Córdoba busca defender clases y producción, pero también va a restricciones fuertes en la circulación

Cadena de valor, actividades esenciales y clases. Todo lo que no entre en estas categorías podría ser alcanzado por las próximas restricciones que entrarían en vigencia desde este viernes en Córdoba.

Los detalles se están terminando de delinear en negociaciones hacia arriba y hacia abajo: con la Nación y con los intendentes.

Ya era un hecho que se limitarían las actividades nocturnas, se prohibirán las reuniones sociales y familiares y se avanzará sobre espacios o actividades que estuvieron presentes en brotes: deporte amateur, eventos en salones de fiestas, celebraciones laicas o religiosas.

Pero esto, que era lo que indicaban los expertos con el cuadro de la semana pasada, ahora se cree que ya no alcanzará para enfriar la actual escalada de contagios y que es momento de tomar medidas más drásticas para reducir la circulación de personas, focalizadas a partir de las 20 los días de semana y durante todo el fin de semana.

Es lo que pide Nación: reducir en forma drástica la circulación por, al menos, dos semanas.

“No tendríamos que juntarnos con nadie, no ver a nadie. Evitar situaciones de contacto con otros es clave en este momento”, remarcó en declaraciones a varios medios, incluido La Voz, la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud provincial, Gabriela Barbás.

Reuniones sociales y familiares, clubes, salones de fiestas y actividades extraescolares están presentes, en forma mayoritaria, en las investigaciones epidemiológicas de los contagios numerosos. No así los casos que se derivan de la actividad escolar, que proveen alrededor de un 4 por ciento del total de los contagios. Este es el dato que usa Córdoba para argumentar, con evidencias sanitarias, para sostener la presencialidad acotada o alternada en medio de una escalada de casos.

Pero para defender la presencialidad, se buscará atacar las situaciones que generan contaminación de burbujas escolares: las actividades extraescolares, el deporte infantil y juvenil y los eventos sociales en salones de fiestas.

El gremio docente de Córdoba, UEPC, va por más: pide que se suspenda la presencialidad, como una manera de reducir la circulación.

Refuerzo sanitario

Las restricciones vendrán acompañadas con un refuerzo de las medidas de prevención sanitaria en terreno: testeos y atención prehospitalaria, entre las más importantes.

Este miércoles se hicieron 24 mil tests en Córdoba, un número sin precedentes durante la pandemia. Para mantener una positividad de un dígito deberían ser, incluso, muchos más. Es por esto que se incrementaron los insumos para los grandes centros de testeo fijos de Capital y se sumarán nuevos puntos en las plazas de los principales barrios populares de la ciudad. Lo que se quiere evitar es que haya personas que deban esperar cuatro o cinco horas un diagnóstico. Desde la Provincia, sobre este punto, reclaman un rol más activo en los testeos a clínicas y sanatorios privados, a quienes les distribuyen los kits diagnósticos pero no vienen incrementando la atención en sintonía con la curva de la demanda.

La carpa prehospitalaria más importante, ubicada en el Polo Sanitario, duplicó su capacidad de atención. Pasó de poco más de 100 pacientes diarios y 10 camas frías a 200 y 16, respectivamente. Además, están a punto de ponerse en marcha carpas similares frente a los hospitales regionales de San Francisco, Río Cuarto, Unquillo y Cosquín.

La otra medida que es de aplicación inminente es la suspensión de cirugías programadas y la postergación de todo tratamiento no estrictamente crítico que incluya internación en camas de terapia. Esto ya se está conversando con el sector privado y saldría, vía resolución del Ministerio de Salud provincial, en los próximos días.

Más información

Covid-19: las variantes de Manaos y andina tienen alta circulación en Córdoba

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario