Archivos por Etiqueta: Represión

Salta: represión y dos docentes detenidas frente a la Casa de Gobierno

Los maestros reclaman paritarias y el cobro del Fondo Compensador que dejó de pagar el gobierno nacional en marzo, y sólo pedían ser recibidos por funcionarios provinciales.

Una violenta situación se vivió este miércoles en el acceso a la casa de gobierno de Salta, donde la policía provincial reprimió a los docentes durante una manifestación por el conflicto salarial iniciado la semana pasada, con un paro que ya lleva ocho días. «Es un día realmente muy triste para la docencia salteña y para el pueblo de nuestra provincia», dijo Silvia Di Piazza, de Docentes Autoconvocados, tras denunciar que «hemos sido reprimidos por policías que ni siquiera tenían identificación. Incluso mi hija de 15 años, que estaba a mi lado, fue golpeada».
La marcha, que partió desde la plaza 9 de Julio, se encontró con un vallado de efectivos policiales y hubo forcejeos, empujones, roces y golpes.

Leer la nota completa en Tiempo Argentino

Anuncios

Masiva marcha de docentes de todo el país contra la represión y por apertura de paritarias

La jornada de paro convocada por la CTERA, que contó con la adhesión de los gremios que integran el Frente de Unidad Docente en la Provincia, terminó esta tarde con una impactante movilización que llegó a las puertas del Ministerio de Educación de la Nación.

A la hora de los discursos, no hubo contemplaciones para con el Gobierno nacional: hubo un llamado al cese de la represión, el cumplimiento de la paritaria nacional docente y de la ley de financiamiento educativo y un pedido explícito para que el gobierno de Vidal convoque y mejore la oferta.

marcha docente 3 de julio

“No convoca al diálogo: hace 74 días que no llama a Paritarias. Tiene que dejar las puestas en escena, tiene que preocuparse más por gobernar la Provincia”, la exhortó Roberto Baradel, titular de SUTEBA y adjunto de CTERA.

“Nos manifestamos de manera contundente contra las hechos de violencia sufridos por los educadores de Chubut, reprimidos por defender sus derechos”, explicó por su parte la presidente de la FEB, Mirta Petrocini, quien denunció además que “en los distritos hay jerárquicos que intiman, controlan y persiguen a los docentes que hacen paro legítimamente. No vamos a permitir que se sigan vulnerando nuestros derechos», advirtió Petrocini.

Fuente: InfoCielo

marcha docente 3 julio

La medida de fuerza de 24 horas fue convocada por el gremio nacional CTERA y de inmediato se sumaron los maestros del sector privado, representados por Sadop.

«La represión es nuestro límite, si tocan a uno nos tocan a todos. El paro nacional es para decir no a la violencia», sostuvo la semana pasada la secretaria general de CTERA, Sonia Alesso, al llamar a la huelga. 

El diálogo con los docentes se basa en golpear a los maestros, tirarles gas pimienta y dispararles balas de goma

represion a docentes

Reprimir: Impedir que una persona exprese o haga con libertad una cosa. Generalmente mediante el uso de la violencia.

La represión de una manifestación popular surge cuando se da una situación previa: la falta o la negación al diálogo. El Gobierno de Cambiemos en todos sus niveles (nacional, provincial, municipal) ha ido conformando una característica clara «la de no dialogar».
Funcionarios que no escuchan y en consecuencia no dialogan, que son insensibles a los reclamos y las demandas de la sociedad, que hacen como si no escucharan nada o como si no pasara nada y de pronto cuando tienen a la gente gritándoles de cerca, se asustan y mandan a las fuerzas de seguridad a reprimir.

No es algo difícil de comprender. Cuando el que ejerce el poder no quiere escuchar la opinión del otro, no quiere saber lo que le está pasando, tampoco quiere oír su reclamo, es más ni siquiera lo puede ver, entonces lo reprime, quiere que se vuelva a su casa, que no opine, que no hable, que no grite, que desaparezca ya.

Los docentes y las palabras
docentes represionLos docentes tenemos por naturaleza vocación de diálogo, nuestro fuerte son las palabras y las emociones. Los maestros y maestras estamos pendientes de cuidar, de proteger, de dar confianza, de comprender, de llevar tranquilidad. La violencia es nuestro enemigo.
Por eso los docentes acampamos frente a los ministerios, hacemos carpas (como la Carpa Blanca) donde resistimos tanto tiempo, construimos la Escuela Itinerante para que los funcionarios se acerquen a dialogar y a conversar con nosotros, hacemos marchas para que nos vean y nos escuchen. Los docentes no rompemos, no golpeamos, no lastimamos.

Los docentes insistimos. Insistimos y denunciamos. Insistimos, denunciamos y no bajamos los brazos. Y eso es lo que tanto les molesta por eso después nos difaman, nos golpean, nos tiran gases y nos disparan balas de goma. Es que le tienen miedo a las palabras, a las palabras de los maestros y las maestras.

Ver: Junio 2018. Violenta represión a docentes de Chubut

El martes 3 de Julio paramos
Paramos porque los docentes no miramos para otro lado, los miramos a la cara aunque estén escondidos dentro de sus cascos negros o detrás de sus oscuros escritorios. Paramos porque no les tenemos miedo y porque acompañamos a los compañer@s de Chubut que hace tanto tiempo vienen luchando y que fueron reprimidos.
Paramos para que el gobierno se tome en serio la Educación, paramos porque queremos que nos devuelvan la Paritaria Docente que se robaron, paramos para que no nos toquen la Jubilación, paramos para que la policía no entre a las escuelas a llevarse niños y paramos para que dejen de ajustar  y empiecen a invertir en Educación, porque el futuro de nuestra Patria solo se va a construir con más educación para todos nuestros chicos y nuestros jóvenes.

Ver: Violenta represión a docentes de Chubut

carlos fuentealbaCuando en 2007 asesinan al Profesor Carlos Fuentealba con un tiro policial por la espalda, Mex Urtizberea escribió palabras que nos llegaron al alma. En 2017 cuando Rodríguez Larreta reprimió a los docentes que preparaban la Carpa Itinerante en la Ciudad de Buenos Aires las volvimos a recordar. Quizás este sea un buen momento para releerlas.

Pegarle a un Maestro por Mex Urtizberea

Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.
Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.
Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.

Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.
Lo saben sus padres.
Lo saben sus abuelos.

Lo sabe el tutor o encargado.
Lo saben los que no tienen estudios completos.
Lo sabe el repetidor.
Lo sabe el de mala conducta.
Lo sabe el que falta siempre.
Lo sabe el rateado.
Lo sabe el bochado.
Lo sabe hasta un analfabeto.
No se le pega a un maestro.
No se le puede pegar a un maestro.

A los maestros no se les pega.
Lo sabe un chico de cuatro años, de seis, de doce, de diecisiete, lo saben los repetidores, los de mala conducta, los analfabetos, los bochados, sus padres, sus abuelos, cualquiera lo sabe, pero no lo saben algunos gobernantes.
Son unos burros.
No saben lo más primario.
Lo que saben es matar a un maestro.
Lo que saben es tirarles granadas de gas lacrimógeno.
Lo que saben es golpearlos con un palo.
Lo que saben es dispararles balas de goma.
A los maestros.
A maestros.

Lo que no saben es que se puede discutir con un maestro.
Lo que no saben es que se puede estar en desacuerdo con lo que el maestro dice o hace.
Lo que no saben es que un maestro puede tener razón o no tenerla.
Pero no se le puede pegar a un maestro.
No se le pega a un maestro.
A los maestros no se les pega.
Y no lo saben porque son unos burros.
Y si no lo saben que lo aprendan.
Y si les cuesta aprenderlo que lo aprendan igual.
Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.

Que se vuelvan a sus casas y escriban mil veces en sus cuadernos lo que todo el mundo sabe menos ellos, que lo repitan como loros hasta que se les grabe, se les fije en la cabeza, lo reciten de memoria y no se lo olviden por el resto de su vida; ellos y los que los sucedan, ellos y los demás gobernantes, los de ahora, los del año próximo y los sucesores de los sucesores, que aprendan lo que saben los chicos de cuatro años, de seis, de doce, los adolescentes de diecisiete, los rateados, los bochados, los analfabetos, los repetidores, los padres, los abuelos, los tutores o encargados, con o sin estudios completos:
Que no se le pega a un maestro.
No se le puede pegar a un maestro.

No debo pegarle a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Sepan, conozcan, interpreten, subrayen, comprendan, resalten, razonen, interioricen, incorporen, adquieran, retengan este concepto, aunque les cueste porque siempre están distraídos, presten atención y métanselo en la cabeza: los maestros son sagrados.

paro docente1

Violenta represión a docentes de Chubut

represion docentesLa Policía de Chubut reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma a los docentes de la provincia que reclamaban una pronta respuesta a la discusión paritaria del sector.
Los hechos de represión sobre manifestaciones empiezan a ser moneda corriente en el gobierno de Macri.

En este caso, la Policía de Chubut desató este martes 26 de Junio, una violenta represión contra los docentes de la provincia que reclamaban en las puertas de la gobernación una pronta resolución de la demorada discusión paritaria.
La policía avanzó contra los manifestantes disparando gases lacrimógenos y balas de goma para intentar dispersarlos.

Los docentes chubutenses esperan desde hace más de dos meses la resolución de la discusión paritaria del sector al tiempo que la provincia se encuentra al borde de la paralización total merced de los graves problemas que enfrenta el Ejecutivo local para hacer frente al pago de salarios.

La delicada situación de los docentes se vio agravada este año por al decisión del gobierno de Mauricio Macri de incumplir con la ley y echar por tierra la discusión de la paritaria docente nacional que marcaba la pauta para las discusiones salariales provincia por provincia.

Aunque la paritaria docente nacional no fijaba un salario, si marcaba el piso por debajo del cual no podía ganar ningún docente en el país y a partir de ahí encarrilaba las discusiones provinciales.

¿Quién es el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz?

genocida

Genocida Miguel Etchecolatz

Por Ernesto Castelnovo. Miguel Osvaldo Etchecolatz, ex Director de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires, represor y genocida condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en la Argentina, podría obtener en los próximos días el beneficio del arresto domiciliario. La justicia platense definirá si el represor sigue o no en una cárcel común. La decisión que debía tomarse hoy quedó en suspenso porque todavía resta designar a uno de los tres jueces. El Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) de La Plata postergó para el próximo viernes la resolución sobre si otorga o no el beneficio de la prisión domiciliaria al represor.

Mano derecha del ex General Ramón Camps , el ex Jefe de la Policía bonaerense y responsable principal de “La Noche de los Lápices”, Etchecolatz cuenta con un triste antecedente: 5 condenas por diferentes delitos, siempre ligados al terrorismo de Estado.
La primera le llegó en 1986, en el marco de la denominada “Causa Camps”, que investigaba la participación de policías bonaerenses en el aparato represivo ilegal montado en 1976. Allí, fue condenado a 23 años de prisión por delitos de tormentos en 95 hechos comprobados. En 1990, gracias a los indultos militares que sancionó por decreto el ex presidente Carlos Menem fue liberado.
Tras la reactivación de las causas por delitos de lesa humanidad a partir de la llegada del kirchnerismo y luego de la anulación de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final, el ex comisario fue condenado en 2004 a 7 años de prisión por el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata por la supresión de la identidad de Carmen Sanz, hija de desaparecidos, en la causa por robo de bebes. Luego obtuvo la prisión domiciliaria por problemas de salud que le fue revocada por el Tribunal Oral 3, cuando se comprobó que guardaba una 9 milímetros de Fabricaciones Militares en su casa.
etchecolatz 3En 2006, fue el primer miembro de un organismo de seguridad que sin el beneficio de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, afrontó un juicio oral. El 20 de septiembre tuvo su tercera condena: prisión perpetua “por delitos de lesa humanidad en el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina entre 1976 y 1983”. Nuevamente el Tribunal Oral Federal N°1 fue el encargado de dictar la sentencia y ese día por primera vez se utilizó la calificación de “genocidio” en una condena por estos delitos. Culpable de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía, privación ilegítima de la libertad y tormentos el represor dijo antes de que sea leído el veredicto: “No es este tribunal el que me condena. Son ustedes los que se condenan.” También se declaró como un “prisionero de guerra y detenido político”. Apenas 2 días antes desaparecía Jorge Julio López, secuestrado durante la dictadura, querellante y testigo de la causa. Su testimonio había sido clave para condenar a Etchecolatz y hasta el día de hoy no hay datos sobre su paradero.

