Murió de coronavirus un enfermero de Santa Fe que estaba vacunado con dos dosis de Sputnik V

Un enfermero del hospital Roque Sáenz Peña, en la ciudad de Santa Fe, murió este lunes por complicaciones derivadas del Covid-19.

Según informó el diario La Capital, Rubén Bentos (55) completó semanas atrás el esquema de vacunación con ambas dosis de la Sputnik V. El trabajador de la salud era insulinodependiente y se reincorporó a sus actividades tras ser inoculado.

Gabriela Cáceres, enfermera y compañera de trabajo de Rubén, dijo: “Hoy nos toca despedir a un compañero más, con mucha tristeza y angustia. Era un gran compañero, supervisor del área, entró por concurso. Hacía más de veinte años que trabajaba en salud pública. Trabajó primero en el Carrasco y hace cinco años pasó al Roque. Era una persona con gran empatía”, lamentó.

“Tenía las dos vacunas pero no por eso estaba libre de tener la enfermedad, sabemos que las vacunas solo disminuyen la mortalidad”, dijo la mujer.

“Hace mucho que venimos reclamando mejores condiciones de trabajo. No queremos ser aplaudidos, no nos sirve, queremos que nos cuiden”, pidió.

“En lo que tiene que ver con recursos humanos, el personal de enfermería sigue trabajando pese a tener comorbilidades y nos suspenden vacaciones. Venimos pidiendo que traigan gente nueva como política de salud pero no lo hacen. Esperábamos 18 personas y llegó apenas una nueva”, continuó.

“En la maternidad no se respeta el distanciamiento. Además de médicos y enfermeros entran padres, familiares, las camas están muy cerca. Tampoco tenemos elementos de protección correspondientes. Nada de esto se visibiliza y nos seguimos muriendo”, criticó.

Luis Perreta, jefe del área de Enfermería del hospital Roque Sáenz Peña, dijo que Rubén “era un gran compañero. Muy solidario. Siempre nos sorprendía con sus habilidades gastronómicas. Para nosotros fue un golpe muy duro”

“Volvió porque tenía las dos dosis, como todo el personal. La gente no tiene conciencia de lo que está pasando, lo que pasa dentro de los hospitales. Por eso uno insiste en hacer hincapié en el aislamiento, en las medidas de prevención, en el lavado de manos y el distanciamiento. Es porque vemos que no se cumple y el virus se desparrama más rápido”, subrayó Perreta.

En los últimos días, se conocieron varios casos de personas que murieron a pesar de recibir las dos dosis de la vacuna: un médico de Luque, una maestra de Vicuña Mackenna y el folklorista “Chacho” Cruz.

Sputnik V

En Rusia, se calcula que 11 millones de personas recibieron la Sputnik V en una población de 146 millones de habitantes. Las autoridades incluso ofrecieron 1.000 rublos (unos 13 dólares) a los jubilados que se inoculen. Pero la mayoría de los rusos desconfían de la vacuna, pese a las buenas críticas que recibió por parte de la comunidad científica.

Alexei Levinson, sociólogo del Instituto Levada, dijo que “los rusos simplemente no creen que la vacuna haya podido pasar todas las pruebas” y temen eventuales “efectos indeseables”.

Ania Bukina (35) dijo a AFP que no confía “en absoluto en la producción médica rusa, a causa de las reformas que el sector de la salud sufrió a lo largo de los años, que comprometieron su calidad. Prefiero esperar a que las otras vacunas estén disponibles, no solo las rusas”, cerró.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario