20 planes para un fin de semana en casa

Quedarse en casa suele ser sinónimo de relajación o también de llevar a cabo ciertas responsabilidades (hacer tareas domésticas o deberes en el caso de los niños). Pero también se pueden hacer planes alternativos con los que pasar un buen rato en familia, aunque estemos en verano. En este post te damos diferentes ideas un fin de semana en casa.

Practicar yoga con los niños

Practicar yoga con los niños

En esta disciplina se trabaja la concentración o el control de las emociones a través de las posturas (o asanas), y la meditación. Con los más pequeños puede ser una actividad divertida, ya que para practicar muchas de las asanas pueden imitar el movimiento o la postura natural de diversos animales, como el gato o la mariposa. La fase de meditación se puede realizar mediante distintos juegos relacionados con la respiración, como el método del globo (mientra inhalan tienen que imaginarse que se convierten en globos y mientras exhalan, recrear cómo se ‘desinflan’) o la respiración de la abeja (imitando el zumbido de este animal).

Hacer experimentos sencillos

Hacer experimentos sencillos

Resulta una actividad ideal para realizar todos juntos, ya que normalmente los niños necesitarán la ayuda de un adulto. Para ello, se pueden llevar a cabo experimentos con objetos o elementos que haya por casa. ¿Un ejemplo? El agua. Con ella se pueden realizar diversos proyectos como hacer helados, ‘fabricar nieve’ o crear hielo de manera instantánea. Aquí te explicamos cómo hacerlos.

Una sesión de dibujo o lettering

Una sesión de dibujo o lettering

Dibujar o colorear una ilustración fomenta la concentración y la creatividad, ya que la mente se centra en una sola actividad, además de que promueve la relajación. Por ello, plantear una tarde de dibujo puede ser una opción para que niños y jóvenes se entretengan. Para ello, hay varias opciones: pueden aprender a dibujar con juegos y aplicaciones indicados para ello; aprender lettering (el arte de dibujar letras a mano) con libros repletos de guías e instrucciones para llevarlo a cabo o relajarse coloreando mandalas.

Adivinanzas para aprender inglés

Adivinanzas para aprender inglés

Las adivinanzas son recursos lingüísticos breves que pueden resultar una opción entretenida para seguir repasando contenidos del idioma, mejorar la pronunciación o adquirir una mayor agilidad mental. Por ello, pronunciar y resolver distintas adivinanzas se puede con niños de todas las edades. Se puede comenzar a practicar con estas adivinanzas recomendadas por una docente de la materia.

Crear un karaoke en casa

Karaoke en casa

Para montar un karaoke en casa solo se necesita un micrófono y la música que más os guste para empezar a cantar. Se pueden crear dos grupos y ‘competir’ como en los programas de televisión musicales. El que gane, ¡tendrá una recompensa! Con la música, los más pequeños pueden transmitir y comunicar sus emociones, además de que pueden ‘entrarles el gusanillo’ de querer aprender a componer su propia música.

Disfrazarse en familia

Disfrazarse en familia

En esta actividad los niños ponen en marcha su imaginación y creatividad ya que tienen que buscar entre la ropa vieja (de ellos o de sus padres) aquellas prendas y complementos con los que formar un disfraz. Después de elegir el atuendo y con toda la familia en conjunto se puede realizar un concurso de disfraces en el que a través de la puntuación, todos voten cuál es su favorito. Además se puede argumentar el voto con distintas razones: por su originalidad, por ser divertido, por salirse de los cánones establecidos… De este modo, los niños practican el debate mientras pasan un rato ameno.

Jugar a videojuegos… pero todos juntos

Jugar videojuegos familia

Una forma de conocer mejor las aficiones y gustos de los más pequeños de la casa es compartirlas con ellos. Así que ya que los videojuegos suele ser una de las actividades de ocio que más demandan los jóvenes (sobre todo en la adolescencia) se les puede proponer llevar a cabo una competición entre toda la familia al videojuego que más le guste (siempre que no incite a la violencia u a otros contenidos inapropiados). Así, los niños practican capacidades relacionadas con la habilidad o la concentración, además de compartir tiempo con sus padres y hermanos.

Montar un escape room casero

escape room casero

Ya que los escape room se han puesto de moda hasta dentro del aula, ¿por qué no montar uno en casa? Se puede hacer con distintos niveles de dificultad dependiendo de la edad de los niños. Si son pequeños, se pueden esconder algunas pistas por toda la casa (en papeles, con colores llamativos que incluyan mensajes escritos o dibujos) y que les lleve a encontrar un tesoro: una entrada a la película que tantas ganas tienen de ver o una salida todos juntos a un lugar al que les gustaría ir. Si son adolescentes se les puede encargar la misión de crear un plano de toda la casa dibujando todos los elementos que la componen y escondiendo ellos mismos el ‘tesoro’ a través de distintas pruebas, que también pueden inventarse.

Representar una función… en el salón

obra de teatro salón

A través del teatro los niños ponen en práctica la comunicación, expresan sus emociones y pierden el miedo a hablar en público. En casa se puede crear una obra de teatro desde cero: se elige un cuento infantil y se crea un guion teatral en el que todos los miembros de la familia tengan un papel que representar. Después hay que pensar en la duración de la obra, el vestuario y el día del estreno (al que se puede invitar a otros familiares como por ejemplo los abuelos).

Convertirse en ‘booktubers’ por un día

booktubers

Los booktubers son, por lo general, jóvenes a los que les encanta la lectura y que utilizan YouTube para compartir recomendaciones de sus libros favoritos. Siguiendo esta misma premisa, en casa los niños se pueden convertir en ‘booktubers’ por un día: eligen el libro que más le guste o que hayan leído recientemente y lo reseñan en vídeo para que todos puedan conocer de qué se trata. También y si les gusta la experiencia, pueden realizar otros vídeos con recomendaciones de lecturas, por ejemplo.

Reorganizar alguna estancia de la casa

reorganizar una estancia de la casa

En una casa el orden es fundamental para sentirse cómodo y tranquilo. Una actividad que se puede llevar a cabo en familia es reubicar los muebles o reorganizar una estancia entre todos. Por ejemplo, el salón. Cambiar de orden los muebles, redecorarla con otros objetos e incluso darle otro color a las paredes fomenta el trabajo en equipo además de incentivar la toma de decisiones de todos los miembros de la familia.

Fomentar el reciclaje

reciclar en casa

Hay numerosos objetos cotidianos que se encuentran por casa y que pueden tener una segunda vida. Además, de este modo se enseña a reciclar a los más pequeños. Para ello tan solo hay que observar algunos de esos objetos, como los tubos de cartón del papel higiénico (con los que se puede fabricar los brazos de un posible muñeco); una lata vacía para transformarla en un bote útil para guardar lápices o bolígrafos o convertir una pinza de ropa en un marcapáginas.

Realizar un árbol genealógico con las fotografías familiares

Realizar un árbol genealógico con las fotografías familiares

Para realizar esta actividad tan solo se necesita tener a mano todos los álbumes familiares y que los más pequeños de la familia sean los encargados de recopilar una serie de datos necesarios para crear el árbol genealógico familiar: fechas y lugares de nacimientos, profesiones… Una vez que se dispone de dichos datos tan solo hay que decidir cómo de grande se quiere ese árbol (haciendo uso de algunas de las plantillas que se pueden encontrar en la red) e ir incorporando fotografías que también pueden buscar los más pequeños. De este modo, se refuerzan los vínculos afectivos con todos los familiares (cercanos o lejanos) y se fomenta el respeto y la empatía hacia los mayores.

Escribir un relato

escribir un relato

En ocasiones, a los más pequeños y también a los adolescentes no les agrada contar cómo les ha ido el día o lo que han hecho en el colegio. Una opción para que puedan compartir aquello que les apetezca de manera creativa es a través de un relato. Se les puede proponer un taller de escritura creativa con premio (puede ser simbólico) para el participante que escriba la mejor historia. Para ello, existen multitud de recursos online para escribir, paso a paso, un relato y personalizarlo de manera sencilla. Se les puede aplicar, además, un tiempo para llevarlo a cabo. De este modo, se fomenta la motivación y la curiosidad de los jóvenes.

Organizar unas ‘olimpiadas’ en familia

'olimpiadas' familia

Una opción para fomentar el movimiento en casa es llevar a cabo una especie de ‘olimpiadas’ en las que cada uno de los miembros de la familia enseñe al resto lo que lo que puede hacer con su cuerpo para practicar el movimiento: saltar, llevar a cabo una carrera, bailar… Para hacerlo más divertido, se puede aplicar una puntuación del uno al diez y el que pierda tiene que hacer alguna acción por los demás: preparar la comida o la cena; sacar al perro a pasear o limpiar alguna parte de la casa…

Fabricar un mini huerto urbano

Esta actividad resulta ideal para pequeños y mayores, ya que es una forma de mantener contacto con la naturaleza en el propio hogar a la vez que se fomenta la participación entre todos los miembros de la familia.Se puede empezar con algo fácil: comprando un pequeño semillero con las semillas de las plantas elegidas. Eso sí, es muy importante que los más pequeños sepan con qué tipo de planta cuentan, su proceso de cultivo y maduración…y así poder cuidarla con éxito.

Fabricar un huerto urbano

Ver películas

El plan de cine en casa es un clásico que siempre triunfa. Para que este plan de ocio se transforme también en uno con potencial educativo, se pueden elegir títulos en los que se fomenten valores como la amistad, la empatía hacia el otro o el amor por la naturaleza. Otra alternativa es visualizar cintas basadas en libros. De esta forma, seguro que en cuanto acabe la película, van en busca de la obra inspiradora.

Ver películas planes fin de semana

Cocinar

El fin de semana puede ser el momento idóneo para realizar las tareas domésticas entre todos, enseñando a los más pequeños las responsabilidades del hogar y fomentando que ayuden en casa. Si nos centramos en la cocina, se pueden adaptar recetas a la edad de los miembros de la familia. También, hay que establecer el orden de las tareas y que cada uno tenga una asignada: cortar, lavar u hornear, entre otras.

Cocinar planes fin de semana

Jugar en equipo

Los juegos en grupo son una manera de cooperar sin necesidad de transmitir un sentimiento de competición. Da igual quién resulte ganador porque la diversión es el objetivo principal de esta actividad para hacer en casa. Se puede optar por juegos de mesa o por crearlos desde cero, en los que toda la familia se involucra en su realización y normas. También tienen cabida los juegos de toda la vida: el ‘veo-veo’, el ‘pilla-pilla’ o el escondite. ¿Por qué no les pides que te cuenten a qué juegan en el recreo? ¡Quizá puedan adaptarse para hacerlos vosotros mismos!

Jugar en equipo planes fin de semana

Crear vuestro propio club de lectura

Incentivar el amor por los libros puede ser una tarea familiar muy entretenida. Los clubes de lectura son una manera de compartir gustos literarios y un momento de reunión para leer e intercambiar opiniones sobre el libro elegido. En esta actividad es esencial tener en cuenta la edad de todos los miembros de la casa para crear reuniones con diferentes temáticas. También es importante establecerlo en un buen lugar, como una estancia amplia y con luz o en la que los libros tengan especial importancia.

club de lectura planes fin de semana

The post 20 planes para un fin de semana en casa appeared first on EDUCACIÓN 3.0.

Read MoreOcio, actividades en familia, casa, fin de semanaEDUCACIÓN 3.0

Deja un comentario