El 24 de octubre de 2014, en la Plata, el Tribunal Oral integrado por Carlos Rozanski, Pablo Vega y Pablo Jantus condenó a prisión perpetua a 15 militares, policías y civiles que intervinieron en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha. Se acreditó la responsabilidad de los acusados en homicidios, tormentos y privaciones ilegitimas de la libertad, todos delitos calificados en el marco de un “genocidio perpetrado durante la última dictadura militar”. Entre las más de 128 víctimas se encontraba Laura Carlotto, hija de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. La lista de condenados estuvo encabezada por Etchecolatz, a quien se lo encontró “cómplice de crímenes de genocidio”. Al final de la sentencia, y entre los festejos del público, el genocida agarró un papel y fiel a su estilo cruel y provocador escribió “Jorge Julio López”. Luego quiso entregárselo al Tribunal pero no se lo permitieron. La cárcel de Marcos Paz lo esperaba nuevamente.

etchecolatz2
Su última condena fue el 23 de marzo de 2016. A los 87 años, la Justicia platense lo condenó otra vez a prisión perpetua por el secuestro y la desaparición de los militantes universitarios Daniel Favero y María Paula Álvarez. Al sumar las 4 sentencias anteriores el Tribunal Oral Federal N°1 le fijó una pena única de reclusión perpetua.
En la Cámara Federal de La Plata, los jueces debían decidir hoy si este genocida puede volver a su casa o no. La decisión se postergó para el viernes. Organismos de derechos humanos, sobrevivientes y familiares querellantes en las causas por las que fue condenado, se concentraron para reclamar por la no concesión de la prisión domiciliaria. El final del comunicado es claro: “A casi diez años de la desaparición de Jorge Julio López, no podemos permitir más impunidad.”

Fuente: Resumen Latinoamericano

Compran 15.000.000 de balas de goma para mejorar (o corregir) la educación de los argentinos

balas1

Diciembre de 2017 en CABA

Horas después de que el gobierno de Mauricio Macri lograra aprobar en el Parlamento la Reforma Previsional, en el portal único de compras del Estado Nacional COMPR.AR apareció un aviso que anunciaba la puesta en marcha de una licitación privada de alcance nacional para comprar 15 millones de postas de goma de butadieno.

Después de los dos días de represíon policial en el Congreso, el gobierno consideró que es mejor tener al pueblo controlado mientras se sigan tomando medidas políticas y económicas que lo perjudican.

Esta conciencia política popular de tantos argentinos, al poder le molesta. Molesta que participen, que se movilicen, que discutan, que se nieguen a tolerar como mansas ovejas la destrucción del estado y de la soberanía nacional. Hay que modificar esta cultura y que mejor que meter bala a estos rebeldes y mal-educados.

fotografo

Fotógrafo muestra las heridas provocadas por las balas de goma en la represión del Congreso

En los próximos meses se viene la Reforma laboral y la mejor preparación para el diálogo parece ser para el macrismo la compra de balas de goma y gases lacrimógenos. Lo llamativo, o no tanto, es el apuro por contar con el nuevo material. Según las especificaciones técnicas del pliego, 10.500.000 postas deben ser provistas en febrero mientras que las restantes 4.500.000 tienen que proporcionarse en abril. No sea cosa que alguna movilización agarre desprevinido al gobierno macrista y no tenga suficientes balas de goma para reprimir a gusto.

Ahora bien, con respecto a la «Educación» no se invierte nada, se persigue a los docentes, se los agrede a través de los medios oficialistas, se suprime todo lo que tiene que ver con capacitación, se trata de eliminar los 29 profesorados que hay en la ciudad de Buenos Aires, se achicó el FinEs, se desmantelan las orquestas juveniles,  se dio de baja el ballet de Iñaqui Urlezaga, no se respeta la Paritaria docente, etc, etc,

Fuente: Tiempo Ar

 

 

Represión: El docente que perdió la visión de un ojo

 

represion1

Daniel Sandoval y las consecuencias de reclamar en tiempos de Macri. (Foto: La Izquierda Diario)

Daniel Sandoval es egresado del profesorado Joaquín V, González. Es uno de los tantos que el lunes estuvo en el Congreso para rechazar el ajuste a los jubilados y fue víctima de la brutal represión policial. Ese día estaba con otros docentes y quedó envuelto en los gases lacrimógenos. En su cuerpo aún tiene las marcas de los golpes de la policía y de 21 impactos de bala de goma. Una de ellas le dio en el ojo y lo perdió. Esa marca le quedará de por vida.

 

“Fueron 15 balas de goma en el cuerpo y 6 en la cabeza”, precisó Sandoval y relató lo que vivió el lunes en las inmediaciones del Congreso: “Llegamos a la plaza y estábamos lejos de los incidentes, que eran unos 50 metros más adelante.”

Sandoval recordó que al llegar «se puso un flaco la lado nuestro» al que «acusaron de infiltrado y se fue corriendo”. Luego empezó lo peor: «Cuando se produjeron las corridas nos encierran, había mucha gente, que se chocaba entre sí y se caía”, explicó el docente y agregó que los policías “reprimían a mansalva” y tiraban balas de goma “de todos lados”.

Cuando los gases envolvieron la plaza del Congreso se aire se volvió irrespirable. “Tosía, tenía ganas de vomitar y en ese momento siento los impactos de bala en el cuerpo”, detalló Sandoval en diálogo con FM La Patriada.

A pesar del dolor, Sandoval atinó a moverse. “Había calles valladas, sólo se podía volver por donde habíamos entrado. En medio de la represión, el docente sintió un impacto en la nuca. Giró de manera inconsciente. “Ahí sentí un golpe en la sien, un zumbido, y ví entre sombras a un tipo que me pegaba en la cara, en la nariz, en el ojo. Tenía sangre en la cara y se me apagó todo”, prosiguió su relato.

Sandoval estaba aturdido por los golpes. “Un flaco me sacó y pude salir de la represión, si no, no sé qué pasaba”, analizó. También dijo que lo ocurrido fue “una emboscada” con “policías esperando”.

A los golpes y los balazos de la policía, le siguió la odisea para conseguir atención médica. “Estaba todo cortado, no había taxis ni ambulancias y me fui caminando hasta el Hospital de Clínicas”, explicó Sandoval, quien tampoco olvidará el resto de su vida la forma en que allí lo recibió el médico de guardia: ”Ahí vienen los patoteros.” Le tuvo que explicar que era docente. Lo atendieron de mala manera.

 

“Es un dolor inmenso que diga eso y que los medios estén orquestados para mostrar esas cosas”, opinó sobre el aval de Mauricio Macri a la represión y su defensa de los polícías como «héroes”. Dijo no poder creer las palabras del Presidente porque él vivió “el peor momento de mi vida». «Me sentía en una cacería, a merced de ellos», contó y recordó haber visto también cómo la policía que Macri defiende «le tiraba a una mujer de 70 años“. “Hay que llamarle la atención al Gobierno y decirle que pare con la represión”, cerró.

Fuente: Página 12

Gendarmería salió a reprimir y arrestar manifestantes

periodista baleado

Pablo Piovano, un galardonado reportero gráfico que trabajó para Página 12 y ahora es freelance, estaba cubriendo los disturbios. “Un policía me tiró a medio metro. Tengo diez impactos de bala de goma” relató Piovano. El hecho se produjo en la intersección de las calles Rivadavia y Montevideo.

Luego de la sesión fallida para pasar la reforma previsional en el Congreso, Gendarmería salió a reprimir y arrestar manifestantes. Volvieron a agredir a diputados nacionales, que intentaron mediar.

Los agentes, que responden a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, detuvieron a personas en situación de calle y le tiraron gas pimienta al legislador nacional Horacio Pietragalla, del FPV-PJ, quien trató de calmar la violencia de los funcionarios.

Las fuerzas de seguridad desplegaron en forma íntegra un operativo conformado por fuerzas de choque desde el inicio, sin ninguna brigada de prevención en los alrededores del Congreso para dialogar con los manifestantes.

Al igual que en la Cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC), hubo un Comando Unificado conducido por Nación, en este caso con la ministra Bullrich y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que coordinaron el operativo para sumar -si lo consideraban necesario- a las distintas fuerzas de seguridad federal y de la Capital.

gendarmeria1

Dura represión de la Gendarmería sobre los manifestantes 

Fuentes policiales informaron a NA que en este caso estuvieron Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), mientras que Policía de la Ciudad brindó apoyo en una zona más alejada al Congreso por una cuestión de jurisdicción.

Para reprimir a los manifestantes se usaron postas de goma lanzadas con escopetas y gases lacrimógenos. También arrojaron agua desde los camiones hidrantes: primero era de color azul -se usa una tinta especial-, pero después cambió al color amarillo, porque «estaba mezclada con gas pimienta», que en contacto con las personas provoca ardor e inflamación no letal en ojos, nariz, boca y pulmones.

Fuente: El Destape