Covid-19: Córdoba sigue con un incidencia alta aunque tiene baja mortalidad

En Córdoba sigue la tendencia a la baja en los casos y la ocupación de camas. Sin embargo, la incidencia (cantidad de infectados detectados cada 100 mil habitantes) es una de las más altas del país.

La buena noticia es que a pesar de la gran cantidad de positivos, la mortalidad (muertes por habitantes) es baja comparada a la de las otras provincia más pobladas.

Hasta el viernes pasado, nuestra provincia presentaba una incidencia de 695 casos nuevos en las últimas dos semanas cada 100 mil habitantes.

Es segundo valor más alto entre los 10 distritos más poblado del país. Solo nos supera Entre Ríos, con 920 nuevos casos cada 100 mil habitantes.

Santa Fe presenta 567 casos/100 mil habitantes. Mientras que la provincia y ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Misiones y Salta tienen ente indicada por debajo de 500. Tucumán tiene 514,6 y Chaco, 583.

El 8 de abril fue la última vez que Córdoba tuvo una incidencia de menos a 500. Y también estamos lejos del “veranito” que se vivió entre el 9 de diciembre y el 21 de febrero cuando este indicador se mantuvo por debajo de 200.

Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de Córdoba, asegura que esta incidencia alta se debe a dos motivos.

“Una realidad son los de testeos. Son pocas las provincias que tienen una política de testeo masivo y sostenida en el tiempo como Córdoba. Estamos superando los 20 mil testeos diarios”, explica.

Una estrategia de testeos ampliada como la de Córdoba implicaría que aquí se detectan más casos que en otros distritos. En Santa Fe se realizan un 50 por ciento menos de hisopados diarios que en Córdoba.

Sin embargo, la funcionaria agrega: “También es cierto que tenemos una alta circulación viral. Hay que tomar al testeo como herramienta de detección temprana para rápidamente aislar y así poder comenzar la segunda etapa del año con la presencialidad de las clases. También deben continuar los protocolos y la campaña de vacunación”.

Para Barbás hay que trabajar para que la gente perciba que el Covid-19 sigue siendo un riesgo y sostiene que deben seguir usando el barbijo, si tiene síntomas hay que testearse. “Las vacaciones o lo que pasó en la Copa América generan un aumento de casos”, asegura.

Según la funcionaria, el objetivo en las próximas semanas es evitar que el aumento de casos estrese al sistema. “Para que eso no pase hay que testear, rastrear y vacunar rápidamente. El objetivo es ese. Pensar que no vamos a tener casos sería irresponsable”, comenta.

Pico más alto

La estrategia de testeos, sumado quizás a un comportamiento más díscolo de los cordobeses, provocó que la provincia haya tenido la incidencia más alta al 1º de junio, el día después del fin confinamiento nacional de nueve días

Ese día en Córdoba el indicador marcaba 1.496 casos cada 100 mil habitantes. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires había alcanzado 1.143,7 y Santa Fe, 1,165.

De esta manera nuestra provincia comenzó a torcer la subida de casos desde un pico más alto, lo cual de alguna manera justifica la alta incidencia actual.

Mortalidad baja

La buena noticia es que durante esta segunda ola Córdoba presenta una mortalidad más baja que muchas provincias argentinas.

En lo que va del 2021, Córdoba presente una mortalidad de 81 fallecidos cada 100 mil habitantes si la provincia tuviera la pirámide poblacional del estándar. El cálculo fue realizado por Mauro Infantino, experto en análisis de datos y responsable del sitio Covidstats.com.ar.

El cálculo “estandarizado” evitar el efecto de las diferente pirámides poblacionales que tiene cada distrito. En una provincia con una población más vieja es probable que la mortalidad sea más alta porque este grupo etario presenta más riesgo de fallecer por Covid-19. Al estandarizar los datos, se evitan estas distorsiones.

Con esta medida, en Santa Fe ese indicador es de 95,2; de 152, en provincia de Buenos Aires y 115, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Este año el mayor impacto de la pandemia e relación con los fallecidos se dio en la Patagonia: 197,7 fue la mortalidad en Santa Cruz, 193,5 en Neuquén y 170,6 en Tierra del Fuego.

Otra provincia con mortalidad alta es Formosa con 176 fallecidos cada 100 mil habitantes.

Las razones detrás de esta mortalidad más baja en Córdoba pueden ser, por un lado, un sistema sanitario más robusto, mejor reforzado y con un mecanismo de atención prehospitalaria para disminuir el riesgo de que los pacientes terminen internados.

Y también la mayor escala de testeo puede ayudar a detectar casos rápidamente y así recibir atención sanitaria a tiempo. La incidencia de la vacunación en la mortalidad recién se verificaría en las últimas semanas.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario