Cáncer en la boca: la importancia de diagnosticarlo a tiempo

El 27 de julio fue declarado el Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello con el objetivo de visibilizar la prevención y diagnóstico precoz de esta enfermedad.

Este cáncer “es una entidad heterogénea que comprende los tumores que asientan en la boca, faringe, laringe, senos paranasales y glándulas salivales y constituye un grave problema de salud debido a un aumento de su incidencia y mortalidad, principalmente por su elevada morbilidad asociada al tratamiento”, señala el doctor en odontología Gerardo Gilligan (MP 8444).

El profesional, quien además es especialista en Clínica Estomatológica y miembro del Colegio Odontológico de la Provincia de Córdoba, agrega que estas lesiones deben ser abordadas interdisciplinariamente entre estomatólogos, que son odontólogos especializados en el área y otras disciplinas médicas, como cirujanos, radioterapeutas y oncólogos.

En base a estadísticas de 2020, Globocan (de la Organización Mundial de la Salud) estimó que el Cáncer Bucal se encuentra en la 16° posición en relación al resto de los tumores malignos que aquejan al ser humano.

“En Córdoba, el cáncer bucal no está dentro de los diez tumores más frecuentes en la población cordobesa. Sin embargo, en geografías como la nuestra, las tasas de prevalencia e incidencia estarían sub reportadas”, destaca Gilligan.

“Existe un gran porcentaje de cordobeses que desconocen la existencia de la enfermedad. Se trata de una enfermedad destructiva y potencialmente fatal si no es diagnosticada a tiempo. Al tratarse de un sitio anatómico con características únicas, el desarrollo de un tumor y el tratamiento oncológico asociado al mismo puede dejar secuelas irreversibles en el tiempo”, advierte el especialista.

No obstante, aclara que el panorama no es tan desolador: “El cáncer bucal se presenta en un sitio que es accesible al examen de rutina, sin necesidad de estudios y aparatologías costosas”.

Desde su experiencia como profesor asistente de Estomatología A, de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Gilligan asegura que, desde la formación de grado, se insiste enérgicamente en que el odontólogo debe disponer de unos minutos para realizar un examen bucal completo.

En ese sentido, destaca que “otro aspecto positivo vinculado al diagnóstico precoz de esta enfermedad es la presencia de lesiones que anteceden al cáncer. Este aspecto biológico permite interceptar la historia natural del tumor en forma temprana, evitando la progresión tumoral o minimizando las posibilidades de su aparición”.

Desde el Colegio Odontologico de Córdoba, su presidente José Érmoli, indica que se trata de aunar esfuerzos en la capacitación permanente de profesionales en este tema. Se realizan campañas de prevención y detección precoz de cáncer bucal, como la denominada “Sacale la lengua al Cáncer”, que son reconocidas mundialmente.

Cómo llegar a tiempo

El éxito para que un paciente supere la enfermedad con un mínimo de secuelas invalidantes está relacionado a una consulta temprana, una detección y derivación profesional oportuna (odontólogo y estomatólogo) y un tratamiento rápido y exitoso por parte de estomatólogos y médicos especialistas.

“Síntomas y signos de sospecha: manchas blancas, rojas, pardas, durezas, úlceras sin tendencia a curar, sangrados espontáneos, dientes móviles sin una causa aparente, dificultad para cicatrizar en zonas de dientes previamente extraídos y aumentos de volumen en el cuello con una duración mayor a 15 días. Los pacientes que se vean afectados con estos síntomas de alarma deben concurrir a su odontólogo para que realice el examen pertinente. En el caso de detectar una lesión sospechosa, se debe realizar la derivación correspondiente”, advierte Gillligan.

“Cuando el paciente concurre con síntomas asociados al dolor, agrega, en la mayoría de los casos, el diagnóstico no es temprano. De aquí, subyace la necesidad de detectar las lesiones tempranamente en un período comprendido entre la instalación asintomática de la enfermedad y el comienzo de los primeros síntomas. Por eso, se aconseja realizar controles odontológicos semestrales o preventivos. Cuando la lesión es diagnosticada en forma temprana, el pronóstico es muy favorable”.

El caos global asociado a la situación de pandemia llevó a descuidar a la población de sus exámenes médicos habituales. Se ha reportado un incremento de casos de cáncer bucal avanzados debido a motivos ligados directa o indirectamente con la pandemia.

Causas o factores de riesgo

Si bien los factores genéticos son claramente importantes, la mayoría de los cánceres, como los bucales, pueden ser atribuidos en un 80 por ciento a factores exógenos. Entre los factores de riesgo, es importante destacar tabaquismo y alcoholismo crónico, Virus de Papiloma Humano, mal estado bucal (dientes y prótesis en mal estado), exposición a contaminantes laborales, pesticidas, mate con agua muy caliente, entre los más estudiados. En contraste, una dieta equilibrada es un factor de protección contra la enfermedad.

“Lamentablemente, en nuestra población y en línea con estadísticas mundiales se han incrementado las tasas de cáncer bucal en adultos jóvenes sin factores de riesgo clásicos”, señala Gilligan.

Prevención

· Primaria: Educación de los pacientes sobre factores de riesgo (cese tabáquico, moderación en el consumo de alcohol, dietas saludables, inmunización contra VPH, control de temperatura del agua de mate).

· Secundaria: Diagnósticos tempranos a partir de exámenes bucales e intervenciones para evitar la transformación maligna de lesiones previas.

· Terciaria: reducción de recurrencia de tumores y disminuir los efectos secundarios de la terapia oncológica (Cirugía, radio-quimioterapia).

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario