Desde la cárcel, Ricardo Jaime cobrará una jubilación de la provincia de Santa Cruz

Ricardo Jaime, exsecretario de Transporte de la Nación, comenzará a cobrar una jubilación de la provincia de Santa Cruz, donde desempeñó tareas en la gestión pública entre 1984 y 1999.

El 16 de enero pasado, el exfuncionario cordobés cumplió 66 años. A los 65, comenzó a gestionar los trámites necesarios para acceder al retiro. Hace unos días, la Caja de Previsión Social de Santa Cruz le concedió el beneficio jubilatorio, según reveló Opisantacruz.

El diario online Winfo reveló que Jaime aportó durante 16 años, 9 meses y 3 días a la Caja de Previsión Social de Santa Cruz y otros 15 años, 2 meses y 21 días a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Viviana Carbajal, vocal de la Caja santacruceña, dijo que Jaime “se jubiló sujeto a derecho”, aunque subrayó que ella se negó a firmar el trámite y manifestó su disconformidad con el asunto, debido a “la conducta indecorosa de la persona”. La funcionaria no dijo cuánto cobrará el convicto, o si percibirá un retroactivo.

Silvia Bande, presidenta de la Caja de Previsión Social (CPS), también coincidió con que la jubilación de Jaime “está ajustada a derecho”.

Ascenso y caída

Jaime, que nació en la ciudad de Córdoba, emigró a Santa Cruz en 1984, aprovechando el boom del petróleo que se vivía en esa zona de Argentina durante aquellos años. En Caleta Olivia, ejerció como titular de la Dirección Nacional de Catastro entre 1984 y 1987 y como miembro del Concejo Deliberante entre 1987 y 1991.

Militante peronista, el agrimensor del Frente para la Victoria se hizo amigo de Néstor Kirchner y comenzó a trabajar para él. Se desempeñó como Secretario General de la Gobernación desde 1991 a 1996 y presidente del Consejo Provincial de Educación entre 1996 y 1999.

Aquel fue el último año en el que Jaime vivió en Santa Cruz. En 1999 regresó a Córdoba y asumió como viceministro de Educación de José Manuel de la Sota. El ministro era Juan Carlos Maqueda, actual miembro de la Corte Suprema de Justicia.

La carrera de Jaime continuó en ascenso: en el año 2003 se sumó al gobierno de Néstor Kirchner como secretario de Transporte de la Nación. Desempeñó el cargo hasta 2009, cuando las sospechas de corrupción fueron demasiado evidentes y lo obligaron a renunciar.

Desde entonces, no se conoció que volviera a “trabajar”.

Causas

Durante sus últimos años en libertad, Jaime vivió una vida ostentosa. Tenía un avión de US$ 4 millones, un yate de US$ 1 millón, casas en barrios privados, automóviles de alta gama, joyas de oro y piedras preciosas y hasta un hotel que -según dijo- le “regaló” uno de los empresarios que coimeaba. Jamás pudo justificar el origen de sus bienes.

Jaime confesó, en octubre de 2015, que cobraba sobornos a las empresas que debía controlar mientras ejerció como funcionario de los Kirchner. Recibió la condena de un año y medio de prisión y la inhabilitación para ejercer cargos públicos por el plazo de dos años.

En la actualidad, acumula sentencias en contra y procesamientos varios. Hasta el momento, la Justicia lo halló culpable de robar pruebas durante un allanamiento, de coimear a empresarios y de defraudar a la administración pública. Fue condenado por “descarrilamiento culposo” por el caso de la Tragedia de Once, en la que murieron 51 personas. Recibió siete años de prisión, agravados por el abuso de autoridad y el incumplimiento de deberes de funcionario público.

El cordobés está en la cárcel desde el 2 de abril de 2016. En los próximos años, deberá enfrentar a la Justicia por haber cometido presuntamente estos delitos: dádivas, enriquecimiento ilícito, irregularidades en el otorgamiento de subsidios, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, asociación ilícita, desacato a la autoridad y encubrimiento de lavado de dinero.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario