Cuba: internet cambió radicalmente las comunicaciones en la isla

Para bien y para mal, el despliegue tardío de internet en Cuba cambió radicalmente las comunicaciones en la isla y, por ende, estableció nuevas formas de contacto para la vida cotidiana e, incluso, para las protestas.

Como ocurrió en 2010 con las manifestaciones en Egipto, que marcaron un hito dentro de la ola de la Primavera Árabe, las protestas de una semana atrás en la mayor de las Antillas corrieron en buena medida sobre la herramienta internet.

Sea por un espontáneo efecto cascada o por una reacción elaborada por intereses de sector, la génesis de la protesta contra el gobierno en San Antonio de los Baños se difundió en directo por Facebook y otras redes sociales, y rápidamente se replicó en otros puntos de la isla, hasta que luego del mediodía se cayó el servicio de 3G durante varias horas.

La proliferación de los teléfonos inteligentes, smartphones, fue la clave para que las protestas se transmitieran en tiempo real, o casi, potenciando la difusión de lo que estaba pasando.

Tardío pero vertiginoso

Ocurre que el avance de la red global fue tardío en Cuba, pero vertiginoso para los plazos habituales de la isla.

En 2009, el Gobierno permitió el libre acceso a internet en las oficinas de correos, que hasta entonces estaba restringido a dependencias oficiales y algunos casos especiales, como los médicos.

Luego del tendido de un cable submarino de fibra óptica desde Venezuela, en 2011, dos años más tarde se abrieron 118 salas de navegación en todo el país, que se unieron a los más de 600 Jóvenes Clubes de Computación y Electrónica de todos los municipios del país, que daban a toda la población la herramienta de búsqueda de información, pero siempre bajo el dominio oficial “.cu”.

Desde entonces, el acceso a internet fue total en todas las universidades cubanas y se expandió a otras escuelas y es algo común entre el personal de ciencia y salud del país.

Cuba cuenta con 1.353 dominios registrados (.cu) y 2.500 sitios web, de ellos 135 pertenecientes a los medios de prensa.

En 2019, ya había en Cuba casi siete millones de usuarios, casi el 57 por ciento de la población, y hacia fines de 2020, unos 4,4 millones de cubanos, sobre un total de 11,2 millones de habitantes, accedían directamente desde sus teléfonos, aunque la conectividad sigue siendo deficiente.

Read MoreLa Voz

¡Haz clic para votar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario