Un objeto deja un cráter mayor que la Tierra al impactar en Júpiter

Impacto en Jupiter

Impacto en Jupiter

El impacto de un cuerpo cósmico contra Júpiter ha dejado una “cicatriz” de un diámetro similar a la Tierra sobre la superficie del planeta. El descubrimiento, realizado por un astrónomo aficionado en Australia, fue confirmado este martes por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), de la NASA.

Anthony Wesley, programador informático de 44 años que vive en un pequeño pueblo a las afueras de Camberra, comunicó el hallazgo a la agencia norteamericana, que lo verificó usando su telescopio de infrarrojos situado en el monte Mauna Kea, en Hawai. Además, las imágenes mostraron un resplandor procedente del centro de la huella y escombros en su parte superior, así como el ascenso de partículas hacia la atmósfera superior del planeta y el calentamiento en la troposfera superior con una posible emisión de gases de amonio, según informó la NASA.

“Al principio pensé que se trataba de una simple tormenta polar, sin embargo, a medida que el planeta giraba pude ver que se trataba de un punto negro”, explicó Wesley en su blog. “Pensé que se trataba de una luna (como Calisto), o de la sombra de una luna, pero el tamaño y el lugar no coincidía”.

Según declaró al diario ‘The Guardian’, Wesley se encontraba viendo el final del Abieto Británico y el encuentro de cricket entre Australia en Inglaterra en el momento del hallazgo. “Estuve fotografiando Júpiter hasta la medianoche, y pensé en recoger y entrar a ver el Golf y el cricket, pero al final sólo me tomé un descanso para ver a Tom Watson hacer historia”, aseguró.

Consecuencias

La presencia de objetos de esta magnitud dentro del Sistema Solar abre interrogantes sobre las posibilidades de un acontecimiento así en nuestro planeta. “Un impacto así en la superficie de la Tierra significaría la devastación global”, explica Javier Armentia, director del Planetario de Pamplona.

También suscita dudas sobre la ausencia de métodos para la detección de cuerpos cósmicos capaces causar consecuencias catastróficas en la Tierra. “Es habitual que los cometas los encuentren los aficionados”, señala Jacobo Aguirre, doctor en física e investigador del Centro de Astrobiología CSIC-INTA, “son los únicos que tienen tiempo para estar constantemente vigilando el cielo en busca de cambios”.

Sin embargo, los expertos coinciden en que un planeta del tamaño de Júpiter no sufrirá grandes cambios, como ya se comprobó en 1994 con los efectos del cometa Shoemaker-Levy “Júpiter tiene tal tamaño que es capaz de asumir un impacto así”, afirmó Armentia. “La velocidad que adquiere el objeto y la energía que libera es tal que crea un vórtice dentro de su atmósfera, que está formada sobre todo de hidrógeno y helio”. El responsable del planetario navarro aseguró que el sistema general de vientos del planeta debería ser capaz de asumir los cambios pasados unos meses.

Via/ El mundo.es

Deja un comentario