La curva de casos de Covid-19 vuelve a subir y podría haber un cierre mayor los fines de semana en el Amba

La cantidad de casos de Covid-19 comenzó a crecer otra vez en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y otros distritos del país, por lo que se estudian nuevas restricciones para reducir más la circulación social como por ejemplo la ampliación del aislamiento de la noche a todo el fin de semana.

Una de las medidas que analizaron ayer en Casa Rosada los Gobiernos nacional, bonaerense y porteño consiste en cerrar la circulación para no esenciales entre las 20:00 del viernes y las 06:00 del lunes, al menos por tres fines de semana. Pero no lo definieron y habrá nuevo debate el jueves.

El viernes vence del DNU vigente actualmente. Y por el nuevo aumento de casos, en la Ciudad ya admiten que están dispuestos a cerrar las escuelas por dos o tres semanas, con fecha concreta de reapertura. Hay una fuerte presión de las clínicas privadas, porque el sistema privado de salud está con máximo estrés.

La utilización de las camas de terapia intensiva en el AMBA saltó ayer al 76,2% y alcanzó el 72,2% a nivel nacional, con 5.813 ocupadas, un nuevo récord por quinto día consecutivo. Un sondeo de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) indica que hay ocho provincias con una ocupación superior al 90%.

La SATI señaló que las jurisdicciones con mayor tensión sobre su sistema sanitario son Catamarca, Mendoza, Neuquén, San Juan, Buenos Aires, Córdoba, Corrientes y Misiones. Con algunas ciudades populosas en las que ya no hay resto.

Otro dato que muestra el agravamiento de la segunda ola de la pandemia es el de las muertes: ayer hubo 745 fallecimientos informados, el mayor nivel desde que el Sar-Cov-2 llegó al país en marzo de 2020. Desde entonces, al menos 71.771 personas han muerto por la infección.

Según fuentes del Gobierno nacional, al presidente Alberto Fernández le preocupa el AMBA pero se incrementó el nivel de alarma sobre otras zonas del país, en las que incluso hay menor infraestructura para afrontaron una situación de máxima tensión.

Algunos gobernadores empezaron a tomar decisiones. Catamarca y Santa Fe aplicaron nuevas medidas desde ayer y Corrientes anunció que toda la provincial volverá a Fase 3. El lunes habían puesto en marcha más restricciones en Santiago del Estero, San Juan y San Luis.

Ayer Fernández aclaró que las gestiones de esta semana no apuntan a volver a una “fase 1” del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO). “Ahí ya tengo un problema sociológico. La gente no lo resiste”, dijo en declaraciones a Radio 10.

Sin embargo, indicó que se deben mantener las restricciones para reducir la circulación de personas. “Me parece que, en estos términos, debemos seguir”, expresó. En ese tono se habló por la tarde en la Casa Rosada.

El 6 de abril, en la Casa Rosada leyeron una proyección del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IMHE, por sus siglas en inglés) con sede en Washington que preveía para julio más de 104.000 muertos por Covid.

Sobre esa base, Fernández avanzó con restricciones anunciadas en solitario, lo cual devino en un escándalo político. La tendencia de fallecimientos se ralentizó al principio, pero ahora volvió a acelerar. Y el IMHE prevé 116.581 muertos para septiembre si no se toman nuevas medidas.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reunieron con los jefes de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, y porteño, Felipe Miguel; y con los ministros responsables de las políticas sanitarias en esos distritos, Daniel Gollan y Fernán Quirós, respectivamente.

El ministerio de Salud de la Nación reportó ayer que hubo 35.543 casos, de los cuales el 50,8% están en Capital Federal y el territorio bonaerense. Y el resto en el interior. Con un índice de positividad que también viene en ascenso y se ubica en el 31,8%.

Al finalizar la reunión, fuentes del Gobierno porteño dijeron que en la reunión hubo “plena coincidencia” sobre la preocupación que genera el aumento de casos y sobre la necesidad de incrementar las restricciones.

“Los casos venían bajando, dejaron de bajar, se estabilizaron en un promedio alto y empiezan ascender. Si ese ascenso se mantiene estos días, se tomarán medidas adicionales de manera coordinada”, dijeron las fuentes porteñas.

Antes de ingresar a la Casa Rosada, Gollán se expresó en sintonía. “Ha dejado de bajar la curva y está aumentando”, dijo. “Hay inflexión hacia arriba. El Conurbano siguió con una pequeña tendencia declinante, pero en el Interior provincial continuó aumentando bastante”, precisó.

Además dijo que “las expectativas acerca de que continuara una tendencia de caída en esta semana ya están definitivamente terminadas en cuanto a la consideración de que eso pueda seguir sucediendo”.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario