25 de Mayo: la Iglesia pidió “grandeza” a la clase política y dijo que la pandemia acentuó la pobreza

En una nueva edición del Tedéum por el 25 de Mayo, la Iglesia católica argentina llamó a la clase política a evitar “el resentimiento y la división”.

También les solicitó a los dirigentes tener “grandeza” y “liderazgo”.

La ceremonia fue encabezada por el cardenal Mario Poli desde la Catedral de Buenos Aires y fue grabada el lunes. Desde el Gobierno aclararon que por razones de la pandemia, ningún funcionario participó de la tradicional ceremonia.

“Queremos pedirles a los dirigentes de todos los sectores, auténtica capacidad de liderazgo para ejercer con nobleza la vocación política, comunicando claramente la situación en cada momento, suscitando y alentando el compromiso y el empeño de todos, dejando de lado descalificaciones y posturas que promuevan el resentimiento y la división”, dijo el cardenal durante su homilía.

En una parte de su discurso, Poli citó al papa Francisco, que afirmó que “ante tantas formas mezquinas e inmediatistas de política, recuerdo que la grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo”.

Poli planteó que “por momentos se instala la idea de un doble destino para los argentinos: fracasado o exitoso; con educación para todos o sumergidos en la ignorancia; con abundancia para pocos o pobreza para muchos; exclusivo o inclusivo; cerrados al mundo o globalizados; con oportunidad para todos o solo los privilegiados”.

Sobre la pandemia

Poli se refirió también a la pandemia del coronavirus y a la segunda ola en Argentina que “nos golpea a todos”.

“Hay que salir juntos y mejores”.

“En la dura realidad de estos días y la dramática extensión de la pandemia se han acentuado la pobreza, la exclusión, la falta de trabajo y las expresiones de creciente enfrentamiento político”, añadió.

“Renovamos nuestra convicción de que el diálogo es el camino para afrontar juntos como comunidad nacional esta etapa difícil y exigente”, consignó el cardenal.

“Hoy elevamos una oración de acción de gracias por la Patria que nos entregaron con enorme sacrificio, lo que para muchos significó la ofrenda de sus vidas. Ellos pensaron en nosotros y volver sobre sus ideales nos puede devolver el espíritu y el sentimiento solidario que nos permita vivir bien las pruebas y desafíos de nuestro tiempo”.

Más dichos

“Escuchando el grito de libertad e independencia que recorre nuestra historia y llega hasta nosotros cada vez que la celebramos, decimos que hay un solo destino colectivo para nuestro pueblo: fraterno, solidario, con educación, salud y justicia, con igualdad de posibilidades para el acceso a la tierra, al techo y al trabajo, valorando y respetando la vida de todos. Si hay voluntad de acordar dialogando, podremos achicar las diferencias y estaremos más cerca de lograr ese destino común”.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario