El ajuste llega a los comedores escolares

comedores escolaresEste año hay 5.330.239 raciones menos de comida en las escuelas porteñas que en 2018. A este panorama se suma una creciente reducción de la calidad de los alimentos y el negocio de las diecinueve empresas privadas que tienen la concesión del servicio en las escuelas, muchas de ellas con denuncias judiciales.

Cada vez más niños y niñas de la ciudad de Buenos Aires quedan excluidos de las becas alimentarias, por un lado porque el gobierno porteño instauró la inscripción on line, lo que complejizó el trámite; y por otro porque redujo en un 6 por ciento la cantidad de raciones de comida en los comedores.

Así lo denuncian tanto las familias como los docentes y los gremios porteños porque, según coinciden todos, lejos de contener el impacto de la crisis socioeconómica en las aulas, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió ajustar con la comida de los chicos y chicas que asisten diariamente a los comedores de las escuelas porteñas.

comedores escolares1

Para recortar en este sector, el gobierno porteño implementó un nuevo sistema de inscripción on line para las becas alimentarias, lo que en la práctica significó que muchos chicos se quedaran fuera del sistema, tal como ocurre hace años con las vacantes escolares desde que se instrumentó el mismo sistema en 2013.

«Lo que viene pasando es una política de ajuste en los comedores escolares. Empezó el año pasado con el programa ‘Chau paneras’ que, disfrazado de una cuestión de alimentación saludable, significó un cambio en el menú y en el pliego de condiciones para las empresas concesionarias», aseguró Irina Garbus, secretaria de Nivel Inicial de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) a Página/12. «El cambio en el menú implicó desde sacar el pan de la mesa hasta reducir el gramaje de las porciones con el argumento de combatir la obesidad infantil. Y el cambio en el pliego estableció, entre otras cosas, que las concesionarias pueden ajustar la cantidad de raciones que entregan según el presentismo. Y ahora, sumaron este sistema de inscripción que es totalmente obstaculizador, sobre todo para aquel que no tiene acceso a internet que, en general, son quienes más necesitan la beca alimentaria», detalló.

Fuente: Página12    Por Gisela Marziotta

Anuncios

Deja un comentario