La música de Cande Frías: “El canto también está estereotipado, al igual que los cuerpos”

Con sus canciones, sus posteos y con apenas algunos minutos de charla con Cande Frías, su relación con el feminismo queda clara, y catalogarla como artista feminista parece natural. “Siempre trato de ver las cosas con perspectiva de género, no sólo mujeres sino mujeres y varones trans, personas no binarias, etc”, reflexiona.

A pesar de eso, aclara: “Las etiquetas están buenas pero también te encasillan: cordobesa, feminista… Yo lo soy, pero no todas mis temas hablan sobre feminismo, tengo también canciones de amor. Este mercado te obliga a etiquetarte en algo. Por otro lado, todas mis canciones son una fusión de géneros, algo que me juega a favor porque son diferentes pero justamente por eso, por ejemplo, son menos comerciales, es más difícil encasillarlas”.

La artista de 26 años avanza a paso firme en la escena local, luego de sacar temas como Sorora, Canción para las personas que me gustan o Fénix. “Mi vieja tocaba algunos acordes de guitarra y de chica a mi se me metió en la cabeza aprender a tocar el resto de los acordes que ella no sabía, ahí empezó mi interés en la música”, relata sobre sus orígenes.

“Me costaba mucho continuar actividades y con la única que seguía era guitarra. Un profe me empezó a motivar para que cantara y yo era muy tímida y no me animaba. Me decía que la tarareara. Me gustaba mucho el rock pero no me encontraba en la forma de cantar de los varones y sobre todo de los del rock”, continúa.

“Me mudé a Río Tercero y fui a un cole de arte y ahí me metí más, te enseñaban fotografía, música, tenías que elegir un instrumento. Cantaba en el coro y además hacía clases de canto. Después, en 2017 cuando me vine a Córdoba a estudiar, dije: ‘Bueno, quiero dedicarme a esto’”, explica Frías.

Desafiar estereotipos

En charla y reflexión sobre los estereotipos, Cande señala: “El canto también está estereotipado, al igual que los cuerpos. Así como a las mujeres se nos impone un tipo de cuerpo también nos pasa con nuestras voces: muy afinada, no cantar muy abajo, etc. Hay un estereotipo de la voz femenina. Muchas cantantes femeninas aspiran a eso y dejan de lado la búsqueda de la propia voz. No es el caso de, por ejemplo, Julieta Venegas: la escuchás en la radio y al toque te das cuenta que es ella, es su voz, su propia voz”.

“Los varones se sienten presionados porque, por ejemplo, las malas conexiones te pueden cagar la vida. Nosotras y otras identidades tenemos una triple presión, no solamente nos pueden cagar sino que además tenemos que responder a un cierto estereotipo de como cantar, como vestirnos, mostrar el cuerpo. Mirá a Dua Lipa: no le gustaba bailar y la obligaron a aprender, me parece una locura”.

Más allá de la pandemia

“El 2020 fue una patada en la cara. Con mi batero, Nico Caro y nuestra bajista, Nadia, estábamos gestando nuestro próximo álbum. Teníamos la idea de lanzarlo a mediados del 2020”, recuerda.

Luego, su pareja, que también se dedica a la música, le propuso trabajar algo juntos a distancia: “En el segundo mes de cuarentena sacamos Alborder y yo armé el video en casa. A partir de ahí, aunque no podíamos juntarnos, empezamos a hablar con mi equipo para hacer algo. Nunca en la vida me hubiera imaginado producir a distancia y me permitió ver lo positivo: darme cuenta de que de la misma forma puedo hacer música con alguien que está en otro país”.

“Para fines del 2020 ya sacamos nuestro tercer single juntos”, resume. Y adelanta que se viene Mabel: “Es un tema un poco en respuesta a canciones como Andrea y Mabel (Pibes Chorros). Son temas que no es que no me gusten sino que no concuerdo con el mensaje. Yo me pregunto ¿quién es Mabel? Hay una cuestión de cómo se defenestra a una mujer en una canción que se vuelve tan popular. A mi me gusta dialogar con obras anteriores. Y va a contar con la participación de Oxum Maré, batucada transfeminista”.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario