¿Por qué es importante el reconocimiento a personas no binarias en el DNI?

El presidente Alberto Fernández encabeza este miércoles la presentación de un nuevo documento de identidad que incluye a personas no binarias, aquellas que no se identifican con los géneros masculino ni femenino, con el objetivo de garantizar el derecho a la identidad.

En los documentos de identidad y pasaportes deberá adaptarse la nomenclatura para que en el campo referido a “sexo” se pueda optar por “F” (femenino); “M” (masculino); o “X”.

La denominación “X” comprenderá a las acepciones: no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino.

“Para entender lo no binario es preciso comprender primero que el mundo ha estado históricamente organizado de manera binaria a partir de una percepción naturalista de la sexualidad –hombre/mujer; macho/hembra-”, explica Mariana Dapuez, magíster en Género y Políticas Públicas, psicóloga y autora del libro ¿Cómo implementar ESI con equidad de género? (2019).

“Desde el año 2000 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) adoptaron una definición ampliada del concepto de sexualidad que se despega de la ecuación sexo igual a genitalidad y del posicionamiento naturalista, esencialista o biologicista. A partir de allí, los teóricos sociológicos, psicológicos y de diversas disciplinas partieron de la sexualidad como una construcción influenciada por el contexto socio-histórico-cultural”, repasa Dapuez.

Y agrega: “Para el pensamiento binario solo existen dos sexos y las personas deberían poder identificarse sí o sí con alguno de los dos. Lo no binario o no binarie, en cambio, tiene que ver con una autopercepción que no entra en estos patrones avalados por el patriarcado (ser hembra o macho)”.

Dapuez considera que, en términos de construcción de ciudadanía, este reconocimiento implica que aquellas personas que desde la sanción de la ley de identidad de género podían elegir el nombre con el cual ser llamados, puedan incluir en su registro actual la identidad de género con que se autoperciben.

“Implica la visibilidad de ser considerades sujetos de derechos de otro modo, que no es el binario, para ser nominados como les guste. Ahí entra el lenguaje inclusivo como una necesidad”, refuerza la psicóloga.

Y resume: “Tu anatomía no define la identidad de género. La identidad es una cuestión compleja que se materializa en la autopercepción, ¿quién/qué siento que soy?”.

Conceptos básicos

Identidad de género. Hace referencia a la autopercepción de un sujeto sobre sí mismo y a la autodenominación.

Orientación sexual. Se refiere a la atracción sexo-erótica de una persona hacia otra, del mismo sexo/género (homosexual), de otro diferente (heterosexual), de ambos (bisexual) o cualquier otra opción. Es necesario destacar que este concepto pertenece al ámbito privado o íntimo de una persona y no puede ser interpelado por la institución a la cual pertenece, pues se estaría vulnerando el derecho a la intimidad. En el caso de que un sujeto quiera exhibir o socializar su orientación disidente, deberá ser respetado y no cuestionado”. Mariana Dapuez, en “¿Cómo implementar la ESI con equidad de Género?” (2019).

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario