se está desbordando» debido al rápido crecimiento de contagios de coronavirus en territorio bonaerense, por lo que pidió a la población «extremar» las medidas de cuidado y el cumplimiento de los protocolos.

La funcionaria provincial remarcó que «la circulación del virus adquirió una velocidad que no tuvo el año pasado, cuando el pico de la curva de crecimiento nos llevó dos meses» y enfatizó que «hace 15 días que tenemos un crecimiento de la curva casi a modo vertical».

«La postura de la provincia es de muchísima preocupación porque al ver cómo se comportó la segunda ola en países vecinos como Chile, la desgracia que se vive en Brasil, Paraguay o Uruguay, no hay ninguna razón que indique que no nos va a pasar a nosotros», dijo García y pidió «extremar las medidas de cuidado básicos y aislamiento», mientras el Gobierno «acelera el plan de vacunación».

En ese marco, la funcionaria criticó la postura del Gobierno porteño de rechazar la imposición de medidas de restricción más duras al afirmar que «Horacio Rodríguez Larreta está jugando muy al límite porque no sólo los casos están creciendo aceleradamente, sino que el sistema sanitario ya está al borde».

«Es probable que se consigan más camas o respiradores, lo que vamos a estar en crisis es con el personal de salud, intensivistas y enfermeras, que está agotado», remarcó.

En ese marco, apuntó que «hay distritos de la provincia, como La Plata, Olavarría o Trenque Lauquen, que tomaron medidas mucho más severas que las indicadas por el Gobierno nacional por el alto crecimiento de casos y la situación de su sistema sanitario, porque los intendentes ven que la cosa se puede ir de las manos». Finalmente, subrayó que «todavía no se discutió la suspensión de clases presenciales» en el territorio.

La directora de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud bonaerense, Teresa Varela, advirtió en declaraciones a AM750 que, «con esta velocidad de casos» de coronavirus, «en un mes colapsa el sistema de salud de la provincia» de Buenos Aires. «Tenemos una carrera entre el aumento de casos y la campaña de vacunación», resaltó Varela, aunque remarcó que se requerirían al menos 5 semanas para completar la «vacunación de adultos mayores y que desarrollen la inmunidad adecuada».

En ese contexto, dijo que si el crecimiento de casos sigue durante las próximas 5 semanas, se «va a superar la capacidad del sistema de salud». «Con esta velocidad de ocurrencia de casos, en un mes colapsa el sistema de salud de la Provincia, por eso estamos evaluando distintas estrategias», advirtió. 

En esa línea, comentó que «se están tomando todas las medidas que corresponden para al menos tener estructura preparada si ocurre», y aclaró que se intenta evitar «llegar al punto de colapso».

Read MoreEl país | Página12

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario