Solo el 30% de los docentes tienen aplicada la segunda dosis en Córdoba

A días del comienzo del receso escolar de julio los docentes comienzan a mirar el calendario que va a implicar el retorno a las aulas. El lunes 26 es la fecha indicada para que los estudiantes vuelvan a sus escuelas con un sistema mixto y una hora más de clases por día. Sin embargo, la campaña de vacunación sólo alcanzó hasta ahora con la segunda dosis a un poco menos de un tercio de los maestros.

El dato se desprende de información oficial del Ministerio de Educación de la Provincia a la que pudo acceder este medio. Según estas cifras, un 85,7 por ciento de los educadores han recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus. Pero la segunda, la que completa el esquema, fue suministrada apenas a un 30,7 por ciento de los 101 mil docentes del sistema educativo.

La cartera educativa evitó hablar del tema de la vacunación, por ser un aspecto que se define a partir de una estrategia sanitaria global. Pero sí recordó que se viene realizando un seguimiento de los protocolos para lograr una presencialidad controlada.

Además, se destacó que el personal de seguridad y de educación siempre fue considerado como esencial. Por ende, Educación espera que luego de las vacaciones invernales la campaña de vacunación haya avanzado y la cobertura sea aún mayor.

Por el momento, en sólo nueve departamentos de la provincia de Córdoba se supera el 86 por ciento de docentes vacunados, siempre con una dosis. Y 12 están en el segmento determinado entre el 80 y el 85 por ciento. Hacia abajo, sólo hay seis departamentos por encima del 72 por ciento y por debajo del 80.

El departamento Pocho alcanza el 89,1 por ciento de cobertura con al menos una vacuna. Río Cuarto, Ischilín y San Justo conforman el grupo de los que tienen al 86 por ciento de los docentes vacunados. El departamento Capital está muy por debajo del promedio, con un 81,1 por ciento de la población cubierta con una dosis.

Al respecto, el secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc), Juan Monserrat, consideró que la campaña de inmunización avanzó a buen ritmo. Pero también señaló que no hay ningún impedimento, salvo la disponibilidad de nuevas dosis, para completar los esquemas de los docentes.

“Entre los compañeros que quedan sin vacunar habría que ver cuáles son los que no se quieren vacunar, porque no tenemos ese dato. Las segundas dosis hay que empezarlas a aplicarlas en la medida que lleguen al país las vacunas o se produzcan en Argentina. Pero la logística de vacunación fue impecable y no hay ningún tipo de impedimento de este tipo”, planteó el gremialista.

Además, dijo que es importante, antes del regreso a una potencial presencialidad, volver a estudiar los indicadores y el avance de la vacunación. “Cuando las autoridades suspendieron la nocturnidad y la presencialidad educativa la incidencia de casos descendió de manera considerable. Eso es una realidad”, subrayó Monserrat.

En ese mismo sentido, el titular de Uepc pidió que se tenga presente ante cualquier medida que se disponga la cantidad de casos y la ocupación de camas. “Hace un mes estábamos muy complicados en muchos departamentos. Muy pocos estaban por debajo de una incidencia de casos alta. Eso da la pauta de que la conducta de la gente se modificó una vez que se produjeron las restricciones”, evaluó.

Transporte y comida

Monserrat también se refirió a dos aspectos que deberían resolverse en la antesala de la apertura de las aulas. Según sostuvo, es necesario un ajuste en materia de transporte público y la revisión de la asistencia alimentaria del Paicor.

“No es tan compleja la primaria, pero cuando la secundaria empieza a funcionar hay mucho movimiento de adolescentes, docentes y hasta familiares. Ese desplazamiento por el territorio se realiza en transporte público. Y ese es uno de los puntos en los que más van a tener que trabajar las autoridades”, planteó.

En cuanto al Paicor, el titular del gremio planteó que al sumarse una hora más de actividad también hay que volver a ajustar la entrega de comida. “Hasta ahora se entregó una vianda a las familias y un complemento alimentario. Pero ahora van a tener que volver a retomar la vianda caliente. Pero esto no se va a poder hacer con una alta incidencia de casos”, reflexionó.

Continuidad de ciclo

Pero Monserrat no sólo pidió un ajuste en las estrategias que el gremio considera claves para el retorno a las aulas, como la vacunación, el transporte y el Paicor. Además se refirió a los desafíos pedagógicos que, desde su punto de vista, debe afrontar el Ministerio de Educación.

En ese sentido, expuso que la tarea más relevante del momento es la revinculación de los estudiantes. “No se puede pensar en la siguiente etapa sin recuperar la cobertura educativa para los que han quedado desconectados de la escuela. Si no se vincula a los chicos con la escuela, todo el esfuerzo es inútil. Cómo se hace y con qué herramientas y con qué incentivos va a depender de las decisiones que se tomen, pero hay una gran cantidad de posibilidades”, sostuvo.

En cuanto a esto, Monserrat volvió a esbozar una de las posturas principales del gremio que encabeza: “Los docentes preferimos el trabajo en la presencialidad y siempre hemos pedido que sea en términos cuidados”. Y además agregó que Educación debe seguir respetando los derechos laborales de los trabajadores.

Además, señaló que resta saber cuáles van a ser “los recursos prioritarios”. “Hay que conocer qué tienen que saber los chicos al finalizar el ciclo lectivo. Primero lo deben conocer los docentes y luego los estudiantes, para saber qué se va a evaluar y cuándo”, expuso.

Lo anterior, dijo, es clave cuando se piensa en el próximo ciclo lectivo. “Nadie va a llevar a su hijo un 3 de enero a clases. Es imposible pensar en eso. Pero sí es necesario saber cómo se va a garantizar la continuidad educativa”, sostuvo y pidió aplicar el mismo esquema que en 2020.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario