Santiago Longo y el regreso de un histórico: “Guillermo Farré sabe de la mística de Belgrano”

Santiago Longo (23) viene desde hace tiempo buscando continuidad en el equipo principal de Belgrano. Ha tenido varios partidos, pero no el afianzamiento que espera el propio futbolista. Pero ahora, con el cambio de entrenador, puede que las puertas a su búsqueda puedan abrirse en el corto plazo.

Un aire distinto se respira por Alberdi y por el predio de Villa Esquiú. La llegada de Guillermo Farré a la conducción técnica renovó las expectativas de los jugadores y de los simpatizantes del Celeste, quienes esperan en el nuevo entrenador encontrar “la escuela de Zielinski”, algo que por ahora es una incógnita, pues el DT no ha puesto un equipo en cancha para saber cuál es su idea o su intención de juego.

Longo, un volante central de corte y que ha transcurrido toda su carrera de jugador desde las juveniles hasta la primera en el Pirata, fue la opción tras la lesión de Hernán Bernardello en la primera fecha del torneo, hasta la llegada de Emiliano Romero.

“Siempre un DT nuevo trae renovación de aire para todos. Pero en este caso más, porque él conoce muy bien la intensidad con la que se debe jugar en este club. Guille (Farré) sabe de la mística de Belgrano. Además, creo que es un referente para todos los chicos surgidos en el club. Más aún para los que jugamos en esta posición de volante central”, inicia la charla con Mundo D el mediocampista del Pirata.

-¿Nadie debe explicar a los jugadores del club quién es Farré?

-Así es. Todos sabemos lo que hizo como jugador. A mí me tocó cuando estaba en inferiores que fuera a dar un par de charlas y fue muy positivo. Ahora, tener como DT a un referente es una ventaja, porque es alguien que te puede dar muchos consejos y más a mí que juego en su posición.

-No es el primer volante central que tenés como DT.

– No, claro. También lo tuve a Alfredo Berti y a Alejandro Orfila, que jugaban en esa posición. La verdad que trato de aprender mucho de los que me dirigen y saben lo que es el puesto.

-Es rara la sensación, imagino, de haberlo tenido hace poco dando una charla en inferiores y ahora como técnico.

– El fútbol tiene esta dinámica. Me acuerdo cada una de las cosas que hablamos en las charlas que te dije. Después lo vi como ayudante del “Ruso” Zielinski y hoy está aquí, como técnico de Belgrano. Imagino que no debe ser fácil ser técnico en un club grande como este. Pero el fútbol es así: dinámico. Y, seguramente, con el correr de los entrenamientos iremos conociendo su idea de juego y lo que pretende hagamos en cancha.

-¿Cómo lo veías a Farré en esas charlas de inferiores?

-Fue en el gimnasio y nosotros estábamos sentados en las colchonetas. Nos contó anécdotas de su carrera y lo que le costó llegar. Cómo fueron sus primeros momentos en Belgrano, aquel gol a River y nosotros lo veíamos como un ídolo del club. Ahora es el técnico y eso es muy bueno. Espero podamos sacar provecho de sus conocimientos del club porque él vistió esta camiseta por 10 años y sabe perfectamente lo que se siente estar dentro del Gigante.

-Te toca otro volante como entrenador para seguir creciendo en lo personal.

-Espero pueda seguir aprendiendo. Soy de ver mucho fútbol y siempre me gustó de Farré su manera de ubicarse en el campo y con la inteligencia con la que se movía. La verdad es que siempre lo veía jugar. Después me tocó compartir con Federico Lértora, cuando subí, y ahora con Hernán (Bernardello), y de todos se van aprendiendo cosas.

-¿Cómo está el plantel tras la salida de Orfila?

-Fueron días muy movidos tras su partida. Por eso el grupo debió unirse más y la verdad es que nos tomó un poco por sorpresa, más allá de lo que se hablaba. Los entrenamientos estaban buenos y su idea de juego era clara, pero los últimos partidos no se vio el Belgrano que todos queríamos. Pero bueno, ahora estamos tranquilos y pensando en que debemos sacar lo mejor de cada uno para lo que viene, estamos bien y sabemos que ahora con “Guille” Farré se puede sacar de esta incómoda situación al equipo.

-Hay mucho campeonato por delante aún.

-Sin duda. Arrancamos bien y sabemos que es un campeonato largo. Tenemos muchos partidos por jugar y, aunque hace seis fechas que no ganamos, estamos cerca de los de arriba. Está claro que tenemos que mejorar, pero también sabemos que hay tiempo. Ojalá podamos conseguir el objetivo que todos queremos cuando el torneo llegue a su fin: el ascenso.

-¿Te ilusiona que se juegue con un doble cinco y tener más minutos en cancha?

-Cuando se lesionó Hernán (Bernardello), tuve la oportunidad de jugar y pensé que iba a tener más continuidad, me sentía bien. Pero no se dio. La ilusión de estar en el equipo no me la quita nadie. Hace bastante que estoy en el plantel y lo que quiero es demostrar todo lo que hago en los entrenamientos y en los años que llevo en el club.

-No se puede bajar los brazos nunca en el Pirata…

-Es algo que no se puede hacer y menos en un club como Belgrano, con las exigencias que tiene y las demandas que tiene. En realidad, pienso que en ningún lado uno se puede dar el lujo de dejar de sacrificarse. Esto es algo que los jugadores llevamos adentro porque, cuando te ganás la titularidad, la tenés que defender en todos los partidos. Y cuando no la tenés, hay que pelearla fecha a fecha.

Más información

Un retorno al plantel superior de Belgrano

Emiliano Rigoni fue presentado en el Sao Paulo

Belgrano y un problema para “agarrarse la cabeza”

Especial Mundo D: Testigos de la historia

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario