Gremios dicen que la inflación desacelera, pero advierten que acumuló 25% solo en el primer semestre

El costo de vida de los trabajadores argentinos escaló 3,3% en junio, por lo que mostró una nueva desaceleración, aunque de esta manera acumuló un alza del 24,9% en el primer semestre del año.

El dato de junio se ubicó 0,4 puntos porcentuales por debajo del registro de mayo y resultó 0,8 inferior al del de abril, precisó en su informe mensual el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET).

Este instituto, dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y respaldado por 50 gremios de la CGT y la CTA, señaló además que, pese a la desaceleración mensual, la inflación interanual volvió a acelerarse y alcanzó el 50,3%.

El resultado tiene que ver con que salen del cómputo meses de inflación moderada (como abril, mayo y junio de 2020) e ingresan meses en donde ese indicador fue bastante más elevado. A partir de julio entonces, ese dato podría empezar a bajar.

A diferencia del relevamiento de precios que hace el Indec, el IET realiza su informe cruzando datos para determinar cómo impacta la inflación real sobre los salarios de los trabajadores formales encuadrados en diferentes gremios de la CGT y la CTA y convenios colectivos.

En este contexto, comenzaron ya en Buenos Aires a llevarse a cabo los primeros encuentros técnicos para la revisión de las paritarias firmadas en el primer semestre con un incremento anual que no superaría el 35%. Ahora, la nueva pauta “bendecida” por el Gobierno se ubica entre 40% y 45%.

Los precios más “calientes”

De acuerdo con el IET, Comunicaciones fue la división de mayor incremento en junio, con un 7,1%. Se explica por alzas del 8,2% en telefonía celular y del 6,1% en internet.

En segundo lugar se ubicó el rubro de “recreación y cultura”, que anotó un 5,4% adicional, por la suba de paquetes turísticos tanto al exterior como de cabotaje (39,7% y 41,8%) en la previa de las vacaciones de invierno (y tras el relajamiento de las restricciones de mayo).

“Equipamiento y mantenimiento del hogar” se encareció 3,8% en junio. Si bien los muebles (+2,8%) y los electrodomésticos (+0,8%) se desaceleraron (gracias al menor ritmo de depreciación del peso), la suba se explicó en buena medida por subas del 12% en el servicio doméstico.

Alimentos y bebidas volvió a aumentar por encima de la media en junio (3,5%), lo cual es atribuible al fin del programa Precios Máximos anunciado el 8 de junio, que será reemplazado por la canasta “Súper cerca” (que incluye 70 productos con precios impresos en el envase, orientados mayormente a comercios de proximidad), se informó.

El fin de Precios Máximos fue de la mano con incrementos de precios en rubros alimenticios que habían tenido relativamente pocos aumentos desde el inicio de la pandemia, como lácteos e infusiones (que subieron por encima del 6% en junio). Las carnes treparon 4,5% el mes pasado, pese al cierre de exportaciones por 30 días iniciado a fines de mayo. En tanto, las frutas y verduras permitieron descomprimir el índice, con bajas respectivas del 4,5% y el 5,6%, por motivos estacionales.

Por su parte, Vivienda subió 3,4% en junio, tanto por alquileres (3,3%) como por alzas en gas natural pautadas para junio. Otros bienes y servicios también subieron 3,4% en junio, impulsados por los cigarrillos (7,9%).

Por debajo del nivel general, se encuentra Salud (2,6%), lo cual se debe a alzas del 4,9% en medicamentos. Por último, las subas más moderadas se registraron en Indumentaria y calzado (1,4%), Educación (1,3%) y Transporte (1,0%).

Este último rubro desaceleró debido a la estabilidad en el precio de las naftas, que habían sido impulsoras de la inflación desde fines del año pasado.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario