Restricciones en Córdoba: más control y mayor cumplimiento de noche que de día

En la primera de las dos semanas de restricciones aplicadas por la Provincia para bajar la circulación del virus en Córdoba, se observa un marcado contraste entre la baja movilidad nocturna, cuando no hay actividades permitidas y los controles se acentúan, y la diurna, que con comercios e industrias abiertos muestra un escenario casi similar a los de las jornadas sin limitaciones.

En las últimas horas aparecieron algunas situaciones de confusión y en numerosas ciudades se observa cierto relajamiento en los controles sobre los rubros no autorizados.

Por ejemplo, este miércoles se dio la apertura del shopping de Villa Allende, con aval de ese municipio, cuando ese rubro es uno de los no permitidos para funcionar por la Provincia hasta el 18 de junio. Horas después, debió cerrar.

El ministro de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, relativizó varios hechos en esa línea y marcó: “No estamos viendo una actitud de rebeldía incipiente en contra de las restricciones. En general se están acatando”.

“Recordemos que están habilitados casi todos los rubros comerciales y productivos, dentro del horario permitido. Con la circulación vehicular sucede lo mismo: es muy poca de noche, aunque crece sobre todo de 18 a 20, cuando las personas regresan a sus hogares”, dijo Mosquera, tras plantear que “con los intendentes se coordinó que ellos controlan con sus inspectores municipales, con el apoyo de la Policía”.

Villa Allende y más

“Se abren comercios de perfumería, librería y ropa, nada más”, explicaba este miércoles el secretario de Gobierno de Villa Allende, Nicolás García, sobre la apertura del Villa Allende Shopping, aclarando que el cine, los juegos infantiles, las peluquerías y el patio de comidas no abrieron.

“Queremos sumar y demostrar que se puede trabajar con los cuidados y los protocolos correspondientes”, acotó la gerenta comercial del shopping, Susana Villada.

Horas después, cuando el centro comercial abierto se hizo noticia, fue cerrado por una orden municipal, tras una comunicación de la Provincia. Buena parte de sus comerciantes protestaron, ya afuera.

Esa movida pudo ser la más visible pero no es un hecho aislado. No sorprende enterarse que en las peluquerías de barrio, en la Capital y el interior, se atiende con persianas bajas. Como no pocos gimnasios, por ejemplo.

“No puede ser que algunos puedan abrir y los demás, con protocolos sanitarios, no podamos trabajar. Tengo colegas que decidieron pasar por arriba de las restricciones y dan clases”, contó un profesor de tenis de un club de Capital, que hoy participará de una protesta del sector para reclamar a la Provincia.

Desde las entidades

En la Cámara de Comercio de Córdoba tomaron nota del hartazgo de los comerciantes. No obstante, dijeron no avalar ningún tipo de rebeldía ante las decisiones gubernamentales. “Los comerciantes están exhaustos. Y ninguno cree que la solución esté en cerrar los comercios. La solución tiene que ser sanitaria, con la vacuna, y no económica”, expresó José Viale, titular de la entidad.

En el rubro de bares y restaurantes, aunque habilitados con restricción horaria y sólo en mesas afuera, los reclamos no cesan. “Económicamente no se aguanta. Dejan abrir hasta las 19, justo cuando comienza el grueso de la facturación para la mayoría”, apuntó Fernando Faraco, de la Asociación Hotelera Gastronómica de Córdoba, y destacó la situación “aun más angustiante” de los patios de comidas de los shoppings, que no abren en ningún horario.

Desde la Federación Comercial (Fedecom), Rafael Cerezo, consideró que “la situación es difícil, en lo sanitario y en lo económico. Hay desesperación de los que no pueden trabajar. Y se ve un fraccionamiento entre el sector público y el privado. El primero, no tuvo inconvenientes a nivel económico y alienta a que se cierre todo. Y el segundo, no puede más y se ve afectado seriamente”.

En el interior

En el interior, el contraste es muy marcado entre el día, con movimiento casi normal, y la noche, con más restricciones de circulación.

Pero en muchas ciudades se ven flexibilizaciones de hecho. El caso de La Falda fue el primero que detonó: el intendente desmintió que el municipio haya permitido la actividad a rubros no habilitados, pero desde diferentes sectores se dejó en evidencia la tolerancia admitida. Los propios comerciantes lo reconocen. Y se ven bares con clientes en el interior y gimnasios e instalaciones deportivas con público, por ejemplo.

Pero esos casos se multiplican en el mapa. En Villa Carlos Paz, por ejemplo, en la periferia se observan locales no esenciales abiertos y en el centro también se vieron bares con público en el interior. Allí, el fin de semana se impusieron varias clausuras. En la mayor ciudad turística cordobesa, la noche sí queda casi desértica e impacta el cierre total de su hotelería.

En Villa María se sumó alguna tensión ayer: un bar que habilitó mesas en su interior fue sancionado por la Municipalidad y la medida generó el rechazo de empresarios del sector gastronómico y vecinos, que se movilizaron hacia ese punto.

En muchas localidades cualquier vecino reconoce que peluquerías, gimnasios y otros rubros no habilitados funcionan a puertas cerradas, o con turnos más reducidos.

“Mi hijo nunca dejó de ir al gimnasio“, contó una mujer en Río Tercero, mientras se atendía en una peluquería. “No hay un policía ni un empleado para controlar cada caso”, respondieron desde ese municipio sobre la capacidad operativa.

En Pilar y Río Segundo se ven las mismas escenas: bares con gente adentro, deportes en espacios privados funcionando y peluquerías abiertas, por ejemplo. Un comerciante no esencial de Pilar resumió: “Saben que abro, pero no me dicen nada”.

La Provincia amplía rubros a los que destina aportes

Desde esta semana, más sectores con actividad restringida por la actual pandemia de Covid-19 podrán inscribirse para recibir las ayudas económicas que lanzó el Gobierno de Córdoba.

Los que recibirán asistencia no reintegrable son personas físicas o jurídicas con domicilio fiscal en la provincia que desarrollen actividades en los rubros de transporte escolar; peluquerías y centros de estética;_cantinas en centros educativos; guarderías y jardines maternales; producción de espectáculos teatrales y musicales; producción, composición y representación de obras teatrales y musicales; museos y lugares históricos, y servicios de entretenimiento.

Antes ya habían sido incluidos bares y restaurantes; agencias de viajes; salones de fiestas; discotecas; escuelas de danza, canto y teatro; gimnasios y natatorios; academias de idioma y de oficios, y el transporte especial.

Según la condición fiscal, los montos de las ayudas no reintegrables van de los 30 mil a los 70 mil pesos. También se incluye el diferimiento en el pago de las facturas eléctricas que vencen en junio de 2021 hasta diciembre próximo con cero por ciento de interés. Y un plan de facilidades de pago para deudas vencidas de Epec para usuarios comprendidos en la tarifa 2 hasta mayo de 2021 inclusive, con tasa del uno por ciento y hasta 30 cuotas mensuales. El plazo para adherir es hasta septiembre y el pago de la primera cuota será en diciembre próximo.

A la vez, todos los rubros se encuentran eximidos del pago del mínimo del Impuesto a los Ingresos Brutos para todo el año 2021.

Entre los requisitos para acceder, se solicita completar el formulario digital “Ayuda directa por restricciones en la actividad (Adra)”, disponible en la página web del Gobierno de Córdoba. Para llenar el formulario se deberá ingresar con Ciudadano Digital (CiDi) nivel 2.

Además, se debe declarar una cuenta bancaria a nombre del solicitante, estar inscripto en Rentas en alguna de las actividades restringidas y haber presentado la declaración jurada de Ingresos Brutos. En el caso de monotributistas, haber efectuado al menos un pago correspondiente al primer trimestre de 2021.

Los interesados deben inscribirse hasta el 30 de junio en la página www.cba.gov.ar

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario