Covid-19: Estiman que 1,5 millones de niños perdieron a un padre o abuelo que cuidaba de ellos

La pandemia de coronavirus continúa generando historias trágicas y pérdidas de vidas humanas en todo el mundo: se calcula que 4.124.198 personas fallecieron hasta este martes a causa de la enfermedad.

Un estudio publicado este martes por la revista científica The Lancet afirma que al menos 1,1 millones de niños de todo el mundo perdieron al menos uno de sus cuidadores, ya sea padres o abuelos que se encargaban de su crianza.

La cifra aumenta a 1,5 millones si además de los responsables principales del cuidado se consideran a otros familiares, de entre 60 y 84 años, que comparten las tareas de educación de los menores y viven en el mismo domicilio.

El estudio establece una diferenciación entre “cuidadores primarios”, es decir padres o abuelos responsables directamente de la crianza; y “cuidadores secundarios”, abuelos o familiares que viven en la misma casa y colaboran con las tareas.

El informe recabó datos de 21 países y afirma que en naciones como Argentina, Perú, Sudáfrica, México, Brasil, Colombia, Irán, Estados Unidos y Rusia, los “cuidadores primarios” tuvieron una tasa de mortalidad de 1 cada 1.000 niños.

Además, los investigadores señalaron que 1,13 millones de niños perdieron a uno de sus padres o a un abuelo cuidador por causas relacionadas con el Covid-19. De ese total, un millón quedó huérfano de madre o padre. No obstante, el estudio expresa que la mayoría de los niños perdieron a un progenitor y no a ambos.

Las muertes ocasionadas por el coronavirus fueron mayores en los hombres que en las mujeres en todos los países que participaron de la investigación, sobre todo en edades medias y avanzadas. La cifra de padres fallecidos es cinco veces superior respecto a las madres.

Para realizar el estudio, se tomaron datos de mortalidad y fertilidad desde el 1 de marzo de 2020 hasta el 30 de abril de 2021. Las cifras modelaron las tasas de orfandad asociadas al coronavirus.

Del proceso participaron países como Alemania, Argentina, Brasil, Colombia, Francia, España, Estados Unidos, Kenia, Malawi o Sudáfrica, que abarcan más del 76% de los decesos por Covid-19 a nivel global.

Los científicos tomaron las “muertes asociadas” al Covid-19: no sólo las ocasionadas por la enfermedad sino las derivadas por la cuarentena, restricciones a la circulación, la disminución de acceso a la salud y la falta de atención de patologías crónicas.

Por otra parte, afirman que las experiencias traumáticas, como la muerte de un familiar cercano, se asocian con un incremento en el consumo de sustancias, deterioro de la salud mental y física, y cambios en el comportamiento.

Nora Volkow, directora de Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), dijo que “estudios como este desempeñan un papel crucial a la hora de esclarecer las consecuencias duraderas de la pandemia de covid-19 para las familias y la futura salud mental y el bienestar de los niños de todo el mundo”.

“Aunque el trauma que experimenta un niño tras la pérdida de un padre o cuidador puede ser devastador, existen intervenciones basadas en la evidencia que pueden prevenir consecuencias adversas posteriores, como el consumo de sustancias, y debemos garantizar que los niños tengan acceso a estas”, cerró la investigadora.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario