Gill-Accastello, una pulseada fuerte entre villamarienses

El gobernador Juan Schiaretti y el senador Carlos Caserio, los protagonistas del armado de las listas de los dos espacios peronistas provinciales, se fueron mirando de reojo a la hora de proponer a los candidatos.

En las boletas de Hacemos por Córdoba y del Frente de Todos hay liderazgos territoriales que se enfrentarán en la campaña, de cara las Paso del 12 de septiembre.

Una de las pulseadas que más expectativas concentran –al menos entre los peronistas– es la que se librará en la ciudad de Villa María.

Martín Gill, actual intendente en uso de licencia para ser secretario de Obras Públicas de las Nación, encabeza la boleta de aspirantes a diputados nacionales del Frente de Todos.

Mientras que el gobernador Schiaretti impulsó a Eduardo Accastello, ministro de Industria y Comercio y exintendente villamariense, para acompañar a Alejandra Vigo en la boleta para senadores.

Será una disputa territorial fuerte entre dos dirigentes que se conocen muy bien, tanto como se detestan por estos tiempos.

Accastello fue el padrino político de Gill, ya que lo fue a buscar a la Universidad de Villa María para introducirlo en la política partidaria.

Luego se distanciaron, cuando el ahora candidato del Frente de Todos se convirtió en funcionario del Ministerio de Educación, durante el segundo mandato de Cristina Fernández, desplazando a Accastello, quien fue referente del kirchnerismo en Córdoba, mientras vivió Néstor Kirchner.

Impulso

Caserio, referente albertista en la provincia, que además construyó un buen vínculo con la vicepresidenta de la Nación, fue el armador de las candidaturas del Frente de Todos, apoyándose en Gabriela Estévez, líder de La Cámpora local.

Desde un primer momento, el senador impulsó que Gill encabezara la lista de diputados. Su antecedente de ser reelegido intendente en Villa María y de tener contacto directo con los intendentes por su cargo en Obras Públicas, llevó a Caserio a convencer al Presidente y a la vicepresidenta de que el dirigentes villamariense era el mejor candidato para liderar la lista de diputados.

En la otra vereda, Schiaretti primero pensó en el vicegobernador Manuel Calvo para acompañar a su esposa en la fórmula para la Cámara Alta.

El mandatario provincial cambió de opinión cuando se convenció de que Gill sería cabeza de lista del espacio que responde a la Casa Rosada. Allí fue cuando pensó en Accastello para ocupar ese lugar, apuntando a la disputa territorial en Villa María.

Antes de esta decisión, en el último año y medio, por una mediación del gobernador, Gill logró que dos concejales que responden a Accastello aprobaran sus licencias como intendente villamariense. La última vence el 31 de diciembre. Allí, el casi seguro diputado deberá decidir su futuro político.

El schiarettismo tiene otra dirigente fuerte en Villa María: Nora Bedano, titular de la Agencia Córdoba Cultura, exesposa de Accastello y que fue intendenta de la ciudad. Precisamente, en la disputa entre referentes villamarienses, cuando se divorció de Accastello, Bedano fue aliada de Gill para llegar a la intendencia, en su primer mandato.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario