El mayor meteorito encontrado en Marte

Iba el Opportunity despacito desde el cráter Victoria al cráter Endeavour por la planicie Meridiani Planum cuando sus controladores se dieron cuenta, tarde, al ver las fotos que había transmitido días antes, de que había pasado muy cerca de una extraña roca. Le hicieron volver atrás nada menos que 180 metros y la roca ha resultado ser un tesoro, el meteorito más grande encontrado hasta ahora por los dos vehículos todoterreno de la NASA (Opportunity y su gemelo Spirit) desde que empezaron a explorar la superficie marciana hace más de cinco años.

El meteorito es del tipo metálico, similar a muchos de los hallados en la Tierra. Mide unos 60 centímetros de largo y tiene un color azulado característico. “No hay duda de que es un meteorito de hierro y níquel”, ha asegurado Ralf Gellert, de la Universidad de Guelph en Ontario (Canadá). Gellert dirige el equipo de uno de los instrumentos del Opportunity, el espectrómetro, que ya ha estudiado varios puntos de la superficie del meteorito y ha encontrado variaciones entre ellos que indicarían un proceso de erosión. Además, con la cámara microscopio del vehículo todoterreno, se han visto los triangulos típicos de estos meteoritos, que suelen revelarse cuando se corta, se trata o se pule la roca, aunque en algunos casos se distinguen desde el principio cuando ha estado sometida a erosión por arena.

El Opportunity ya había encontrado un meteorito en 2004, al poco de llegar, pero era mucho más pequeño. El tamaño del actual es tal que plantea la incógnita de cómo llegó a la superficie sin romperse y cuándo lo hizo. La atmósfera del planeta Marte tendría que ser mucho más densa que la actual para hacer de colchón durante el descenso y eso hace pensar en que probablemente lleva miles de millones de años en la superficie marciana. “Existen muchos meteoritos de hierro y níquel en la Tierra y estamos utilizando éste para estudiar la historia del clima en Marte“, explica Albert Yen, miembro del equipo que dirige el Opportunity desde el Jet Propulsion Laboratory en California.

Cuando termine el estudio el rover seguirá su camino al cráter Endeavour, mucho mayor que el Victoria, que estudió durante dos años y que hace ya casi un año que abandonó para recorrer los 19 kilómetros que separan ambos. Recientemente, el Mars Reconnaisance Orbiter, que está en órbita de Marte desde 2006, fotografió desde un ángulo oblicuo el cráter Victoria para obtener más información sobre sus estratos, y en la imagen se observan las huellas del Opportunity.

Mientras tanto, al otro lado de Marte, el Spirit lleva atascado varios meses en terreno arenoso, aunque sigue trabajando y mandando datos. Dado que sufre ya los achaques de la edad (no le funciona la primera rueda derecha) no se ha conseguido sacarle de esta trampa. En la Tierra se están haciendo pruebas con un vehículo igual y en septiembre se intentarán las maniobras más adecuadas para que pueda continuar su exploración.

Via/ ElPaís.com

Historia del futuro de Marte (Video)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s