Procrastinar «el lado oscuro de las TIC»

Pareciera que en esta vida todas las cosas tienen su aspecto positivo y también su lado negativo. Las nuevas tecnologías de la información (TIC) no son la excepción y la procrastinación es un claro ejemplo de ello.

¿Qué significa la palabra procrastinar?
Según la RAE, procrastinar (y no procastinar) es la acción de diferir o aplazar, por lo  tanto, se puede emplear en todos los sentidos y contextos que indica, ya que en todos ellos lo que se está haciendo es dejar de hacer una cosa para hacer otra, es decir, aplazar una tarea.  Además, este verbo procede del latín procrastinare cuyo significado es ‘dejar un asunto para el día siguiente, aplazar’. De ahí que se asocie a la pereza, vagancia, etc.

Fuentes: Real Academia Española (RAE)Estandarte.comSignificados.com

que significa procrastinar

«Procrastinar». Quizás no conocíamos el verbo, pero siempre entendimos de que se trataba.

Entonces ¿Qué es procrastinar?
Procrastinar significa posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.
Pero la cuestión no es tan sencilla, porque no es un tema de vagancia. Procrastinar es una forma de evadir, usando otras actividades como refugio para no enfrentar una responsabilidad, una acción o una decisión que debemos tomar.

Porque si bien podemos procrastinar con diversas actividades o haciendo las cosas más inversímiles que se nos ocurran, tenemos que tener en cuenta que no se trata de algo novedoso. La procrastinación existe desde que el ser humano tiene responsabilidades y busca algúna excusa para no llevarlas a cabo.

Ejemplos de procrastinar pueden ser: aquella persona que realiza cierta actividad  y que en algún momento la deja y se va a la cocina a preparar algo de comer, el estudiante que cada vez que se sienta frente a un libro recuerda que tiene que ordenar el escritorio y lo ordena, posponiendo el estudio para después. Y así podemos encontrar mil ejemplos.

procrastinacion

Está claro que asociamos la acción de procrastinar a la «pérdida de tiempo»

¿Por qué relacionamos la acción procrastinar con las TIC?
Lo cierto es que en los últimos años el verbo procrastinar se ha puesto de moda y esto tiene que ver con el uso de las nuevas tecnologías: ver televisión, navegar por internet, usar las redes sociales, los videojuegos, etc.

Pareciera que si no tenemos cierta disciplina, el uso de las TIC nos llevan suavemente hacia la procrastinación, al punto de que muchas personas han llegado al extremo de hacerse adictas o dependientes de esas otras actividades externas, en particular de los videojueges.

Esto es tan así que los adolescentes han acuñado el término «viciar» o «estar viciado» en referencia a los chicos o chicas que pasan horas frente a las pantallas, perdiendo de alguna manera la noción del tiempo, los deseos de salir y de encontrarse y hasta de comer.

Por este motivo, la procrastinación llega a asociarse con un trastorno del comportamiento en el cual el sujeto relaciona en su mente aquello que debe hacer con dolor, cambio, incomodidad o estrés.

Al procrastinar estamos posponiendo las cosas para un futuro indefinido e idealizado, en el cual creemos que tendremos el tiempo suficiente para realizar aquel asunto pendiente de la manera que queremos.

Ver: ¿Qué son y para qué sirven las TIC?

 

Deja un comentario