16 de Octubre Día Mundial de la Alimentación

Como todos los años, el 16 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Alimentación con el fin de concientizar el problema del hambre y la importancia de alcanzar la seguridad alimentaria para todos. Si bien el hambre y su erradicación debe ser la prioridad, la malnutrición también debe de ser tenida en cuenta.

En la Argentina hay un 41,1% de chicos y adolescentes de entre 5 y 17 años que padecen sobrepeso y obesidad, y que el 67,9% de los adultos padecen prevalencia de exceso de peso. Estos datos, obtenidos de la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición que fueron presentados en septiembre de 2019, indican que en el país hay una dieta poco saludable y que la malnutrición es un problema que hay que abordar en lo inmediato.

En el mundo el hambre afecta a más de 820 millones de personas. La malnutrición, con su doble cara de hambre y sobrepeso u obesidad, llega a casi 2000 millones que carecen de acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes.

En la región de América Latina y el Caribe, la prevalencia de sobrepeso está aumentando en todos los grupos de edad, especialmente en adultos y en niños en edad escolar. Es por ello por lo que el sobrepeso y la obesidad ha sido priorizada por varios países de la región en los últimos años. El foco de la cuestión está en cuidar los espacios y contextos en los que se adquieren y consumen alimentos. Las características que toman estos son fundamentales para explicar todas las formas de malnutrición.

Algunos países de América Latina y el Caribe innovaron en materia normativa y hoy es reconocida como una de las regiones más avanzadas por sus iniciativas de esta índole. Entre las diferentes áreas para trabajar se pueden mencionar los programas de alimentación escolar, como es en Chile y México; políticas fiscales para promover una alimentación adecuada, aplicando impuestos a bebidas azucaradas como en Brasil, Perú, México y Chile; regulación de la publicidad, siendo Brasil y Chile ejemplo de ellos; el etiquetado nutricional y el etiquetado frontal, como Chile, entre otros.

Los consumidores, para poder tomar opciones bajo su total responsabilidad, tienen el derecho de saber qué es lo que comen. Hoy, por distintas razones, la sociedad adquiere mas productos procesados o ultraprocesados, y algunos de ellos presentan altas proporciones de sal, grasas y azúcar, que, en un consumo elevado, son perjudiciales para la salud. Es por ello por lo que desde la FAO apoyamos las políticas y marcos regulatorios que no sólo ayuden a su mejor educación nutricional, sino también les proteja de ambientes obesogénicos o publicidad engañosa que implique el consumo de alimentos poco nutritivos.

En Argentina el problema va en aumento y es necesario avanzar con políticas, programas y marcos regulatorios que permitan iniciar un camino similar al de los demás países de la región que hoy son un ejemplo. Para tener presente, según la Segunda Encuesta de Nutrición en Argentina, solamente un tercio de la población lee las etiquetas nutricionales y solo la mitad de ellas comprende la información, lo cual implica que menos del 15% de la población entiende lo que lee.

Extractado de «Día Mundial de la Alimentación: una alimentación sana, para un mundo hambre cero» de Francisco Yofre para Telam

Estado de la seguraidad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020 (Fuente: FAO)

La información actualizada sobre numerosos países ha hecho posible estimar el hambre en el mundo con mayor precisión este año. En particular, los datos a los que se ha tenido acceso recientemente han permitido revisar la serie completa de estimaciones de la subalimentación correspondientes a China desde el año 2000, lo cual ha dado lugar a una importante variación a la baja de la serie relativa al número de personas subalimentadas en el mundo.

No obstante, la revisión confirma la tendencia sobre la que se ha informado en ediciones anteriores: el número de personas afectadas por el hambre a nivel mundial ha ido aumentando lentamente desde 2014. El informe muestra asimismo que la carga de la malnutrición en todas sus formas sigue constituyendo un desafío. Se han realizado algunos progresos en relación con el retraso del crecimiento infantil, la insuficiencia ponderal y la lactancia materna exclusiva, aunque a un ritmo demasiado lento todavía. En relación con el sobrepeso infantil no se han logrado mejoras y la obesidad en adultos está aumentando en todas las regiones.

En el informe se complementa la evaluación habitual de la seguridad alimentaria y la nutrición con previsiones sobre cómo podría ser el mundo en 2030 si continúan las tendencias del último decenio. Las previsiones muestran que el mundo no está en vías de acabar con el hambre para 2030 y, pese a que se han realizado ciertos progresos, tampoco lleva camino de lograr las metas mundiales sobre nutrición, de acuerdo con la mayoría de los indicadores. Es probable que la seguridad alimentaria y el estado nutricional de los grupos de población más vulnerables se deterioren aún más debido a las repercusiones socioeconómicas y sanitarias de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

 

 

FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)

 

Desigualdad, sobrepeso y hambre: los principales problemas de la alimentación en el mundo

Una de cada nueve personas en el planeta está malnutrida y uno de cada tres tiene sobrepeso, de acuerdo al mayor reporte independiente sobre el tema publicado recientemente. La situación en la Argentina y las recomendaciones de los especialistas para empezar a revertir la situación.

En el mundo una de cada nueve personas sufre hambre, al mismo tiempo que una de cada tres tiene sobrepeso. La malnutrición coexiste en sus dos formas (obesidad y desnutrición) en cada vez más países, al interior de los cuales las desigualdades económicas, pero también geográficas, por sexo, edad, y educación marcan una realidad de la cual la Argentina no está exenta.

Así lo revela el Informe de la Nutrición Mundial 2020 (Global Nutrition Report, GNR), dado a conocer en los últimos días. El trabajo, el mayor reporte global independiente sobre el tema, es realizado a partir del análisis de los datos disponibles de 194 países y de organismos internacionales.

La iniciativa se realiza periódicamente desde 2014, como un mecanismo para dar seguimiento a los avances hacia el cumplimiento de las “Metas mundiales de nutrición 2025” que se impusieron los países miembros de la OMS para reducir la existencia de la malnutrición hacia ese año.

En el mundo, entre los niños menores de cinco años, 149 millones sufren retrasos en el crecimiento, 49.5 millones tienen bajo peso en relación a su estatura y 40.1 millones tienen sobrepeso. Al mismo tiempo, hay 677.6 millones de adultos obesos.

“Argentina no escapa a ese fenómeno, coexiste la baja talla con el exceso de peso, esa es la doble carga de malnutrición”, aseguró en diálogo con Télam Lorena Allemandi, especialista en políticas públicas, miembro de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) y uno de las 18 expertos del equipo mundial que elaboró el reporte.

Artículo completo de Belén Veigas en Telam

Deja un comentario