Feroz contaminación sonora en escuela de Villa Pueyrredón

Se trata de la Escuela 4 Alvarez Thomas, ubicada en la esquina de Terrada y Nueva York de CABA la que viene soportando desde el comienzo de clases los ruidos provocados por la obra de infraestructura hidráulica que realiza el Gobierno de la Ciudad en la misma vereda de la Escuela.
La situación no solo genera una enorme dificultad para dar clases, sino que atenta contra la salud física y porqué no decirlo emocional tanto de chicos como de docentes. Los niños y niñas tienen que convivir durante 8 horas (Jornada completa) con ruidos intensos, lo que genera en algunos de ellos dolor de cabeza y molestias en los oídos además de malhumor e irritabilidad en la mayoría y en los docentes el agotamiento provocado por estar todo el día levantando la voz para poder ser escuchados, el atraso en los temas que se deben dar, la sensación de incomodidad en las aulas, dolor de oídos y de cabeza y la angustia que genera trabajar en condiciones francamente insalubres.
contaminacion escuela1

El Alvarez Thomas (Esc. 4 DE 16) visto desde la calle Nueva York con la obra marchando a toda máquina. Y dicen que aún falta lo más intenso: la tunelera

El ruido feroz
proteccion auditiva

En esta obra los trabajadores los utilizan.

Las obras se inician una semana antes del comienzo de clases a fines del mes de Febrero de este año. En un primer momento se percibía que además del ruido casi permanente se podía sentir a flor de piel una vibración constante.

En ese momento los docentes utilizando un sonómetro descubrieron que la contaminación auditiva superaba los 90 decibeles, una cifra alarmante y que ponía en peligro la salud de los alumnos y alumnas.
Dicha vibración se debía a un generador que habían instalado en la misma cuadra de la escuela y que funcionaba aunque no estuvieran trabajando (por ejemplo en el horario de almuerzo). Gracias al reclamo de los docentes y de la conducción de la escuela se logró luego de un mes el cambio de dicho generador por uno más silencioso.
Si bien a partir de ese momento las condiciones algo mejoraron, las mediciones que hacen los maestros durante los momentos en que las máquinas operan (taladros, camiones, mezcladoras, alarmas, etc.) van de los 80 a 85 decibeles.
 ¿Y el Gobierno de la Ciudad?

 

No hace falta ser ingeniero civil para darse cuenta que si construimos un pozo de 15 metros de profundidad, utilizando todo tipo de maquinarias a 80 cm de la pared de una Escuela con una población de 900 alumnos, esto iba a generar algún tipo de inconveniente y por lo tanto había que haberlo previsto de alguna manera.

CONTAMINACION

Las escuelas con muchos alumnos tienen cierto nivel de contaminación sonora habitual, sumemos a esto los ruidos externos

No solo que no lo previeron, sino que al momento del reclamo por el generador, recién ahí fueron a las aulas a hablar con los maestros y ver (y oír y sentir) lo que estaba pasando.

De todas maneras la obra sigue y el Gobierno de la Ciudad no toma ninguna medida para paliar esta situación que afecta concretamente a 10 grados (casi 300 niños) cuyos ventanales dan a la calle Nueva York.
No nos cabe duda de que la obra debe ser muy importante para el barrio y que debe continuar, pero suponemos que se trata de un jugoso contrato de muchos millones de pesos y que debiera haber incluído la insonorización de al menos una parte de la escuela.
 Comparando con esquinas muy ruidosas de CABA
Para tener una idea de lo que estamos hablando es importante tener alguna referencia.
El presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, Federico Saravia, según un estudio de la Universidad de Palermo, en la esquina de Cabildo y Juramento el ruido ascendía a unos 69 decibeles en 2016, mientras que este año (2017)  llegó a más de 72.

En tanto, en 9 de Julio y Corrientes la contaminación sonora tiene un rango de 72,39 decibeles; en Rivadavia y Callao, frente al Congreso, es de 72,54; en el Aeroparque de alrededor de 71 y en el Puente Avellaneda de 70,16. TN.com.ar

ruidos¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alta contaminación sonora genera un impacto en la manera de vivir, relacionada fundamentalmente con la capacidad de dormir, con el estrés y la capacidad de atención.
Sigue diciendo la OMS que a partir de los 55 decibeles de ruido el 10% de las personas siente algún tipo de molestia y a partir de los 85 decibeles la totalidad de las personas manifiestan incomodidad o dolor. Por esta razón la OMS fija en 65 decibeles el límite tolerable para las personas.
Ley del Ruido en CABA
La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires sancionó la Ley 1540/04, conocida como Ley del Ruido.
En ella se habla de zonas de alta sensibilidad acústica, que comprende aquellos sectores que requieren una especial protección contra el ruido: hospitales y escuelas.
Por esta razón es que el Gobierno de la Ciudad debe tomar cartas en el asunto, en primer lugar para proteger la salud de todos, en especial de los chicos y chicas que pasan tantas horas en la escuela y que necesitan de un ambiente cómodo y saludable para llevar a cabo sus aprendizajes.
También te puede interesar:
SUSPENDEN LAS CLASES DE NATACIÓN PARA NIÑOS DE 4 Y 5 AÑOS DEL ALVAREZ THOMAS
“CHAU PANERAS” EL PLAN DE LARRETA QUE SACA EL PAN A LOS CHICOS DE CABA Y LO HACE PASAR POR UNA “POLÍTICA SALUDABLE”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s