¿Quién es Sam Bankman-Fried? El jóven cuya empresa perdió más de 20 mil millones en un día

Para muchos se había transformado en una especie de ídolo y porque no decirlo de mesías. Bankman-Fried, a quién algunos empezaron a llamar el “Warren Buffet” de las criptomonedas, se convirtió en “un faro de esperanza para los inversores grandes y pequeños”, dijo Joe Tidy, analista tecnológico de la BBC, después de que los precios de las criptomonedas sufrieran caídas estrepitosas a principios del año.

“En los últimos seis meses, este joven treintañero había otorgado generosos paquetes de rescate a firmas con dificultades, aseguró adquisiciones lucrativas y dio entrevistas de alto perfil.”

En varias de ellas, Bankman-Fried llegó a explicar su visión: enriquecerse para luego distribuir las ganancias.

“Si lo que estás es tratando de donar”, dijo el criptoempresario, “deberías tratar de hacer la mayor cantidad de dinero que puedas, y donar lo más que puedas.”

Este enfoque convirtió a Bankman-Fried en uno de los donantes individuales más grandes a la campaña del presidente de EE.UU. Joe Biden, llegando a cultivar en la opinión pública una especie de imagen a lo Robin Hood.

Sam Bankman-Fried. Su empresa perdió más de 20.000 millones en un solo día

Sam Bankman-Fried es hijo de catedráticos de Stanford cumplió no hace mucho 30 años y la empresa que fundó en 2019, FTX, una plataforma de compra y venta de monedas digitales, estaba entre los mayores líderes del mercado de criptomonedas.

Según la revista Forbes, este año la fortuna de este graduado del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) alcanzó los US$ 24.000 millones, casi triplicando su fortuna de 2021.

Pero casi de un segundo a otro, todo se vino abajo: su firma está a punto de caer en la bancarrota.

La crisis de FTX ha sido comparada por algunos expertos con el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en la gran crisis de 2008 y muchos se preguntan si la caída en picada de la firma puede tener un efecto dominó en toda la industria de las criptomonedas.

Por ahora, el bitcoin, la mayor divisa digital, llegó a su precio más bajo desde 2020 y como ella, otras criptomonedas fueron arrastradas hacia un pozo cuyo fondo sigue siendo incierto.

Al mejor estilo de comedia o drama televisivo norteamericano en los últimos días surgieron aceleradas negociaciones en las que el mayor rival de FTX, Binance, dijo públicamente que rescataría a su competidor pero, horas más tarde, anunció que no compraría la firma.

En medio del caos, este jueves el propio Bankman-Fried salió a pedir disculpas en Twitter y reconoció que hizo las cosas mal: “Me equivoqué. Debí haberlo hecho mejor”, escribió.

Tras los rumores de que la empresa no tenía suficiente liquidez, los clientes comenzaron a hacer apurados retiros de cientos de millones de dólares por temor a perder sus fondos. Según Bloomberg Wealth, la firma vale ahora menos de US$1.000 millones, una caída del 94 % de su valor en un solo día.

La importancia de FTX para el Mercado de Criptomonedas es tan grande que el banco de inversión JPMorgan Chase advirtió que ahora podría sobrevenir una “cascada” de quiebras de empresas.

Expertos están preocupados por lo que pueda suceder, especialmente porque el mundo de las criptomonedas está atravesando por un “criptoinvierno”, es decir, una etapa sostenida de precios bajos.

Para los analistas la caída de la empresa de Sam Bankman-Fried se suma a la creciente lista de firmas de criptomonedas que han fracasado por un problema recurrente: la falta de reservas de efectivo.

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)