Los barbijos transparentes son imprescindibles para personas sordas e hipoacúsicas

Activistas y organizaciones que luchan por los derechos de las personas sordas e hipoacúsicas reclaman que los trabajadores en servicios esenciales utilicen barbijos transparentes.

(Foto: Mónica Birnfeld y Mariel Lichtmann – Diario El País de Uruguay)

El uso de tapabocas transparente o de máscaras faciales permite a las personas sordas o hipoacúsicas poder leer labios y gestos. De lo contrario el barbijo será una barrera más a la inclusión.

En los últimos meses hemos visto cientos de posteos en las redes sociales en los que las personas sordas e hipoacúsicas solicitan «más empatía» y la «capacitación en lengua de señas» para todas las personas que trabajan en atención al público.

«Tanto para la comunidad sorda e hipoacúsica como para aquellos que tenemos algún tipo de dificultad auditiva, el barbijo significa una doble barrera: distorsiona el sonido e impide leer los labios. 

«Estamos conscientes de la necesidad de usarlo, pero para quienes tenemos problemas auditivos el barbijo conlleva una dificultad adicional a la de estar aislados, que es la de no comprender lo que se nos dice en caso de necesitar ir a la farmacia, comprar comida o ir al médico», indicó Rosario García, presidenta de la Fundación San Francisco de Asís, dedicada a promover las posibilidades de desarrollo de la persona sorda o con hipoacusia.

barbijos

«Tanto para la comunidad sorda e hipoacúsica como para aquellos que tienen algún tipo de dificultad auditiva, el barbijo significa una doble barrera: distorsiona el sonido e impide leer los labios.

Para García, una posible solución a este problema la constituyen las máscaras faciales o los barbijos transparentes «que permiten ver la boca» y que deberían usar «la policía, los cajeros de supermercados, personal de salud y todos aquellos considerados servicios esenciales».

«Ustedes sí que me entienden, ¿verdad? Pero a las personas hipoacúsicas como yo, nos costaría mucho entender y las personas sordas no escucharían absolutamente nada pero tampoco podrían leer los labios», comienza diciendo la usuaria de audífono e implante coclear Mónica Leguizamón en un video subtitulado en el que aparece hablando con un barbijo casero que se saca enseguida.

 

En esta filmación, compartida más de 5 mil veces de su página de Facebook personal y del perfil de su blog «Soy hipoacúsica y qué», la joven marplatense exhorta a «imaginar lo que es (para nosotros) salir a la calle, verlos a todos ustedes con el barbijo y tratar de entenderlos».

«Hagamos esta campaña de máscaras, barbijos transparentes, anotador con lapicera y lengua de señas ¡Es tan simple lo que estoy pidiendo!», reclamó.»También es la situación ideal para que todos ustedes puedan aprender la lengua de señas», agregó.

En diálogo con Télam, la joven aseguró que, si bien entiende «la importancia de usar barbijo», el tapaboca común «es un impedimento al acceso a la comunicación».

«A mí me pasó que la persona que me atendió en la carnicería estaba con un barbijo, no podía comprenderlo y le tuve que decir que soy hipoacúsica, a lo que respondió con un gesto molesto. Esta situación me puso mal, porque no podía entender a pesar de que yo escucho con el audífono», contó.

Rosario García, por su parte, contó que, desde que la gente usa barbijo, tiene «enormes dificultades» y que muchas veces se va de un comercio «sin haber entendido nada».

«Ninguna de las personas que me atendió intentó comunicarse por señas o escribió en un papel lo que quería decir, solo repitieron lo que querían decir hasta que nos cansamos ambos», dijo.

tapabocas inclusivos

Es de suma importancia que las personas que atienden necesidades esenciales utilicen «tapabocas inclusivos» para que sordos e hipoacúsicos los puedan entender.

«Algunas personas están cuestionando los barbijos transparentes diciendo ‘por qué no usan lenguaje de señas’, pero no todos los sordos están ‘señados´ y muchos no son totalmente sordos», dijo la presidenta de Fordes, la psicopedagoga Lorena Passini.

«Que no todos los sordos hablan lengua de señas tiene que ver, por un lado, con que el paradigma antiguo médico consideraba que el sordo tenía que oralizarse y leer los labios; mientras que el lenguaje de señas es algo más nuevo, que usan los menores de 35», dijo.

«Por otro lado, las personas adultas que adquirieron la hipoacusia o sordera por la edad o accidente laboral, tampoco suelen hablar lengua de señas», agregó.

Otro cuestionamiento al barbijo transparente que surgió en las redes sociales es «por qué no mandan a otra persona» a hacer las diligencias cuando «muchos sordos están solos»; o «por qué no escriben en un papel» siendo que «hay muchos en multidiscapacidad, es decir, sorda con discapacidad intelectual, y se complica bastante».

«El miedo parece que termina paralizando y tapando todo lo demás: corramos el miedo y pongámonos en el lugar del otro», concluyó.

Deja un comentario