La Justicia ordenó liberar a Teto Medina 

La Justicia de Garantías de Quilmes concedió este miércoles la excarcelación extraordinaria para el conductor Marcelo “Teto” Medina y otros diez detenidos acusados de supuesta asociación ilícita y reducción a la servidumbre dentro de la comunidad terapéutica “La razón de vivir”, que funciona en Florencio Varela y donde vivían jóvenes con consumos problemáticos de drogas.

“Hicieron lugar a la excarcelación”, declaró a Télam el abogado de Medina, Adrián Tenca, y se espera que el conductor de TV abandone en las próximas horas la Dirección Nacional de Investigación (DDI) de Quilmes donde se encuentra detenido.

Fuentes judiciales informaron que, además del mediático, entre los acusados beneficiados con la excarcelación extraordinaria figura una mujer policía cuyo defensor había pedido que la causa pase a la justicia federal.

Medina estaba detenido, acusado de ser la “cara visible” de una asociación ilícita denunciada por estafas, reducción a la servidumbre y explotación laboral en una comunidad terapéutica destinada a la rehabilitación de personas con adicciones que él promocionaba y que no estaba habilitada, y donde se dieron a conocer las charlas motivacionales que el conductor brindaba.

A partir de está resolución, quedaron presos seis acusados que habían sido detenidos con Medina durante los 26 allanamientos realizados hace seis días en Florencio Varela, Berazategui, Virrey del Pino, Santa Fe y Córdoba.

La palabra del abogado de Medina

Adrián Tenca, abogado de Medina, rechazó las acusaciones que pesan contra el conductor y aseguró que “no era el titular” del centro de rehabilitación “La Razón de Vivir” y que “no tiene ninguna participación respecto a nada de lo que lo están imputando”.

“Él fue absolutamente claro, iba una sola vez por semana, trabajaba de once de la mañana a las cinco de la tarde, cumplía un rol de dar charlas a los chicos y no tiene absolutamente nada que ver con el rol de esta organización”, explicó Tenca en los últimos días sobre su defendido. 

En este sentido, detalló que Medina “cobraba diez mil pesos por charla, que se los transferían a su CBU”, y que lo que su cliente hacía en esta fundación lo hacía en otras quince.

“A través de las redes sociales, mucha gente le pedía ayuda y demás, entonces él, conforme al lugar donde vivían esas personas, los iba derivando a distintas comunidades”, añadió, y precisó que “era un empleado de cada una de las instituciones con las que trabajaba”.

El conductor está acusado por supuesta asociación ilícita y reducción a la servidumbre con fines de explotación laboral por su rol en el centro “La razón de vivir”.Leer másSociedad | Página12

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)