Urge completar las dosis a docentes

Cuando a principios de enero de este año comenzó a configurarse la campaña de vacunación contra el coronavirus en la provincia de Córdoba, se fijaron prioridades en la atención, que contemplaban a los grupos considerados esenciales. Entre una amplia gama de actividades encuadradas en esa medida de excepción, se incluyó a los cuerpos docentes.

Sin embargo, al desglosar datos fidedignos, se arriba a la conclusión de que sólo el 30,7 por ciento de los docentes completó la segunda dosis de la vacuna.

Ese módico porcentaje se desprende de información oficial en el sentido de que un 85,7 por ciento de los educadores cordobeses ya recibió el primer componente de la vacuna contra el Covid-19 y que apenas el 30,7 por ciento logró completar las dos inyecciones.

No se trataría de un dato alentador si se toma en cuenta que algo más de 100 mil docentes componen los equipos de enseñanza en toda la provincia.

Pero hay otro entramado que amerita apurar los tiempos: el receso escolar por las vacaciones de invierno concluirá el 26 de este mes. Ese día se retomarán las clases con la presencia de los alumnos en las aulas (si bien se mantendrá el sistema mixto), por lo que urge tener a la totalidad de los docenes inoculados con las dos dosis.

Es cierto que la campaña depende de los envíos de parte de la Nación, pero es fundamental priorizar a los grupos de riesgo o esenciales.

Es pertinente aclarar que una persona es considerada médicamente vacunada cuando recibió los dos componentes recetados, salvo en casos de monodosis, que por ahora no se colocan en Córdoba.

Observar que sólo un tercio de maestros y maestras fueron convocados para completar el calendario de la vacuna es en verdad preocupante.

Desde la cartera sanitaria provincial, se apuntó que se viene ejecutando un plan de seguimiento de los protocolos, en bien de lograr una presencialidad controlada en las aulas. Con todo, se alienta la esperanza de que al término del receso se haya avanzado de manera significativa en la cobertura inmunológica.

Estamos frente a un fenómeno que excede el ámbito educativo. Ha sido también motivo de difusión el grado de desamparo que sufren en la contingencia los sectores más empobrecidos, que habitan asentamientos precarios adonde no llegan los soportes informáticos para inscribirse en el sitio que habilitó la Provincia para acceder a las vacunas.

Siempre enfocados en el caso de los docentes, los mayores índices de faltantes de segundas dosis se observan en algunos parajes del interior profundo de la provincia. Sobre todo en zonas azotadas por las carencias básicas, no sólo de una vacuna salvadora.

La inmunización y la prevención colectiva son por ahora las principales recetas para mitigar la cantidad de decesos y de contagios que se reportan a diario relacionados con la pandemia. Toda la población está comprometida, pero más aún la que realiza tareas de riesgo epidemiológico que se prometió priorizar.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario